ERBOL • CEDLA: Mujeres son las primeras despedidas y últimas en obtener trabajo • 07/03/2012

Back to Blog

ERBOL • CEDLA: Mujeres son las primeras despedidas y últimas en obtener trabajo • 07/03/2012

CEDLA: Mujeres son las primeras despedidas y últimas en obtener trabajo
ERBOL, 7 de marzo de 2012.- Con una tasa de desempleo cerca al 10 por ciento, las mujeres son las primeras en ser despedidas en tiempos de crisis y últimas en conseguir un empleo cuando hay bonanza económica.

El 70 por ciento de las mujeres tardan entre seis meses y un año en conseguir una fuente laboral cuando entran en cesantía.

Durante la década, la mayor concurrencia de las mujeres a la actividad económica y la discriminación en su acceso al empleo asalariado se han traducido en sostenimiento de altas tasas de desempleo abierto, señala un informe sobra la situación de los derechos laborales en el país elaborado por el Centro de Estudios para el Desarrollo Laboral y Agrario (CEDLA). 

De acuerdo a esta institución, el 2010, la tasa de desempleo femenino en las ciudades del eje fue de 9,9 por ciento, mientras la tasa de cesantía entre las trabajadoras asalariadas llegaba al 15 por ciento, “lo que quiere decir que la probabilidad de quedar desempleadas es mayor para las que buscan un salario”, apunta el informe. 

“Las mujeres siempre fueron las  primeras en ser despedidas en tiempos de crisis y las últimas en retornar al empleo en tiempos de crecimiento”, concluye la investigación. De acuerdo con el CEDLA, actualmente la caída del crecimiento en sectores que hacen uso intensivo de mano de obra y, en general, la insuficiente generación de empleos crea las condiciones para la persistencia de elevados niveles de desempleo entre las mujeres.

Las jóvenes e instruidas son más afectadas

La investigación menciona que las más afectadas por el desempleo son las mujeres menores de 34 años y con mayor nivel de educación (secundaria y superior) y, entre éstas, las que pertenecen a los hogares de los estratos de ingreso medio y bajo.

En la actual coyuntura económica, solamente el comercio y algunos servicios personales tuvieron un cierto dinamismo como para incorporar a nuevas trabajadoras; “la demanda de trabajo en la industria manufacturera declinó al ritmo  que las empresas fueron perdiendo sus mercados externos e internos y algo similar ocurrió en las actividades del servicio doméstico por efecto del deterioro de los ingresos familiares en los estratos de ingresos medios y bajos de la población”, dice el CEDLA.  

De acuerdo con la información generada por esta institución, el desempleo femenino es de larga duración, pues el 44 por ciento de las mujeres estuvo buscando un trabajo asalariado por más de seis meses, mientras que el 25 por ciento estuvo en esa situación por más de un año. 
Para ver la página de origen haga click aquí.
Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Blog