La industrialización en el país es aún una asignatura pendiente, dice experto

Back to Blog

La industrialización en el país es aún una asignatura pendiente, dice experto

Economía

      

Periódico Digital PIEB • 16-09-2014

La industrialización en Bolivia es todavía una asignatura pendiente, afirma el investigador Carlos Arze Vargas, del CEDLA, luego de haber estudiado y analizado los planes de industrialización, así como su ejecución, en las áreas de hidrocarburos, minería y las manufacturas. La industria en el país es marginal (18% del total del PIB) y se desarrolla en procesos básicos (más de la mitad son alimentos, bebidas y tabaco).

Para el investigador del Centro de Estudios para el Desarrollo Laboral y Agrario (CEDLA), la característica de la industrialización en el área de hidrocarburos es que se trata de un proceso dominado por la demanda externa (70% para el mercado internacional y 15% para producción básica en refinerías y plantas de separación), y sujeto a una hegemonía y dominio absoluto del carácter primario exportador. Si bien un caso destacado por el gobierno es la Planta de separación de líquidos de Río Grande, incluso este proyecto que debió entrar en funcionamiento en 2011 comenzó en el último cuatrimestre de 2013. Arze explica que hubo muchos proyectos inscritos en planes y programas del sector de hidrocarburos, pero con el pasar del tiempo se abandonan sin mayores explicaciones de las autoridades del sector (ahora sólo funcionan Petrocasas y la Planta de tuberías y accesorios); el otro problema tiene que ver con la colisión de intereses entre la Empresa Boliviana de Industrialización de Hidrocarburos y YPFB.

En la minería el grado de industrialización es “muy bajo”, dice Arze, pero además existe una caída entre 2006 y 2012 de la producción de metales (metalurgia); eso implica una “desindustrialización” en términos relativos. ¿Qué participación de la producción minera es destinada a la industria manufacturera? Los datos dicen que más del 90% son utilizados en las mismas ramas de producción básica primaria, y muy poco en la industria manufacturera. La característica de esta industrialización es que es básica y está sometida al objetivo primordial de recaudación fiscal, vía monetización de las reservas minerales, sometida a la caída internacional de los precios de los minerales y al abandono de la prospección y exploración de nuevos yacimientos minerales.

Para el caso de las manufacturas, donde se inscriben casos como las fábricas de cartón, papel, mates y lácteos, se trata de procesos industriales básicos (sin gran uso de tecnología), con plantas industrializadoras de tamaño no relevante y con materia prima importada (por ejemplo para Papelbol se importa papel de desecho y celulosa). “Lo que se combatía antes como maquila, ustedes recordarán la oposición al ALCA, hoy se considera un proyecto de industrialización en el país, pero no solamente en el caso de esta ensambladora de computadoras, también en el caso de la producción baterías de litio con esta planta piloto que produce en realidad con litio importado”, dice Carlos Arze.

“En el caso de las empresas manufactureras –comentó el investigador, los últimos informes muestran que el 98% de los ingresos considerados de las empresas estatales, es decir de las empresas 100% propiedad del estado y se incorporan en el presupuesto nacional, corresponde a las empresas YPFB, Vinto y ENDE, y otra empresa nacional más pequeña, el restante 2% es el ingreso de las otras 20 empresas estatales… El último informe de la economía boliviana de 2013, del Ministerio de Economía, advierte que hay un déficit de casi el 1% del PIB de todas empresas estatales, Ése es el carácter y la forma de la industrialización de este proceso de cambio”.

En su criterio, la industrialización es el “dominio de la producción de máquinas que van a sustituir al trabajo (humano), aumentando la productividad y generando mayor excedente económico”; sin embargo frente a este proceso está el rentismo que es la apropiación del plusvalor por parte de algunas clases sociales, sin intervenir en su producción y apelando únicamente la propiedad monopólica de medios, en particular de la tierra.

Carlos Arze Vargas fue uno de los expositores dentro del Seminario Internacional “Dependencia y desarrollo: la industrialización en la región y en Bolivia”, organizado por la XI Cátedra Libre Marcelo Quiroga Santa Cruz con apoyo del CEDLA, la Universidad Mayor de San Andrés y el Grupo sobre Política Fiscal y Desarrollo.

http://www.pieb.com.bo/sipieb_nota.php?idn=9242

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Blog