Back to Blog

BolPress • ¿Es responsabilidad de las mujeres superar las desigualdades? • BP 2011_03-09

Día Internacional de la Mujer
¿Es responsabilidad de las mujeres superar las desigualdades?
Patricia Doris Nolasco Guillén

Las mujeres siguen viviendo bajo las estructuras creadas por los hombres, éstas organizaciones han creado las leyes, las costumbres, los valores y las religiones, porque ellos han gobernado y siguen gobernando el ámbito público; y las mujeres han sido limitadas a vivir en el ámbito privado renunciando a sus necesidades, a sus sueños, dejándose caer en una dominación consciente e inconsciente.

Pero, como no todo es permanente, la historia ha demostrado que muchas mujeres se han animado a incursionar en el ámbito público, exigiendo la igualdad de oportunidades y respeto a sus derechos fundamentales, un ejemplo de ello es el reconocimiento del Día Internacional de la Mujer que tuvo su origen en el protagonismo de las mujeres del Partido Socialista Norteamericano que, desde 1908, instauraron las jornadas de reflexión y acción denominadas Woman’s Day. La primera tuvo lugar el 3 de mayo de 1908, en el teatro Garrick de Chicago, con el objetivo de hacer campaña por el sufragio y contra la esclavitud sexual.

El Día Internacional de la Mujer se celebró por primera vez el 19 de marzo de 1911 en Alemania, Austria, Dinamarca y Suiza con mitines a los que asistieron más de 1 millón de mujeres y hombres para exigir el derecho a votar y ocupar cargos públicos, el derecho al trabajo, a la formación profesional y a la no discriminación laboral.

A partir de esos hitos históricos año tras año en diferentes países grupos feministas e instituciones del Estado relacionados con el tema de la mujer festejan sus conquistas cada 8 de marzo o se realizan movilizaciones, plantones para protestar contra las guerras, exigir sus derechos o para solidarizarse con las demás mujeres.

8 de marzo

En nuestro país hoy se debería estar celebrando el reconocimiento y respeto a los derechos fundamentales de las mujeres, pero cómo se lo podría hacerlo si persiste la pobreza que pesa sobre ellas, las oportunidades educativas están limitadas, el acceso a servicios de salud es todavía restringido, la violencia llega hasta el feminicidio, no se reconoce su contribución a la sociedad, su participación y acceso al poder y la toma de decisiones no se respeta, hay insuficiencia de mecanismos para promoverlas. Además son las contenedoras de los efectos que traen los conflictos políticos, económicos, y sociales.

Los años pasan y la situación de las mujeres no tiene grandes cambios a pesar de los avances en la legislación específica sobre sus derechos que son los siguientes:

El Código de Seguridad Social Ley de1956 y su Reglamento D. S. No.05315 que establece la dotación de los siguientes subsidios familiares: natalidad, maternidad, lactancia, y subsidio de sepelio; La Ley Nº 2450 (9-4-2003) Art. 9 determina que el trabajo asalariado del hogar se encuentra sujeto a la afiliación a la CNS; La Ley 1674 aprobada en 1995, Contra la Violencia Familiar y Doméstica; Decreto Supremo 24864 (4-10-1997) Igualdad de Oportunidades entre Hombres y Mujeres; La Ley Nº 2631 (20-2-2004) modifica la C. P.E. Los Art. 38 y 39 indica que las mujeres casadas con extranjeros no pierden su nacionalidad; La Ley N° 3250 (5-12-2005) amplia las prestaciones del Seguro Universal Materno Infantil (SUMI) y se orienta a mujeres de 5 a 60 años de edad; Ley No 3325 (18-1-2006) sobre la Trata y Tráfico de Personas y Otros Delitos Relacionados; Ley 3423 (12-6-2006) Aprueba y ratifica la adhesión al Protocolo Facultativo del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos adoptado por la ONU en diciembre de 1989; Decreto Supremo Nº 28899 (26-10-2006) Bono Juancito Pinto, destinado a la escolaridad de niños y niñas; Ley 3323 (16-1-2006) Seguro de salud del adulto mayor; Ley 3760 (7-11-2007) Ratificación de la Declaración Internacional de los Derechos de los Pueblos Indígenas; Ley No. 3729 (8-8-2007) Prevención del VIH-SIDA, protección de los derechos humanos y asistencia integral multidisciplinaria para la personas que viven con el VIH-SIDA; Ley No. 3773 (12-11-2007) Declara el día 9 de agosto “Día Nacional de la Solidaridad con las víctimas de Agresiones Sexuales y en Contra de la Violencia Sexual en niños, niñas y adolescentes”; Ley 3545 de Reconducción Comunitaria de la Reforma Agraria Decreto Supremo 29215- Reglamento de Ley 1715, modificada por la Ley 3545 que tiene un párrafo específico a favor de las mujeres referido al acceso y tenencia de la tierra; RES.ADM.0052/2004 (25 -3-) 2004, Registro de la pareja en el título ejecutorial; La Constitución Política del Estado (7-2-2009) que incorpora el reconocimiento de los Derechos Humanos; El Plan Nacional de Desarrollo “para vivir bien- suma kamaña” y la Ley 026 del Régimen Electoral (30-6-2010) aprobó la paridad y alternancia de género entre mujeres y hombres para las próximas elecciones nacionales y municipales.

Las mujeres tienen y tendrán que seguir luchando sobre la base de todo el marco legal aprobado para que se reconozca sus derechos y no se quede sólo en papeles. La igualdad de oportunidades la tienen que lograr en la cotidianidad de su casa, del trabajo, de su organización política, social, deportiva, religiosa, etc., y eso sólo se conseguirá cuando se baje los índices de la violencia intrafamiliar; tenga acceso y permanencia en los diferentes niveles educativos y termine una carrera; mejore sus ingresos económicos y deje de ser parte de los empleos informales, se baje la tasa de mortalidad y su participación en los espacios de toma de decisiones llegue a un 50% en todos los niveles, además se reconozca sus derechos sexuales y la autonomía de sus cuerpos sin juzgarla.

Antes que rosas y tarjetas ¡Respeto a sus derechos!

En muchas fuentes de trabajo las mujeres recibirán una rosa o una tarjeta de felicitación por su día, en la cotidianidad la mayoría de las mujeres seguirán trabajando en sus hogares, en el campo o en el mercado informal, o explotadas en las fábricas, con la esperanza de que los que tienen poder de decisión de una vez activen mecanismos efectivos que reviertan los siguientes hechos y cifras:

Violencia intrafamiliar

La Violencia Intrafamiliar representa un ataque al derecho a la vida, a la integridad física, al libre desarrollo de la personalidad, a la libertad y la seguridad. Además este problema debe ser considerado como un problema público y social, porque las cifras de las víctimas suman cada más hasta llegar al feminicidio.

Según Patricia Bráñez, coordinadora del CIDEM detalla que de enero a octubre del 2010, 117 mujeres fueron asesinadas. De ellas, 72 fueron víctimas de feminicidio, el 51,8% murió a manos de sus parejas (marido, concubino, enamorado, novio) y el 48% tenía de 18 a 30 años.

Asimismo, dijo que de 10 casos denunciados, 7 corresponden a mujeres que han sufrido algún tipo de violencia y 3 casos, a varones niños, adolescentes o de la tercera edad.

Mortalidad materna

Al año, mueren unas 600 mujeres durante el embarazo, parto y post parto, según la Organización Visión Mundial, después de un estudio realizado sobre el informe preliminar de la Encuesta Nacional de Demografía y Salud 2007-2008 (ENDSA)

Según la ENDSA en el 2003, morían 229 mujeres por 100 mil nacidos vivos; y en el documento preliminar 2007-2008 indica que la cifra habría aumentado a 310.

La principal causa para los decesos fue la falta de un centro de salud cercano, que evitó la oportunidad de ser atendidas por personal calificado. Otros factores fueron anemias, hemorragias, abortos inducidos e hipertensión.[1]

Desempleo y discriminación

3 de 4 mujeres están sin empleo, incluyendo a quienes tienen estudios superiores, según un estudio que realizó el Centro de estudios de Desarrollo Laboral y Agrario (CEDLA).

La investigación del CEDLA, también detectó que la mayoría de los empleadores contratan a las mujeres en los sectores menos calificados y sólo en calidad de contratos eventuales. La otra forma de discriminación es el rechazo a las embarazadas, según se deduce por la carga económica y social que representan.

Las edades más críticas para el acceso de las mujeres al mercado laboral son entre 20 a 24 años y se empeora a partir de los 35 años de edad.[2]

Entre otros, a pesar de que hay una legislación que protege a la mujer en su derecho a la maternidad, en la práctica no se respeta, por ejemplo, las mujeres que trabajan en el magisterio, cuando se embarazan tienen que pagar a un suplente, para tener los 90 días de descanso.

Bajo salario

8 de cada 10 trabajadoras, muchas de ellas madres y jefas de hogar, no alcanzan a cubrir los mínimos requerimientos para alimentar a su familia, porque su salario o ingreso es inferior a 1.288 bolivianos.[3]

Acoso y violencia política

El Observatorio de Acoso y Violencia Política en Razón de Género de la Red Ada[4], realizó una investigación sobre “Liderazgos femeninos en contra del acoso y violencia política en razón de género” en las ciudades de La Paz, Sucre, Potosí y Trinidad y en el municipio de Bermejo.

En la investigación se aplicó una muestra de 450 mujeres (225 lideresas y 225 mujeres de base) de Organizaciones Indígenas, Originarias y Campesinas (IOC); Juntas Vecinales y OTB’s y Gremiales.

Los resultados sobre las formas de acoso político fueron las siguientes: Amenazas 44%, Insultos 41%, Presión 38%, Atemorización 37% y Persecución 20%.

Según el cuadro estadístico sobre las formas de violencia política que sufrieron las mujeres se dan las siguientes acciones: Extorsión 50%, Golpes 40%, Encierros 17%, Abuso sexual 12% y secuestro 2%

Entre sus conclusiones destaca que la violencia y el acoso político van en desmedro del derecho a la participación política que tiene toda mujer; estos hechos han provocado que las mujeres renuncien anticipadamente a sus cargos públicos dejando inconclusa su gestión. También influye para que las mujeres acepten y/o tomen decisiones equivocadas, que favorecen a unos cuantos, manteniendo situaciones de corrupción y discriminación, todo esto repercute negativamente en el liderazgo de las mujeres y resta credibilidad a las mismas. A nivel familiar los hechos de acoso y violencia política han afectado a la estabilidad del hogar y de pareja, teniendo consecuencias nefastas para el núcleo familiar. De igual manera, concluye que no existe una normativa que sancione este tipo de situaciones.

Acciones para cambiar

Si se quiere avanzar en la igualdad de oportunidades todas y todos deben reflexionar y cambiar de actitudes en el día a día, entre ellas que las mujeres dejen de fomentar el machismo y el maltrato impuesto por las prácticas socioculturales y religiosas.

En los hogares se respete los derechos de las trabajadoras del hogar y se les de un trato digno.

Se creen currículas en todos los niveles de respeto a la equidad de género, para cambiar la mentalidad en las nuevas generaciones.

Empezar a democratizar las responsabilidades en el hogar, para que las mujeres no abandonen sus estudios porque tienen la responsabilidad de criar a sus hijos, sobrinos o tenga que atender a sus padres.

Que las diferentes instituciones religiosas acepten el divorcio entre la pareja, si ésta y sus hijos viven algún tipo de violencia.

Que los hombres respeten los derechos de las mujeres sin discriminarlas por ser mujeres, por su edad, su condición física, su procedencia, etc.

Que las instituciones políticas, los sindicatos, los movimientos sociales, las entidades culturales y deportivas den oportunidad a las mujeres para ocupar cargos directivos.

Que en las comunidades en la práctica del chacha – warmi, la mujer deje de ser un complemento y se le dé la oportunidad de ser elegida.

Que el Estado y todos sus entes apliquen mecanismos efectivos en la creación de políticas púbicas, que disminuyan las cifras de violencia, mortalidad materna, mejoren los accesos a la capacitación técnica y creen fuentes dignas de trabajo.

De igual manera los poderes públicos deben dotar de presupuestos y recursos específicos para el cumplimiento de las leyes que respaldan los derechos de las mujeres.

Para ver la página de origen haga click aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Blog

Achumani, Calle 11, Nº 100
entre Av. García Lanza y Av. Alexander
T: 591 2 2799848 | 591 2 2794740
La Paz • Bolivia

Suscríbete

Y sé parte de nuestra
comunidad de investigadores

    Correo electrónico