¿Qué nos enseña Bolivia?

Back to Blog

¿Qué nos enseña Bolivia?

 

Bolivia parecía seguir –con algunos sobresaltos- un proceso de mejoras socioeconómicas, culturales y políticas a favor de las capas populares, incluidas entre estas últimas el reconocimiento de la identidad y de la igualdad de derechos de las mayorías indígenas.

Pero, por un lado, cabe matizar las realizaciones del Gobierno de Morales y por el otro, se puede constatar que no se profundizaron las reformas, no solo económicas, sino las tendentes a quitarle poder –todas las formas de poder- a las clase capitalista, siempre al acecho para aprovechar cualquier brecha, económica y/o política, para echar del Gobierno al « indio Evo ». Para lo cual, como se ha visto, utilizó todos los medios, incluido el odio racista y métodos violentos y nada conciliatorios.

Morales, por el contrario, durante toda la crisis que culminó con su defenestración, llamó por el contrario a sus partidarios a oponerse a los golpistas PACÍFICAMENTE y a estos últimos al diálogo.

Como si la historia de la humanidad no indicara que los privilegiados jamás han abandonado sus privilegios sin recurrir a todos los medios para conservarlos, incluso los más sanguinarios. Y lo mismo han hecho para recuperarlos cuando los han perdido.

El pacifismo de Morales frente a los golpistas, basado en la idea de la conciliación de clases, es coherente con toda su gestión gubernamental y ha sido expuesta teóricamente por su vicepresidente Álvaro García Linera, quien decía en París en un acto de homenaje a Poulantzas :

En relación al primer punto (el Estado como relación social), no cabe duda que uno de los principales aportes del sociólogo marxista francés [Poulantzas], es su propuesta de estudiar al Estado como una “condensación material de relaciones de fuerzas entre clases y fracciones de clases” [ii] . Pues claro, ¿acaso no se elige al poder ejecutivo y legislativo con los votos de la mayoría de la población, de las clases dominantes y dominadas? Y aunque, por lo general, los sectores populares eligen por sufragio a representantes de las élites dominantes, ¿acaso los elegidos no adquieren compromisos respecto a sus electores? ¿Acaso no existen tolerancias morales aceptadas por los votantes, que marcan los límites de acción de los gobernantes y cuyas transgresiones generan migraciones hacia otros candidatos o hacia movilizaciones sociales?

Y agregaba :

Justamente esto es el Estado: una cotidiana trama social entre gobernantes y gobernados, en la que todos, con distintos niveles de influencia, eficacia y decisión, intervienen en torno a la definición de lo público, lo común, lo colectivo y lo universal.

…Para existir, el Estado debe representar a todos, pero solo puede constituirse como tal, si lo hace como un monopolio de pocos; y a la vez, si quiere afianzar ese monopolio, no puede menos que ampliar la preservación de las cosas comunes, materiales, ideales o simbólicas, de todos“.

Los subrayados son nuestros.

Esta descripción idílica, idealista, con giros poéticos y en todo caso anacrónica del Estado, no tiene nada que ver con el Estado tal como es.

Por eso AGL prefiere citar a Poulantzas, quien escribió que hay que estudiar al Estado como una “condensación material de relaciones de fuerzas entre clases y fracciones de clases” y no a Lenin que definió al Estado como el aparato especial de represión de las clases dominantes. Aclaremos que represión no es sólo violencia física, es también dominación y manipulación ideológica y cultural.

La conciliación de clases, que son por esencia antagónicas y con intereses contradictorios, practicada por Evo Morales y García Linera, tuvo consecuencias negativas políticas : el pueblo no fue protagonista ni participó en las decisiones. Y tuvo también consecuencias negativas económico-sociales : los empresarios y terratenientes recibieron la parte del león durante la bonanza económica fundamentalmente de origen extractivista y los trabajadores y campesinos sólo las migajas en la distribución de los ingresos.

Y, por cierto, el « aparato especial de represión », especialmente las Fuerzas Armadas y la Policía, se mantuvo intocado. Lo mismo que la gran propiedad de empresarios y terratenientes. La Reforma Agraria de 1953 se estancó, declinó y nunca se profundizó [1]. Cabe incluir en este proceso regresivo a las seudo cooperativas mineras, en realidad empresas privadas que explotan impunemente a sus trabajadores.

Todo ello con los resultados que ahora están a la vista.

Morales terminó huyendo de Bolivia por carecer de un fuerte respaldo popular y menos todavía de una fuerza de civiles armados con capacidad para enfrentar a los insurrectos y ni siquiera de proteger su integridad física (López Obrador me salvó la vida, dijo Morales en México).

No hay conciliación posible entre la soga capitalista y el cuello del explotado.

Para superar el subjetivismo del enfoque « progre » que no quiere ver el descalabro del progresismo es imprescindible referirse a los hechos y analizarlos rigurosamente.

Lo que se viene en Bolivia : la revancha implacable de las minorías blancas y ricas, encabezada por los fundamentalistas cristianos,

contra las mayorías indígenas y pobres.

FUENTE. https://www.aporrea.org/internacionales/a284304.html

 

PARA PROFUNDIZAR :

1 – Pablo Solon, Algunas reflexiones, autocríticas y propuestas sobre el proceso de cambio en Bolivia (febrero 2016), en:

https://pablosolon.wordpress.com/2016/02/25/algunas-reflexiones-autocriticas-y-propuestas-sobre-el-proceso-de-cambio/

Replica Argentina
2– Centro de Estudios para el Desarrollo Laboral y Agrario – CEDLA / Grupo sobre Política Fiscal y Desarrollo (GPFD) Una década de gobierno:¿Construyendo el Vivir Bien o un capitalismo salvaje? / Por Carlos Arze Vargas / CEDLA 2016 N° 17 – Febrero de 2016 – La Paz, Bolivia Serie: Revista del Grupo sobre Política Fiscal y Desarrollo (GPFD) CEDLA (Ed.)

http://cedla.org/sites/default/files/una_decada_de_gobierno._construyendo_el_vivir_bien_o_un_capitalismo_salvaje.pdf

3 – Gonzalo Flores, La ley INRA de Bolivia: ¿una segunda reforma agraria?

http://www.fao.org/3/x1372t09.htm

4 La Tercera

Radiografía de las cooperativas mineras de Bolivia https://www.latercera.com/noticia/radiografia-de-las-cooperativas-mineras-de-bolivia/

5 – Alejandro Teitelbaum, A propósito de un trabajo de Álvaro García Linera sobre “Estado, democracia y socialismo” http://www.rebelion.org/noticia.php?id=197020

6 – Alejandro Teitelbaum, El capitalismo vampiriza y mata. Párrafo sobre la distribución de los ingresos en Bolivia. Página 10.

https://jussemper.org/Inicio/Recursos/Info.%20econ/Resources/TeitelbaumCapitalismoVampiriza.pdf

7Opinião: Igrejas neopentecostais ameaçam democracia na América Latina

https://www.dw.com/pt-br/opini%C3%A3o-igrejas-neopentecostais-amea%C3%A7am-democracia-na-am%C3%A9rica-latina/a-42511616?maca=pt-BR-Whatsapp-sharing

8 – Alejandro Teitelbaum, EL COLAPSO DEL PROGRESISMO Y EL DESVARIO DE LAS IZQUIERDAS © 2017 La Carreta Editores Medellín, Colombia. (Existe otra edición del mismo libro con el título El papel desempeñado por las ideas y culturas dominantes en la preservación del orden vigente. Editorial Dunken, Buenos Aires , 2015)

Edición electrónica : https://kritica.info/wp-content/uploads/2018/04/Teitelbaum-EL-COLAPSO-DEL-PROGRESISMO.pdf

[1] En la inequitativa repartija, 11.140 grandes empresarios agropecuarios, que representan el 7,7 por ciento de los beneficiarios, se apropiaron de casi 19 millones de hectáreas, es decir el 52,6% de la tierra cruceña distribuida en 50 años.En este último grupo de privilegiados, sólo 860 dueños de predios de más de 5 mil hectáreas de extensión concentran la propiedad de 8,7 millones de hectáreas. Representan menos del 8 por ciento de los empresarios beneficiados, pero atesoran el 46 por ciento de la tierra clasificada como empresa agropecuaria.Se estima que sólo 246 empresarios poseen haciendas de entre 10 mil y 20 mil hectáreas. Apenas 20 terratenientes tienen cada uno entre 20 mil y 50 mil hectáreas. Los cuatro más ricos entre los ricos son dueños de latifundios de más de 50 mil hectáreas. Estos cuatro potentados ostentan en conjunto 802.878 hectáreas de tierra en el departamento de Santa Cruz, más de lo que recibieron en medio siglo 2.145 pequeños propietarios que tienen entre 20 y 50 hectáreas” (http://www.lafogata.org/08latino/latino9/bol.12.7.htm

 

aleteitelbaum@outlook.fr

Compartir:
Back to Blog