Energía e hidrocarburos: Información energética

Back to Blog

Energía e hidrocarburos: Información energética

Correo del Sur
No son muchos los sistemas disponibles para acceder a información global confiable de los consumos de energía en sus diferentes formas.
La energía es un insumo transversal cuyo consumo afecta a todas las actividades de nuestra sociedad.
Por este motivo existen un sinnúmero de publicaciones sobre producciones, reservas, consumos y precios de energía. Además, en muchos países se otorga a la energía un carácter estratégico que ocasiona sesgos políticos a la información energética.
Así tenemos que aproximadamente el 30% del consumo mundial de petróleo (±25–30 Mbp) es suministrado por los países que componen la OPEP. Esa parcela de mercado es dividida entre los países de la OPEP por negociación interna dentro de esa organización y no se conoce públicamente los volúmenes de petróleo asignados y producidos por cada uno de los países miembros y menos aún sus datos de reservas.
En igual forma existe una dispersión de datos en cuanto a la producción y consumo de petróleo producido por Rusia. Sin mirar tan lejos, acá en casa, las estadísticas de producción y consumo son cuidadosamente vigiladas por los departamentos productores para beneficiarse con los impuestos correspondientes dentro de la ley. Pero lo anterior no se aplica a las reservas que no son regularmente reportadas, no obstante, haber legislación que exige su publicación anual.
Dentro de un maremágnum de publicaciones es destacable la existencia del BP Statistical Review of World Energy.
Esta es una publicación que regularmente a mediados de cada año, desde hace 64, se edita con las estadísticas del año anterior, incluyendo las de un decenio previo.
El boletín está compuesto de seis cuerpos de estadísticas de Producción, Consumo, Reservas y Precios, de Petróleo, Gas Natural, Carbón, Energía Nuclear, Hidroelectricidad y Energías Renovables. En los capítulos sobre petróleo y gas, que son los privilegiados, también se tiene información sobre la comercialización de estos hidrocarburos y sus derivados, indicando los puntos de entrega y recepción.
Para la presentación de los datos globales de las seis energías indicadas anteriormente, el boletín ha subdividido el consumo mundial en las siguientes zonas: Norteamérica, Centro y Sudamérica, Europa y Eurasia, Oriente Medio (Middle East), África, Asia y los países que componen cada una de ellas. Así los datos son presentados por país, por región y globalmente. Estas divisiones están ilustradas por mapas, que en el caso del petróleo y gas muestran las rutas de las transacciones internacionales de estos energéticos.
La última sección de estadísticas, “Energías Primarias”, constituye la presentación del consumo de todos los tipos de energía por los últimos diez años por todos los países, homologando unidades en toneladas equivalentes de petróleo.
Apoyados por las cifras de las estadísticas, el editor indica que el año 2014 ha sido extraordinario, llega a calificar que las placas tectónicas del mercado energético se están moviendo, lo cual está ocasionando un cambio de escenarios geográficos de producción y consumo de energía.
En cuanto a petróleo y gas, lo extraordinario es que EE.UU. ha retomado el liderazgo en la producción de estos energéticos, superando a Arabia Saudita y Rusia.
El consumo total de energía en 2014 ha crecido 0.9% con relación al 2013. El aumento de consumo de energía de los países industrializados ha sido muy pequeño y en algunos casos negativo. El aumento reflejado en las cifras totales se debe a que China continúa con ritmo acelerado de crecimiento, así como los países emergentes.
Finalmente, cabe aclarar que para efectos mundiales la actividad energética boliviana es muy modesta. En petróleo y electricidad no aparecemos individualmente en las estadísticas, sino dentro del grupo de “otros países latinoamericanos”.
En gas natural, jugamos un papel significativo regionalmente, como proveedores de Argentina y Brasil que podríamos continuar siéndolo, realizando suficiente exploración.
Lo anterior no significa que por nuestra pequeñez estemos al margen de la actividad energética mundial. Indefectiblemente, sentimos los efectos de las grandes tendencias y cambios de la industria energética global.
Para ver la página de origen haga click aquí.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Blog