El Gerente de Vinto dice que la deuda de la empresa es “ficticia” en un 70%

Back to Blog

El Gerente de Vinto dice que la deuda de la empresa es “ficticia” en un 70%

Erbol
El gerente general de la Empresa Metalúrgica Vinto (EMV), Ramiro Villavicencio, afirmó que la deuda de la empresa es “ficticia” en un 70%. El directivo respondió así a la denuncia que hizo un trabajador de la empresa de que la deuda acumulada hasta 2013 llegó a 1.020 millones de bolivianos (146.5 millones de dólares).
Indicó que esa deuda es “ficticia” porque Vinto pretende que esos recursos sean cubiertos por el Servicio de Impuestos Nacionales (SIN) mediante Cedeim (Certificado de Devolución Impositiva), que consiste en reintegro de capital a empresas exportadoras.
Explicó que, para cumplir obligaciones tributarias, Vinto compra la libra fina de estaño de Huanuni y Colquiri con el 15% de incremento al precio internacional de 7,28 dólares, pero debe comercializar ese mineral al costo fijado en el mercado.
“Lo que hacen Huanuni y Colquiri es aumentarle a ese 7,28, en su facturación, un dólar más, que es el 15%, y sube a 8,28. Ese remanente, ese dólar, tengo que recuperar mediante Cedeim, pero Impuestos después de un año me devuelve, digamos, 60 centavos y he perdido 40 (…) Esos 40 centavos se van acumulando es una supuesta deuda porque el SIN no los devuelve (por ser sólo intermediario, mientras tanto) el SIN se va forrando (de dinero), pero nosotros por el momento ponemos como deuda ficticia”, explicó.
Por esta situación Vinto le sigue un juicio a Impuestos.
Según los responsables de la empresa, estos 1.020 millones de bolivianos de duda están distribuidos por tres partes: primero los fideicomisos; segundo, la comercialización; y en tercer lugar está lo “ficticio”.
Lo ficticio “es el 70% de ese monto, lo real es el 30%”, aclaró.
De los 1.020 millones de bolivianos, el 70% significa cerca de 680 millones de bolivianos (97 millones de dólares). Mientras que el 30% es alrededor de 340 millones de bolivianos (poco más de 48 millones de dólares). Ese último monto contempla los fideicomisos y las deudas a Huanuni y Colquiri.
El 2014 Vinto cerró con una deuda de 16 millones de dólares para Huanuni y otros 16 millones de dólares para Colquiri, lo que suman 32 millones de dólares que debe la metalúrgica.
Villavicencio advirtió que a Vinto le convendría comprar a un cooperativista antes que ha Huanuni, puesto que ellos están exentos de pagar IVA (Impuesto al Valor Agregado), entonces la empresa no facturaría.
“Comprarle a Huanuni ya me está llevando un ‘ficticio’, que es un dólar sobre 7,28 y realmente me está quitando la posible utilidad que tendría, pero esto es más un tema tributario”, sostuvo.
En mayo de 2014, el Gobierno aprobó un fideicomiso de 50 millones de dólares (348 millones de bolivianos) para incrementar la producción de la metalúrgica, desde el Ministerio de Minería se informó que está era la única deuda que fue adquirida para capital de operaciones.
No obstante, la empresa tiene cuentas por cobrar: 10 millones de dólares por dos lotes a la China, unos 12 millones de dólares por los lingotes en sus bodegas, y otros ítems que en total suman más de 40 millones de dólares.
 Sobre el horno Ausmelt
El trabajador de Vinto también observó que el horno Ausmelt tenía, en primera instancia, un costo de 25 millones de dólares y que tenía que ser entregado en dos años, lo que al final no fue así y llegó a costar 39 millones de dólares.
Villavicencio explicó que el diseño del horno tenía un costo de 15 millones de dólares pero que sólo era para “una lanza y toda la parte de la ingeniería básica”. Pero luego, como una segunda fase, se decidió comprar otros materiales o satisfacer otras necesidades como las compresoras y otros edificios, por lo que la inversión se incrementó a 25 millones de dólares, A esto se sumó el sistema eléctrico y otros, lo que al final el precio llegó a 39.5 millones de dólares.
Respecto al pago de multas por la desaduanización para materiales y equipos del horno Ausmelt, que aún no entró en funcionamiento, el Gerente de Vinto negó que este proceso haya tardado un año. “Han salido (materiales y compresora) depende a las gestiones que hemos hecho, ha debido ser como tres meses”, no ha sido un año, recalcó la autoridad.
Según la denuncia del trabajador, la empresa pagó 800 mil bolivianos para desaduanizar materiales de dicho horno y 130 mil dólares por almacenaje de las compresoras de aire, lo que sacaron de la aduana después de un año. Villavicencio indicó que por almacenaje se pagó a la Aduana más de 300 mil bolivianos.
El denunciante también afirmó que el horno Ausmelt necesita un mayor concentrado de 56% de ley de Estaño, lo que no es producido por Huanuni. Sobre el tema, Villavicencio declaró “somos metalúrgicos y conocemos, podemos comprar como empresa hasta material que tenga 5% de ley, porque la ventaja de ese material estratégico es que pasa a un proceso que se llama volatilización y ahí me da un material de casi el 70% de ley de Estaño, eso es lo que se mete al horno. Hay un desconocimiento del proceso productivo”.
Descargos ante Transparencia
El gerente de Vinto, Ramiro Villavicencio, reconoció que existe una denuncia en su contra con varios puntos que llegó al Ministerio de Transparencia y que por ello ya se presentó el correspondiente descargo. Dicho ministerio solicitó una serie de anexos a Vinto mediante el Ministerio de Minería. La denuncia se refiere a balance de la empresa, tratamiento de las materias primas, de personas y otros aspectos.
Estas denuncias ya existían desde el 2012, lo que fue respondido en su oportunidad y hasta el momento no se conoció de alguna respuesta, aclaró. Sin embargo, ante las nuevas denuncias el pasado 30 abril, Transparencia nuevamente pidió información que ya fue enviada por los responsables de la empresa Vinto.
Otra de las observaciones del trabajador señala que en 2012, cuando Mario Virreira era ministro de Minería, se hizo un informe, el 892 DDP/390/2012, que estableció que el peso determinado de circuito (valorado por el tratamiento de costos de estaño y el costo de operación) era de 1.456 toneladas métricas finas y que hasta el 31 de diciembre la empresa reportó en sus estados financieros el valor de 65 millones de bolivianos de este circuito, monto que equivaldría a un total de 423 toneladas. ¿Se perdieron 1.000 toneladas? Se cuestionó el trabajador.
Villavicencio respondió que estos datos son exactos, sin embargo lo que falla –dijo-  es el cálculo, el denunciante pensó que toda esa carga de Estaño tenía un solo valor sin tomar en cuenta que había otros materiales como la escara que tiene un bajo porcentaje de Estaño, lo que disminuye su precio. “Cuando hay mala fe se dice eso”, sostuvo uno de los asesores de Villavicencio.
Anuncios de procesos
El Gerente de Vinto negó que la denuncia provenga de un trabajador de la metalúrgica y aseguró que “lo hemos retirado por corrupto, en otras palabras. Sabemos quién es”, sostuvo. De hecho anunció que “a esos jóvenes inexpertos les vamos a hacer su proceso”.
En criterio de Villavicencio esta denuncia lo único que logró es perjudicar a la empresa ya que el día de la entrevista los ejecutivos estaban realizando negociaciones de venta con sus clientes, por lo que incluso fácilmente podrían iniciar un proceso a Erbol.
“Ahora le voy a dar la buena noticia si ustedes son de Erbol ¿sabe cuánto me ha perjudicado? Justo ese día estábamos haciendo una negociación de venta, y en la venta hay un flujo para Vinto, y si hemos perdido 100 dólares multiplicados por los 10 mil (que exportamos) les podemos hacer un juicio tranquilamente por lo que hemos perdido. (…) Como vas a negocias con tus clientes si te dice mira esta nota, si tu planta está en quiebra cómo quieres negociar”, aseveró la autoridad.
Para ver la página de origen haga click aquí

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Blog