YPFB repone a firmas gastos no atribuibles a la producción

Back to Blog

YPFB repone a firmas gastos no atribuibles a la producción

ERBOL

El investigador del Centro de Desarrollo Laboral y Agrario (CEDLA), Carlos Arce, cuestionó la falta de transparencia de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) en el reconocimiento de costos recuperables en favor de las empresas petroleras. Arce dijo que en los costos recuperables hay ítems que reconocen el pago de hasta viajes que realizan los familiares de los gerentes de las petroleras titulares.
“Es un beneficio más para las petroleras, porque son una serie de costos que nos son directamente atribuibles a la producción. Los petroleros utilizan varias denominaciones y una de esas es el Lifting cost que es el costo de extracción de los hidrocarburos, entonces son esos costos en términos mundiales los que se fijan para gastos”, indicó.
En ese sentido, Arce remarcó que no se deberían fijar los gastos en términos de los usos de recursos que hagan los gerentes para temas personales.
“Por ejemplo al gerente de Petrobras le gusta viajar en avión privado y lo hace cada semana a Sao Paulo, en cambio el gerente de Chevron no se mueve de Quito, entonces el costo de referencia no debería ser el gasto de la gerencia, sino el costo de producción, es eso lo que domina, pero aquí en Bolivia se está reconociendo una serie de otros costos, entonces por ese motivo su costo (recuperable) va subiendo, y cuando va subiendo un costo que no es directamente producción, es parte de la ganancia, va en beneficio de la empresa petrolera”, indicó.
Los costos recuperables están conformados por una lista de 18 rubros, y al ser desagregados cada uno, su composición pasa por cientos de ítems, señaló Arce. El investigador observó algunas anexiones, en costos recuperables, que claramente deberían ser afrontados por los ingresos de las empresas petroleras.
“Yo creo que no deberían reconocerse costos como son las compensaciones a la comunidad, deberían pagarlas de su ganancias las petroleras, los impuestos no debería reconocerlos porque a nadie se le devuelve los impuestos (IT, ITF y otros), la diferencia del tipo de cambio, entre otros puntos”, señaló.
Arce explicó que el costo directo de explotación es uno de los más importantes dentro de los costos recuperables, y que representa el 23%. Otros costos grandes son los de personal (10%) y administración (7%) que deberían ser controlados con mayor rigurosidad.
No se conocen auditorías
“La ley dice que el gobierno debería hacer auditorías para estos costos pero no se conoce nada al respecto, en la página web de YPFB hay auditorías de la gestión de Yacimientos, de su funcionamiento, de la compra de papeles, pero de nada más”, manifestó.
Indicó que así como YPFB no cumplió con las auditorías a las empresas petroleras, realizadas por Antonio Mariaca, para fijar el valor de las inversiones realizadas, actualmente “tampoco podemos decir mucho si no conocemos esas auditorías sobre costos recuperables”.
“Hay que ver qué cosas son los costos de explotación, qué rubros contiene, y luego ver en qué cosas han invertido, por qué se deprecian tan rápido, luego los impuestos, algunos otros costos legales, créditos bajo el contrato, diferencias de cambio, por qué asumimos nosotros eso, varios puntos (de los costos recuperables) son cuestionables, habría que revisar porque cada uno tiene una sarta de cosas”, indicó.
Ganancias finales
Arce señaló que el mayor o menor porcentaje en las ganancias finales, para YPFB y las petroleras, están condicionadas por la cantidad de costo recuperable que registren las petroleras, por lo tanto “esos costos deben ser bien controlados”.
Según la ley, agregó el investigador, los costos recuperables se reconocen hasta en un 80% del 50% restante, una vez pagadas las regalías y el IDH.
“Hay una ley y un decreto que fijan qué es lo que se le devuelve, el problema es tan grande que no se sabe qué puede ir sumándose al interior, incluso le devuelven la basura, los residuos a YPFB, todo eso forma parte de las devoluciones, por ejemplo le devuelven en movilización de personal; se puede pensar que es entre el campamento y el pozo, pero también hay transporte del ejecutivo y su familia, entonces en transporte hay ítem uno, dos, tres, cuatro y cinco, y todo eso en el reglamento dice cómo se debe hacer para monetizarlos”, apuntó.
No hay contrato de servicios
Arce dijo que los contratos de servicios pregonados por el gobierno no son tales ya que las empresas petroleras participan de las ganancias generadas de la producción de hidrocarburos.
“En realidad no es un contrato de servicios porque en el contrato de servicios uno no le dice por ejemplo al albañil si me va bien o no yo te voy a dar un poco más, estamos corriendo el riesgo ambos, y por eso ambos se dividen las ganancias; aquí se sigue haciendo el contrato con las mismas empresas que manejaban estos pozos, aceptándoles de buena fe lo que dicen que han invertido y encima nos dividimos de acuerdo a los precios (…), qué clase de contrato de servicio es ese que recibe utilidades”, manifestó Arce.
Señaló que los contratos de operación y de servicios es un “eufemismo” porque en realidad son contratos de asociación.
“La parte de costos recuperables es lo que determina lo que va a quedar como utilidad, y esa utilidad es lo que se dividen YPFB y el socio, pero en un contrato de servicio uno no tiene por qué dividir nada de la utilidad, uno paga un precio fijo, dice yo te pago por perforar un pozo 10 mil dólares y si con esos 10 mil dólares me dan 10 millones de dólares por el pozo o un millón, o si no se vende nada, es un problema mío, en cambio este contrato es en realidad un contrato de asociación, es una mezcla de contratos de la ley, es decir no se cumple la ley 3058 en su pureza, porque no hay contratos de servicios en la ley 3058, lo que hay son contratos de asociación y de producción compartida”, apuntó. (AC).
Para ver la página de origen haga click aquí

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Blog