Productividad laboral en Bolivia crece con desigualdad

Erbol
La Organización de Naciones Unidas identificó enormes asimetrías en la actividad económica en Bolivia, no obstante que el producto por trabajador creció en 12.7%.
Una forma de aproximar la productividad laboral de los bolivianos es el PIB por trabajador. Esta medida muestra la cantidad de producto generado por cada ocupado en diversas ramas de actividad. Entre 2002 y 2012, en Bolivia, el producto por trabajador creció en 12.7% pero oculta enormes desigualdades entre diferentes ramas de actividad económica.
La agricultura y el sector financiero vieron aumentar su producto por trabajador, pero en contraparte, el empleo se dichos sectores se contrajo, dice una nota del PNUD.
“En el caso de la agricultura, es comprensible que tenga menos mano de obra, tomando en cuenta el fenómeno de la migración campo-ciudad durante la década analizada en el nuevo informe sobre Desarrollo Humano en Bolivia”, adviertió Ernesto Pérez, economista del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). En el sector financiero, el alza de la productividad laboral y la contracción del empleo, probablemente se deba a mejoras en la eficiencia que hacen que se precise de menos fuerza laboral.
El sector manufacturero es el único en el cual observamos un crecimiento de la productividad laboral y de una pequeña generación de empleo.
“Es una buena noticia, puesto que es un sector clave para la transformación productiva del país”, comentó Pérez. Por el contrario, el sector extractivo a pesar de ser uno de los más dinámicos, generó proporcionalmente más empleo que producción, con la consecuente pérdida de productividad laboral, probablemente debido a la importante entrada de trabajadores en los sectores de minería cooperativizada e hidrocarburos.
El mismo fenómeno se observa en el comercio, servicios, transporte y la administración pública, dando cuenta de que han sido pocos los sectores que realmente han mejorado su productividad laboral.
Ante este escenario, es claro que las propuestas de mejora en la situación económica de los trabajadores bolivianos no pueden ser orientadas únicamente a la apuesta al sector extractivo y su industrialización, pues los mismos no son los mayores generadores de empleo.
Parte del éxito también radica en la mejora de la educación y formación de las personas, el desarrollo de innovación tecnológica e investigación y la articulación entre los actores públicos y privados para el cambio productivo. Los costos de no encarar dichas transformaciones son grandes a la luz de la futura coyuntura internacional menos propicia para el país.
“La alta vulnerabilidad de un enorme contingente laboral que ante condiciones económicas menos favorables, podrían ver afectados sus ingresos y sus fuentes de trabajo, son un tema neurálgico para la política pública de los siguientes años si se desea continuar con una mejora acelerada de las condiciones de vida ocurridas en el último lustro”, dijo la Representante Residente del PNUD, Katherine Grigsby, a tiempo de apelar a pensar en la necesidad de nuevas políticas de transformación estructural de la economía, así como medidas anticíclicas de corto plazo, que permitan mantener el nivel de vida de personas en caso de una desaceleración económica.
Para ver la página de origen haga click aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Number One Number Two Number Three

Pie de pagina Achumani, Calle 11, Nº 100
entre Av. García Lanza y Av. Alexander
T: 591 2 2799848 | 591 2 2794740
La Paz • Bolivia
Suscríbete Y sé parte de nuestra
comunidad de investigadores
markunread_mailbox SUSCRIBIRSE
Suscripcion REGRESAR Suscríbete a nuestros boletines electrónicos