Magros presupuestos y fuerte presión social

Back to Blog

Magros presupuestos y fuerte presión social

El Diario
Gobernadores y alcaldes recientemente posesionados por el presidente Evo Morales, el 31 de mayo en la ciudad de Sucre, Chuquisaca, deben iniciar y cumplir programas de gobierno presionados por sectores sociales descontentos y en algunos casos sobrevivir parte de la gestión 2015, con un presupuesto mínimo que imposibilita acometer con éxito proyectos esenciales para el desarrollo regional.
PRESIÓN SOCIAL
Grupos sociales cercanos al oficialismo, desde el primer día de gestión de gobernadores, alcaldes, asambleístas y vocales presionaron desde juntas vecinales y sindicatos, obstruyendo labores, vulnerando el propio mandato de las autoridades electas, refrendado por las leyes constitucionales en vigencia.
En diversos departamentos y distritos, la presión social rechazó el nombramiento de asambleístas y concejales, con argumentos en ocasiones insostenibles y sin validez alguna en el contexto legal.
PRESUPUESTOS
El segundo tema de fondo es el presupuesto destinado a gobernaciones y alcaldías. Por lo menos, los gobernadores de La Paz y de Santa Cruz, inicialmente tienen serios problemas de disponibilidad para financiar proyectos y su propio plan de gobierno.
En La Paz, el gobernador Félix Patzi, para aliviar su difícil situación económica, acaba de sugerir que parte del pago de los cocaleros de Yungas a la Dirección General de Control e Industrialización de Hoja de Coca (Digcoin), fortalezca las arcas de esta gobernación. La idea no sería grata ni para los que pagan ni para los que cobran en el tema de la coca.
En Santa Cruz, Rubén Costas, el gobernador reelecto, refiriéndose al 2015, afirmó: “Se viene un año difícil. Nuestro presupuesto ha sido encogido por la baja en el precio del petróleo (…) y sugirió en consecuencia: “Tenemos que implementar una agencia tributaria, pese a que son muy pocas las competencias que nos han dado”.
En las restantes gobernaciones del país, la situación tampoco es la mejor pero, a diferencia de las gestiones de La Paz y Santa Cruz, tienen el amparo, indudablemente, del Gobierno central.
USOS Y COSTUMBRE
En la ciudad de El Alto, la alcaldesa Soledad Chapetón (militante de Unidad Nacional), soportó a medias, la negativa y rechazo de dirigentes de la Federación de Juntas Vecinales (Fejuve), por infringir la norma de “usos y costumbres”.
A título de que no mantendría a “operadores políticos” que militan en el Movimiento Al Socialismo, no tomó en cuenta a varios representantes, que se presume, serían tal vez, “cuota” de la Fejuve.
Se estima que la nueva autoridad, como parece suceder en municipios contrarios al MAS, dejará de lado cualquier relación con representantes de los movimientos sociales y sus organizaciones sindicales y representativas.
TÁCTICA
Los gobernadores de la Paz y de Santa Cruz; las autoridades municipales de primer rango, es decir también alcaldes y alcaldesas de la oposición, han dejado muy claro en su primera jornada su enfoque de trabajar sólo con profesionales de méritos y no, como había sucedió en administraciones pasadas, con los movimientos sociales. Oponen la meritocracia al no profesionalismo.
De hecho, esta estrategia constituye un reto contra el Movimiento Al Socialismo, cuyos medios de comunicación alertaron sobre este “fenómeno” en recientes ediciones pero, simultáneamente, también es un reto para la propia oposición.
Es decir, que los gobernadores y alcaldes no oficialistas, presionados por un presupuesto limitado y distanciados cada vez más de los movimientos sociales, al emplear la táctica de trabajar sólo con profesionales que no sean del MAS, abren un difícil camino a recorrer después de 2015.
Hoy, tienen un presupuesto, aunque magro, utilizable para distribuirlo en proyectos y pago al personal. Pero, teniendo en cuenta que los recursos económicos en contante y sonante, sólo salen con la firma oficial ¿cuál es el futuro?
Tal vez la respuesta final y posible, esté en las declaraciones de secretario de Hacienda de la Gobernación de Santa Cruz, José Luis Parada: “El fin es que podamos trabajar con el Gobierno para liberar un poco el tema de la política tributaria, a fin de que podamos como departamento buscar acuerdos con los sectores a los cuales vamos a tener que beneficiar y también afectar, bajo una política que llamaremos de renta destinada”.
En mejores términos, la estrategia de las autoridades de oposición, por lo menos la utilizada por la alcaldesa Soledad Chapetón, la debilite tanto que concluya pensando en la venia del gobierno central.
Algo de esta situación ocurrió ayer, según ANF: Vecinos de los distritos 13 y 14 de la ciudad de El Alto bloquearon el ingreso del botadero de basura y la carretera a Copacabana en rechazo a la designación de los nuevos doce subalcaldes que acompañarán la gestión de Soledad Chapetón.
Los vecinos alegaron que Chapetón debe respetar sus “usos y costumbres” para la elección de los subalcaldes que en anteriores gestiones tenían el aval de las organizaciones de cada distrito.
La Alcaldesa de El Alto fue posesionada el pasado domingo y designó el lunes a los doce nuevos subalcaldes y ocho secretarios municipales de su confianza. Además creó la secretaría municipal de Seguridad ciudadana.
Para esta designación Chapetón no consultó a los movimientos sociales o vecinales. Los anteriores alcaldes aceptaron compartir el poder con la Central Obrera Regional (COR) y con la Federación de Juntas Vecinales (Fejuve). Chapetón planteó que su comportamiento se basa en las leyes y la Constitución”, concluye ANF.
Soledad Chapetón empieza como sostenemos líneas arriba, con una táctica tal vez buena para el papel, pero casi imposible de implementarla en el plano real. Los movimientos sociales que militan en el MAS, echaron andar su maquinita. (Clovis Díaz de O.F.) (clovisdiazf@gmail.com).
Para ver la página de origen haga click aquí

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Blog