En 2014 el déficit fue de 3,4%, tras ocho años de superávit

Back to Blog

En 2014 el déficit fue de 3,4%, tras ocho años de superávit

Página Siete – Marco Belmonte
Según el Ministerio de Economía, la brecha es “saludable”. Se gastó más en inversión, mejoró la ejecución de alcaldías y gobernaciones, se pagó por la estatización y otros.
Luego de ocho años de superávit, el Gobierno asegura que la gestión 2014 se cerró con un “saludable” déficit fiscal de 3,4%, debido a mayores gastos dirigidos a la inversión y pagos por las nacionalizaciones de empresas públicas.
“Este resultado fiscal se constituye en un déficit saludable dado que los mayores gastos se dirigieron a fortalecer al aparato productivo del país, a mayores inversiones, a ayuda a los bolivianos por efectos de los desastres naturales y a mejorar la calidad de vida de la población”, justifica  el Ministerio de Economía en la Memoria de la Economía Boliviana 2014.
El Producto Interno Bruto (PIB) nominal creció  en 2014 a 32.770 millones de dólares.
Esto significa que si el déficit fue de 3,4%, el saldo o diferencia entre ingresos y gastos fue de 1.114 millones de dólares.
El año pasado, por primera vez desde 2006,  las finanzas públicas  registraron un saldo negativo, pues  en los últimos años se había logrado un superávit fiscal. Este resultado se dio pese a que en 2014 se lograron  mayores recaudaciones fiscales:  64.452 millones de bolivianos, 13% superiores a las obtenidas  en 2013.
Según el Ministerio de Economía, la brecha negativa se registró porque las gobernaciones y alcaldías ejecutaron mayores gastos e inversión para la construcción y entrega de obras por las campañas políticas en miras a las elecciones subnacionales.
También por la mayor inversión de empresas públicas destinada a proyectos productivos  e   industrialización de recursos naturales. Incidieron otros gastos imprevistos como el Plan Patujú que obligaron a   desembolsar  1.181 millones de bolivianos  para atender las emergencias por desastres naturales.
Adicionalmente, se erogaron otros recursos para la organización de la cumbre de países del G-77+China y la ampliación del doble aguinaldo a personal eventual y a consultores.
Nacionalización
El Gobierno también justifica el déficit fiscal por los  pagos para la recuperación de empresas estratégicas para el Estado.
El año pasado se  tuvo que compensar  con 31,5 millones de dólares a Rurelec, para consolidar   la nacionalización de la Empresa Eléctrica Guaracachi.
También se suma la indemnización de 357 millones de dólares a   la empresa angloargentina Pan American Energy por la estatización de sus acciones en  YPFB-Chaco. El arreglo fue inferior en  23,9% a lo que   demandó  el consorcio extranjero en un arbitraje.
Se alcanzó un acuerdo por 36 millones de dólares con la Red Eléctrica Internacional como compensación por la nacionalización de su paquete accionario en la Transportadora de Electricidad (TDE) en 2012.
Más gastos
Armando Méndez, expresidente del Banco Central de Bolivia (BCB),   dijo que un déficit por principio no es bueno  y se origina por mayores gastos del Gobierno. “El déficit siempre por principio no es bueno, porque uno entra en déficit y salir es difícil porque la economía se acostumbra a gastar más y por encima de los ingresos.
Bolivia tuvo décadas de ese comportamiento”, remarcó.
El secretario de Hacienda de la Gobernación de Santa Cruz, José Luis Parada, opinó que en el mejor año de ingresos del país se registra un déficit de 3,4% . “Ahora que caen los ingresos, la brecha fiscal  puede llegar a 5%, con el actual nivel de gasto”, advirtió.
La ejecución presupuestaria del gasto fue de 89,9%
La ejecución presupuestaria del gasto en 2014 fue de 89,9%,  superior en 3,9 puntos porcentuales al comportamiento registrado un año antes, según revela la Memoria de la Economía Boliviana 2014.
El Presupuesto General del Estado (PGE) para  2014  proyectó un  presupuesto consolidado de 195.410 millones de bolivianos.
Los gastos en bienes y servicios ascendieron a 61.948 millones de bolivianos y registraron un crecimiento de 18,9% en relación con el anterior año, debido en gran parte a las operaciones de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) y al crecimiento de los volúmenes de producción y comercialización de combustibles.
Los egresos destinados a sueldos y salarios se ejecutaron en 92,8% y  aumentaron  en 17,8% como resultado de los incrementos salariales a los sectores de magisterio, salud, educación, Fuerzas Armadas, Policía, servidores públicos, creación de ítems y el pago de aguinaldos a empleados eventuales y consultores.
El gasto de capital alcanzó a 36.470 millones de bolivianos, el 93,9% se dirigió a la formación bruta de capital (inversión). El gasto en el sector social llegó a 52.327 millones de bolivianos.
Para ver la página de origen haga click aquí

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Blog