El dragón chino avanza y se adueña del mercado nacional

El Deber – Hilton Heredia García
China vende 3.737 ítems a Bolivia. El país apenas exporta a la segunda economía mundial 36 productos. El gran bazar que abastece al mundo se afianza. Los privados piden más equilibrio.
China se expande y se consolida como el proveedor más importante de Bolivia. El dragón asiático logró desplazar por segundo año consecutivo a Brasil del primer lugar, pues hasta agosto de este año colocó 3.737 ítems del universo arancelario por un valor de $us 107,2 millones, mientras que Bolivia apenas le ha exportado 36.
Pese a que los datos empiezan a indicar que el patrón de crecimiento económico de China está cambiando y sufre una desaceleración, lo más sorprendente en nuestro país es que el dragón avanza y se adueña del mercado nacional. China, después de todo, es la segunda mayor economía del mundo.
La importación de teléfonos celulares, motocicletas, neumáticos, partes y accesorios de máquinas, computadoras y vehículos se ha masificado. Lo cierto es que el gran bazar que abastece al mundo se afianza en el territorio nacional. Así lo revelan datos del Instituto Nacional de Estadística y del Instituto Boliviano de Comercio Exterior.
Ni los altos aranceles establecidos para la importación de mercancías al país frenaron la masiva internación de productos chinos. ¿La razón? Los productos chinos tienen bajos precios y eso gusta a la gente, según se lo pudo constatar en el mercado local.
Y es que si usted va a un shopping del centro, se desplaza por cualquier mercado, ferias o incluso va a tiendas de ‘marcas’ y luego llega hasta una concesionaria automotriz, en todos ellos encuentra artículos chinos. Desde una aguja, hilos, zapatos, camisas, prendas íntimas, electrodomésticos, celulares, computadoras, autos, camiones y buses han invadido el comercio. Es más, hasta en la mejor vitrina comercial, la Expocruz, brillaron los vehículos chinos.
Privados piden equilibrio

El presidente de la Federación de Empresarios Privados de Santa Cruz (Fepsc), Luis Barbery, pronosticó que las actividades comerciales de fin año, con certeza, incrementarán la importación de efectos personales “así que veremos números mayores en productos chinos”.
En su criterio, el desafío es lograr que la relación comercial con China, la segunda economía del mundo, sea lo más equilibrada posible, es decir que también Bolivia logre colocar productos con valor agregado en ese mercado.
Agregó que en el mercado boliviano, al igual que otros mercados, la presencia de productos chinos es cada vez más vigorosa, además también se perciben inversiones de ese país que podrían alcanzar los 3.000 millones de dólares.
“No cabe duda que China cuenta con una industria capaz de competir en precios con cualquier otro país, además ha devaluado el yuan para mejorar su competitividad y seguir creciendo en el acceso a nuevos mercados, sobre todo en países en desarrollo ya que están fuertemente limitados en los mercados de Estados Unidos y de Europa”, aseveró Barbery.
El Centro Boliviano de Economía (Cebec) de la Cámara de Industria, Comercio, Servicios y Turismo de Santa Cruz (Cainco), informó de que hasta la primera mitad del 2015 China continúa siendo el primer proveedor de Bolivia, representando cerca del 17,7% de las importaciones bolivianas después de Brasil, que tiene el 16,9%.
Argumenta que el origen del crecimiento de las importaciones tiene dos vertientes. La primera es la expansión que definió China de su comercio a nivel mundial. Durante décadas trabajó para ser el gran proveedor de productos del mundo. En ese sentido, desarrolló una agresiva campaña invitando a su país para que vean la calidad de su producción. La otra vertiente fueron las facilidades que se establecieron para llegar a Bolivia y adquirir los precios más bajos del mercado.
En cuanto a la composición de las importaciones de origen chino, el Cebec indica que al margen de la gran diversidad de productos que se importan, los de mayor valor son los catalogados como industrias básicas de hierro y acero, y vehículos.
Destacan las políticas

Ernesto Farell, representante de la empresa Fabros Motors SRL, asegura que una de las principales causas para que la comercialización de vehículos 0 km de industria china haya crecido en Bolivia radica en la política gubernamental, de impulsar a través del Ministerio de Hacienda y la Aduana la no internación de vehículos usados; el servicio posventa de las marcas chinas y la garantía de los vehículos; el diseño, calidad, confort y costo de los vehículos chinos y la accesibilidad al crédito.
Relación Bolivia y China
El viernes, el vicepresidente del Estado Plurinacional de Bolivia, Álvaro García Linera, sostuvo reuniones bilaterales, en el Palacio del Pueblo, inicialmente, con el vice primer ministro de China, Zhang Gaoli, y, posteriormente, con su par, Li Yuanchao.
En la oportunidad, intercambiaron ideas y proyectos respecto a la situación económica y financiera de Bolivia y China, para lo que se definió realizar seguimiento a la comisión mixta de comercio, conformada por miembros de ambos países, los cuales, próximamente, se reunirán en territorio boliviano.
Para ver la página de origen haga click aquí

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Number One Number Two Number Three

Pie de pagina Achumani, Calle 11, Nº 100
entre Av. García Lanza y Av. Alexander
T: 591 2 2799848 | 591 2 2794740
La Paz • Bolivia
Suscríbete Y sé parte de nuestra
comunidad de investigadores
markunread_mailbox SUSCRIBIRSE
Suscripcion REGRESAR Suscríbete a nuestros boletines electrónicos