El 69% de la deuda externa tiene ahora tasas altas y plazos cortos

Página Siete – Marco Belmonte
Bolivia dejó de ser un país de ingresos bajos y por eso el acceso a préstamos con tasas bajas es más limitado; el financiamiento ahora es más costoso.
El país recibe cada vez menos préstamos baratos. El 69,4% de la deuda externa del país está contratada en términos no concesionales, con intereses más altos, y sólo el 30,6% se encuentra bajo términos concesionales, según datos del Banco Central de Bolivia (BCB) a 2014.
Al 31 de diciembre del año pasado, el saldo de las obligaciones se incrementó en 9% con respecto a 2013 y ascendió a 5.736,2 millones de dólares.
De ese monto, 3.979,5 millones de dólares son préstamos no concesionales y 1.756,7 millones de dólares, concesionales.
Según el informe, Bolivia ha dejado de ser un país de ingresos bajos y pasó a la categoría de países de ingresos medios.
Por este motivo, el acceso a los préstamos concesionales de organismos internacionales con tasas de interés bajas es cada vez más limitado, precisa el BCB.
Para el Comité de Asistencia para el Desarrollo (CAD) de la OCDE, un crédito concesional es aquel financiamiento otorgado en condiciones mucho más generosas que las de las condiciones en el mercado.
En el pasado, la estructura de la deuda del país estaba compuesta mayoritariamente por este tipo de préstamos que eran otorgados a 40 años de plazo, con períodos de gracia y con tasas de interés que no superaban el 2% .
Gracias al crecimiento económico de los últimos años, el PIB per cápita del país se elevó de 1.182 dólares en 2006 a 3.033 dólares en 2014, según datos del informe presidencial del 21 de enero de este año. La pobreza extrema se redujo de 37,7% en 2006 a 18,8% hasta fines de 2013.
Para Armando Méndez, economista y expresidente del Banco Central de Bolivia (BCB), el hecho de que Bolivia pasara de ser un país de ingresos bajos a otro de ingresos medios implica que en adelante todos los créditos internacionales a los cuales accederá tendrán tasas más altas y plazos más cortos.
El economista Armando Álvarez opinó que la sostenibilidad de la deuda externa del país dependerá de los niveles de crecimiento de la economía.
«El nivel de endeudamiento del país es bastante razonable en relación con el PIB e indudablemente debería mantenerse en esos niveles para que sea sostenible el pago de la deuda”, afirmó.
Ejecución
En 2014, los desembolsos llegaron a 758,7 millones de dólares, de los cuales el 86,8% proviene de organismos multilaterales de crédito.
En relación con 2013, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) incrementó los desembolsos de 267,6 millones a 304,8 millones de dólares, la CAF de 240,6 millones a 276,4 millones de dólares y Fonplata recobró importancia al elevar el flujo de 2,2 millones a 28,6 millones de dólares.
Se contrataron nuevos préstamos por 976,1 millones de dólares. Los importes más significativos se destinaron al Proyecto de Rehabilitación y Reconstrucción de la Carretera F-07 Tramo Epizana-Comarapa, a la construcción del Puente El Torno-Espejos (132,2 millones de dólares) y al Programa de Reforma de Políticas del Sector Transporte en Bolivia (106,0 millones de dólares).
El rostro de la deuda
Sostenibilidad El BCB asegura que la relación (ratio) del saldo de la deuda con respecto al PIB llega a 16,6%, cuando su límite referencial es 50% y la del servicio de la deuda con respecto a las exportaciones es de 2,7%, cuando se tiene un límite referencial de 20%, lo cual denota un endeudamiento público sostenible con indicadores situados muy por debajo de los límites establecidos en los estándares internacionales.
Acreedores
La CAF es el principal acreedor del país, con el 31% de la deuda total, seguida por el BID con 25% y el Banco Mundial con el 9%. Los bilaterales representan el 15%, y los acreedores privados el 17%, quienes compraron los Bonos Soberanos.
Para ver la página de origen haga click aquí

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *