Doble aguinaldo inyectará más de Bs 4.000 millones

El Deber – Fernando Rojas Moreno

Analistas advierten de que la medida pone en riesgo el equilibrio financiero de las empresas públicas y privadas y que generará presiones inflacionarias. Industriales prevén desembolsar $us 252 millones
De acuerdo con cálculos y proyecciones del Centro Boliviano de Economía de Cainco (Cebec) y expertos en finanzas, el segundo aguinaldo aprobado en el marco del Decreto Supremo 1802 inyectará más de Bs 4.000 millones a la economía.
Según el reporte del Banco Central de Bolivia, hasta el 7 de noviembre, se registra que el dinero en circulación en la economía es de Bs 37.116 millones.
Para el Cebec, tomando en cuenta el incremento salarial en un 10% en la presente gestión, implicará en términos generales el destino de Bs 4.150 millones para el pago de la bonificación extra en noviembre y diciembre. Del total, Bs 2.000 corresponden al sector público, Bs 1.600 al privado formal y Bs 550 al privado informal. En 2013 se erogaron Bs 3.200 millones para el doble aguinaldo y se estima que los beneficiarios rondaron los 190.000 trabajadores, un 5% de la población sin cobertura de seguro médico o informal.
Para el economista y director de Tesoro de la Gobernación de Santa Cruz, Carlos Schlink, el efecto de percibir un doble aguinaldo, no programado, sobre el consumo, la inflación y el empleo, puede ser peligroso para la economía nacional, además que va en contra de las medidas de políticas monetarias ya que lleva consigo la inyección de Bs 5.000 millones adicionales.
Schlink explicó que, con datos del Presupuesto General del Estado 2014, la planilla mensual del aparato gubernamental es de Bs 2.000 millones para más de 400.000 funcionarios, y en el sector privado, Bs 3.000 millones para 1.600.000, de acuerdo con el INE y la encuesta de hogares.
A su juicio, la gran inyección de recursos en la economía provoca presiones inflacionarias, incremento en la demanda de bienes y servicios, y como la normativa es muy rígida para despedir a los empleados, en los próximos meses se irán reduciendo las fuentes de empleos provocando un incremento en la tasa de desempleo del país.
Desde la perspectiva del vicepresidente del Colegio de Economistas de Santa Cruz, José Alberti, en noviembre y diciembre se suministrarán alrededor de $us 600 millones a la economía, por el pago del doble aguinaldo.
Expuso que la medida pone en riesgo el equilibrio financiero de las empresas públicas y privadas, y con ello a la producción. Igualmente puede generar presiones sobre los precios, porque la inflación a 12 meses registrada hasta octubre fue 3,64% y la acumulada 3,59%.
A decir de Alberti, se debió tomar en cuenta las diferencias de tamaño y el desempeño económico de los sectores antes de lanzar medidas que promueven la informalidad, la rigidez y disminuyen la competitividad.
Para el Centro de Estudios para el Desarrollo Laboral y Agrario (Cedla), el investigador Bruno Rojas, la disposición de mayor circulante en la economía por el pago del doble aguinaldo generará un proceso inflacionario por el impacto en el alza de precio de los alimentos básicos de la canasta familiar.
Industriales en aprietos
A tiempo de lamentar una respuesta negativa del Gobierno de ampliar el plazo para pagar el segundo aguinaldo, el titular de la Cámara Nacional de Industrias (CNI), Mario Yaffar, indicó que la medida lastimó la capacidad financiera y de reinversión de utilidades e impactó en la caída de ganancias de las empresas porque el bono no fue transferido a los precios de los bienes. Dijo que la medida afecta un 20% de la actividad productiva del sector formal.
Según cálculos de la CNI, el sector manufacturero formal desembolsará unos $us 252 millones para pagar la bonificación extra que beneficiará a 611.000 personas que dependen de la actividad.
Para ver la página de origen haga click aquí

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *