Página Siete • García Linera, agroindustria y tierras • 12/10/14

¿De dónde saldrá tan importante cantidad de tierras para ampliar la frontera agrícola que propone el Vicepresidente a Santa Cruz?

Enrique Ormachea

investigador del Centro de Estudios para el Desarrollo Laboral y Agrario (CEDLA)

“De aquí salen los 17 millones de hectáreas que el Vicepresidente perfila consolidar –vía proceso de saneamiento- como derecho propietario empresarial”.

García Linera venía sosteniendo que el gobierno del MAS había reducido significativamente  la tierra que las medianas y grandes empresas agropecuarias habían concentrado en el pasado.  Sin embargo,  su reciente oferta de consolidar el derecho propietario  de alrededor  de 17 millones de hectáreas  en favor de  éstas,  ha terminado desmintiendo sus iniciales  afirmaciones.

Para el Vicepresidente  uno de los aportes del gobierno del MAS a la consolidación del “modelo cruceño de desarrollo”  habría  sido  “la democratización de la riqueza (…) comenzando por la tierra” ya que hace 10 años  “entre Santa Cruz y Beni el sector empresarial grande concentraba  39 millones de hectáreas  mientras que el sector campesino poseía solamente  nueve millones de hectáreas” , situación que habría cambiado pues  “hoy el sector productivo cruceño empresarial tiene cuatro millones de hectáreas y el sector productivo campesino pequeño, mediano e indígena, a nivel de todo el país, suma 30 millones de hectáreas”.

Como es sabido, la denominada “Agenda Patriótica 2025”  propuesta por el gobierno del MAS,  plantea incrementar la actual superficie cultivada del país de 3,6 millones de hectáreas  a 13 millones de hectáreas, para pasar de una producción agrícola actual de 15 millones de toneladas métricas   a 45 millones de toneladas métricas,  orientada  fundamentalmente a la exportación.

En esta perspectiva, y en ocasión de la reciente efeméride  del departamento de Santa Cruz,  García Linera le propuso al sector  empresarial agropecuario cruceño  llegar a exportar 6.000   millones de dólares en los próximos años, para lo cual  “perfiló la consolidación del derecho propietario de 17 millones de hectáreas”, ofreciendo  para ello “tomar (las) decisiones que sean necesarias en temas financieros, legales, de seguridad jurídica y de transporte”.

Pero, ¿de dónde saldrá tan importante cantidad de tierras  para ampliar la frontera agrícola si, como  les señalaba  García Linera a los campesinos hace  un año,  “los empresarios ya no son los que tienen muchas tierras, (pues) el presidente Evo ha ido recortando y recortando (…)” 5?

En realidad saldrá de las tierras que nunca dejaron de pertenecerles; es decir, de aquellas que García Linera se olvidó premeditadamente de contabilizarlas durante un buen tiempo y que hoy, como por arte de magia y al calor de la coyuntura electoral, las hace aparecer en la geografía regional gracias a la oferta gubernamental orientada a consolidar el derecho propietario empresarial.

Como es sabido,  la Ley INRA de 1996 estableció la aplicación de un proceso de saneamiento de la tierra  sobre una superficie de 106,7 millones de hectáreas que aún no ha concluido, con el objetivo de realizar una nueva titulación que diera seguridad jurídica a sus propietarios y que permitiera contar con un catastro que facilitara un funcionamiento “transparente” del mercado de tierras.

Entre 1953 y 1993,  las medianas y grandes empresas lograron titular efectivamente 39,2 millones de hectáreas sobre un total de 56,4 millones de hectáreas tituladas en este periodo.  Posteriormente, y como resultado  del proceso de saneamiento que se inició en 1996, hasta fines de 2013 se había titulado a medianas y grandes empresas 4,9 millones de hectáreas, de las cuales  3,7 millones  fueron tituladas durante el gobierno del MAS.

Sin embargo,   García Linera  -quien  con esta información parcial se ufanaba  en señalar que  el sector agroempresarial  había sido seriamente afectado por su gobierno  pues  ahora detentaría una parte absolutamente minoritaria de las tierras del país-  acaba de reconocer que  aún no ha concluido el proceso de saneamiento6. En efecto, según el Ministerio de Desarrollo Rural y Tierras, hasta fines de 2013, se habían saneado y titulado  68,5 millones de hectáreas, por lo que  aún  restan ser saneadas  alrededor de 38,2 millones de hectáreas7.

Pero sobre todo el Vicepresidente  evita  señalar que de esta cantidad de tierras por sanear,  alrededor de 33 millones de hectáreas  corresponden a  medianas y grandes propiedades  de Santa Cruz y el Beni, tierras que,  hasta que el proceso de saneamiento no  dictamine  lo contrario,   todavía les pertenecen.  De aquí salen los 17 millones de hectáreas que el Vicepresidente perfila consolidar –vía proceso de saneamiento- como derecho propietario empresarial.

Pero como  ya lo hemos  demostrado  oportunamente a partir de las propias cifras gubernamentales8,  de los  53,5 millones de hectáreas saneadas entre 1996 y 2012, las tierras  expropiadas  a medianas y grandes empresas agropecuarias por concepto de incumplimiento parcial o total de la función económica y social abarcaron solamente 948 mil hectáreas, por lo que  de persistir esta tendencia como consecuencia del proceso de saneamiento en curso, este tipo de empresas  no terminarán consolidando  como sostiene García Linera  “unos 15 millones de hectáreas” en propiedad, sino entre 35 y 36 millones de hectáreas al amparo del socialismo comunitario.

Para ver la página de origen haga click aquí

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Number One Number Two Number Three

Pie de pagina Achumani, Calle 11, Nº 100
entre Av. García Lanza y Av. Alexander
T: 591 2 2799848 | 591 2 2794740
La Paz • Bolivia
Suscríbete Y sé parte de nuestra
comunidad de investigadores
markunread_mailbox SUSCRIBIRSE
Suscripcion REGRESAR Suscríbete a nuestros boletines electrónicos