El Diario • Saneamiento de tierras benefició a agroempresas

El saneamiento de tierras, publicitado por el partido gobernante en tres gestiones consecutivas desde 2006, no afectó a los grandes terratenientes y agroempresarios, que más bien consolidaron sus posesiones en los suelos más aptos para el desarrollo de la agricultura y la ganadería, ubicados mayoritariamente en tierras bajas o llanos orientales.

Las conclusiones corresponden al reciente estudio Tierras y producción agrícola: a 13 años de la “revolución agraria” del MAS, del investigador del Centro de Estudios para el Desarrollo Laboral y Agrario (Cedla), Enrique Ormachea, que analiza, entre otros temas, la calidad de las tierras tituladas en los últimos tres quinquenios.

Según el estudio, los terrenos distribuidos a campesinos e indígenas en las tierras bajas son marginales o no son adecuados para la producción agropecuaria y tienen más bien vocación forestal, mientras que los predios en manos de campesinos e indígenas de altiplano y valles, sufren degradación y están mayoritariamente parcelados como consecuencia del minifundio.

“La estructura de tenencia de tierras en el territorio boliviano, expresado como prioridad nacional, demuestra que con la implementación de las políticas de Reconducción Comunitaria de la Reforma Agraria, asumidas por el presidente Evo Morales, durante los años 2006 al 2018, logró registrar un total de 1.029.042 títulos ejecutoriales, lo cual representa una superficie de 75.545.107 hectáreas saneadas, beneficiando a 2.142.478 habitantes, lo que significa cuarenta veces más que en el periodo anterior”, se indicó en el informe Sembrando Bolivia del Ministerio de Desarrollo Rural y Tierras. Estos datos están consignados en la edición del documento conmemorativo al 193 aniversario patrio.

BURGUESÍA AGRARIA

Los intereses de la burguesía agraria y de los terratenientes que obtienen renta capitalista de la tierra nunca fueron amenazados por el gobierno del Movimiento al Socialismo, sostiene el especialista de la entidad privada.

“De manera paulatina, las demandas de los poderosos gremios agroindustriales fueron transformándose en una serie de normas legales que consolidaron el poder real que estas clases sociales ya tenían al final del período neoliberal, pues concentran las mejores tierras para la producción agrícola y ganadera y producen la mayor parte de la producción agropecuaria del país”, añade.

Según el investigador, los grandes perdedores son, “ni duda cabe, la gran masa de campesinos pobres que, en el ámbito de las organizaciones campesinas controladas por los campesinos ricos, no encuentran canales para manifestar sus demandas y necesidades”.

DATOS

Investigación del Cedla comprende la situación del saneamiento de tierras en Bolivia durante tres quinquenios.

2006 al 2018, logró registrar un total de 1.029.042 títulos ejecutoriales.

Ese número de títulos representa una superficie de 75.545.107 hectáreas saneadas.

2.142.478 habitantes fueron beneficiandos, lo que significa cuarenta veces más que en el período anterior.

Estos datos están consignados en la edición de Sembrando Bolivia, informe de junio 2018, Ministerio de Desarrollo Rural y Tierras, 193 Aniversario patrio.

VER MÁS: http://www.eldiario.net/noticias/2019/2019_01/nt190124/economia.php?n=14&-saneamiento-de-tierras-beneficio-a-agroempresas