Back to Blog

El País • El riego y la productividad agropecuaria

OPINION
*Elizabeth Vargas

El gobierno boliviano ofreció la suma de 300 mil dólares a 328 de los 337 municipios del país en el marco del programa “Más inversión para el agua. Mi agua”, para impulsar proyectos de captación de agua para el consumo humano y riego, a ser financiados con fondos externos (CAF). El riego es importante para mejorar la producción y productividad agropecuaria, aspecto que tiene directa incidencia en la seguridad alimentaria en nuestro país. La mejora de la producción y productividad agropecuaria adquiere mayor relevancia en este contexto de subida de precios de los alimentos de la canasta familiar, que ha repercutido en los actuales conflictos sociales – como el rechazo de la COB al incremento del 10% por considerarlo insuficiente–.
En este sentido, para avanzar en la producción y productividad agropecuaria, los proyectos de riego y micro-riego a elaborarse e implementarse deben considerar tres aspectos importantes: 1) las bases productivas agropecuarias 2) la integralidad de los proyectos de riego y 3) Las experiencias en riego ya existentes. Sobre las bases productivas, no debe olvidarse que el riego es sólo una de las vías necesarias para la mejora de producción y productividad agropecuaria; es importante que también se ponga atención a las otras bases productivas -que aparte del agua son: suelo, semillas y bosque-, si lo que se busca es favorecer al productor campesino indígena, cuya contribución al valor total de la producción agropecuaria alcanza al 39,7% según recientes datos del CEDLA. La integralidad de los proyectos de riego, implica que no sólo se impulse la construcción de infraestructura sino la gestión del riego con enfoque de cuenca, el manejo adecuado del agua y los recursos naturales, garantizando la sostenibilidad de los proyectos implementados.
Sobre las experiencias ya existentes; en los valles, altiplano y chaco de nuestro país existe amplia experiencia en riego. Hasta el año 2000, a nivel nacional, habían 4.724 sistemas de riego y microriego regando un área de 226.564 Has. Existen muchos aprendizajes que deben ser rescatados, para ello se debe promover el debate sobre estos temas a nivel local, municipal y departamental, que orienten la implementación de nuevos proyectos, para así lograr mayores éxitos, menos “elefantes blancos” y una mayor eficiencia en el uso del agua que hoy por hoy, es un recurso escaso.
*Directora CIPCA Cochabamba.
Integrante del EPRI.CCI
epri.cci@gmail.comEsta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla / www.uramanta.org

http://www.elpaisonline.com/noticias/index.php?option=com_content&view=article&id=25593:el-riego-y-la-productividad-agropecuaria&catid=6:opinion&Itemid=7

El riego y la productividad agropecuaria

Usar puntuación: / 0
MaloBueno 
OPINION
*Elizabeth Vargas

El gobierno boliviano ofreció la suma de 300 mil dólares a 328 de los 337 municipios del país en el marco del programa “Más inversión para el agua. Mi agua”, para impulsar proyectos de captación de agua para el consumo humano y riego,  a  ser financiados con fondos externos (CAF). El riego es importante para mejorar la producción y productividad agropecuaria, aspecto que tiene directa incidencia en la seguridad alimentaria en nuestro país. La mejora de la producción y productividad agropecuaria adquiere mayor relevancia en este contexto de subida de precios de los alimentos de la canasta familiar, que ha repercutido en los actuales conflictos sociales – como el rechazo de la COB al incremento del 10% por considerarlo insuficiente–.
En este sentido, para avanzar en la producción y productividad agropecuaria, los proyectos de riego y micro-riego a elaborarse e implementarse deben considerar tres aspectos importantes: 1) las bases productivas agropecuarias 2) la integralidad de los proyectos de riego y 3) Las experiencias en riego ya existentes. Sobre las bases productivas, no debe olvidarse que el riego es sólo una de las vías necesarias para la mejora de producción y productividad agropecuaria; es importante que también se ponga atención a las otras bases productivas -que aparte del agua son: suelo, semillas y bosque-, si lo que se busca es favorecer al productor campesino indígena, cuya contribución al valor total de la producción agropecuaria alcanza al 39,7% según recientes datos del  CEDLA. La integralidad de los proyectos de riego, implica que no sólo se impulse la construcción de infraestructura sino la gestión del riego con enfoque de cuenca, el manejo adecuado del agua y los recursos naturales, garantizando la sostenibilidad de los proyectos implementados.
Sobre las experiencias ya existentes; en los valles, altiplano y chaco de nuestro país existe amplia experiencia en riego. Hasta el año 2000, a nivel nacional, habían 4.724 sistemas de riego y microriego regando un área de 226.564 Has. Existen muchos aprendizajes que deben ser rescatados, para ello se debe promover el debate sobre estos temas a nivel local, municipal y departamental, que orienten la implementación de nuevos proyectos, para así lograr mayores éxitos, menos “elefantes blancos” y una mayor eficiencia en el uso del agua que hoy por hoy, es un recurso escaso.
*Directora CIPCA Cochabamba.
Integrante del EPRI.CCI
epri.cci@gmail.comEsta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla / www.uramanta.org

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Blog

Achumani, Calle 11, Nº 100
entre Av. García Lanza y Av. Alexander
T: 591 2 2799848 | 591 2 2794740
La Paz • Bolivia

Suscríbete

Y sé parte de nuestra
comunidad de investigadores

    Correo electrónico