Página Siete • Desde 2019, producción de gas es incierta, según Fitch Ratings • 16/07/2016

Back to Blog

Página Siete • Desde 2019, producción de gas es incierta, según Fitch Ratings • 16/07/2016

La calificadora de riesgo sugiere que la producción de gas debería permanecer estable en próximos años con la explotación de campos como Incahuasi.
La calificadora de riesgo Fitch Ratings advirtió en un reciente informe que la producción de gas natural en Bolivia, luego de 2019, es incierta debido a la ausencia de grandes descubrimientos.
“La perspectiva más allá de 2019 es menos clara en la ausencia de grandes nuevos descubrimientos. Para estimular la exploración y producción, las autoridades aprobaron una ley de hidrocarburos con incentivos a finales de 2015 y han esbozado un plan de grandes inversiones arriba de 7.300 millones de dólares para 2016-2020 (21% del PIB)”, subraya el documento emitido el miércoles en Nueva York.
Sugiere que la producción de gas debería permanecer estable en los próximos años con la explotación de campos como Incahuasi, ubicado entre Santa Cruz y Chuquisaca, cumpliendo la demanda de exportación de los mercados de Brasil y Argentina.
No obstante, señala, también se evidenciaron algunos cortes de suministro del combustible boliviano al mercado brasileño durante este año, debido a que el contrato de compra-venta entre YPFB y Petrobras establece un envío hasta 2019 de 30,08 millones de metros cúbicos día (MMmcd).
Desde mayo pasado hasta lo que va de este mes, el transporte fue variable de entre 24,1 y 31,5 MMmcd de gas, reporta la página web de YPFB Transporte.
En junio pasado, el presidente de YPFB, Guillermo Achá, afirmó al respecto que Bolivia cumple con las nominaciones que realizan los mercados y que se envía el total que estipula el acuerdo para cada mes.
Aunque, Fitch supone que Bolivia será capaz de mantener la producción de gas natural alrededor de los niveles actuales y cumplir con los requisitos de los contratos del mercado local y la exportación con Argentina y Brasil entre el periodo 2016 y 2018.
Además, la calificadora estima que durante este año el precio internacional del petróleo tendrá un promedio de 35 dólares el barril; 45 dólares en 2017, y 55 dólares en 2018.
Con esos parámetros, la pasada semana el presidente Evo Morales anticipó que este año el país obtendrá alrededor de 2.600 millones de dólares de renta petrolera. El monto es inferior en más de 1.000 millones de dólares con respecto a los ingresos obtenidos en 2015 que llegaron a 3.768 millones de dólares.
La perspectiva de Incahuasi
En un análisis que hizo en junio pasado la Confederación Nacional de la Industria (CNI) de Brasil y de la Asociación Brasileña de Grandes Consumidores de Energía (Abrace), se señala que el Gobierno de Bolivia apuesta al campo Incahuasi, que empezará a producir desde septiembre.
Hasta 2019, el campo producirá 6,5 MMmcd y desde esa fecha se adicionará la segunda fase con otros 6,5 MMmcd de producción, por lo que se calcula que desde 2020 la extracción alcanzará a 13 MMmcd.
“A partir de 2025, toda la producción del campo Incahuasi se reducirá a un ritmo del 10% anual”, señala el estudio de la industria brasileña (ver gráfica).
El estudio, publicado en la revista brasileña Valor Económico, aclara que la falta de información y estimaciones públicas de la curva de producción de gas natural en Bolivia obligaron a hacer algunas proyecciones sobre el futuro de la producción de las principales zonas productoras de Bolivia.
Al 31 de diciembre de 2013, una consultora certificó que el país tiene una reserva probada de 10,45 trillones de pies cúbicos (TCF) de gas natural. El 12 de julio, Achá aseguró que la riqueza subirá entre 20 y 22 TCF hasta 2020, a través de los diferentes contratos de exploración.
La declinación de los megacampos
Proyección La declinación de los tres megacampos de gas natural de Bolivia, Margarita-Huacaya, San Alberto y Sábalo, localizados en el Chaco, se acentuará entre 2022 y 2024, señala un análisis de las industrias brasileñas, realizado en junio pasado.
Caída En general, apunta que la declinación natural anual de San Alberto, Sábalo (San Antonio), Margarita-Huacaya y otros pequeños campos, en el próximo quinquenio, estará en el orden del 5%, en promedio. Luego de ese periodo tendrá una acelerada disminución a un ritmo del 10% al año.
Evaluación El documento anticipa que el suministro de Bolivia a Brasil puede disminuir sustancialmente entre 2022 y 2024, debido a que las reservas probadas no son suficientes para mantener los volúmenes actuales del contrato por un nuevo periodo de 20 años.
Alerta En ese contexto, alertan que Bolivia requiere de inversiones privadas para tareas de exploración, actividad que está paralizada en el país.
Certificación Además sugirieron al Ministerio de Minas y Energía de Brasil que realice un estudio sobre las condiciones reales de las reservas de gas natural de Bolivia.
Para ver la página de origen haga click aquí.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Blog