El Deber • El dragón chino acapara las importaciones en Bolivia • 04/12/2016

Las fiestas de fin de año dinamizan el comercio. La feria Barrio Lindo, los mercados La Ramada y Los Pozos están inundados de mercancía china. También hay de Brasil, Argentina y EEUU
La presencia china en Bolivia se consolida. Más allá de impulsar inversiones en el país, principalmente en materia de infraestructura y proyectos de minería e hidrocarburos, el dragón asiático fija sus ojos en la región como un mercado en expansión para sus manufacturas industriales, juguetería, zapatos, celulares, relojes, textiles, etc. No por nada es la segunda economía mundial y sabe aprovechar al máximo la venta de sus mercancías.
Según indicadores del Instituto Nacional de Estadística (INE) y del Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE) China lidera en las importaciones bolivianas con $us 1.337 millones (20%) hasta octubre. Le siguen Brasil con $us 1.214 millones (18%), Argentina con 691 millones (10%) y EEUU con 683 millones (10%).
Desde una aguja, hilos, zapatos, camisas, prendas íntimas para mujeres y hombres, juguetería, electrodomésticos, computadoras, celulares, llantas e incluso autos, vagonetas, camiones y maquinaria han invadido el comercio local durante estas fiestas de fin de año.
El shopping Bolívar, el Ventura Mall, la feria Barrio Lindo, los mercados La Ramada, Los Pozos, Siete Calles y algunas firmas automotrices, en todos ellos se impone la marca china. La producción brasileña, de Estados Unidos y de Argentina ha sido desplazada por el gigante asiático.
Un equipo periodístico recorrió el miércoles y jueves los comercios antes mencionados y constató la presencia de miles de artículos chinos, entre ellos celulares, juguetes, arbolitos, foquitos, petardos, adornos, zapatos deportivos, hilos, camisas, pantalones, etc.
Las bebidas como la sidra, vino, cervezas y algunas gaseosas, productos de panadería fina (panetones), galletas y productos alimenticios provienen principalmente de Brasil y Argentina.
Empresarios piden un giro
Más allá de las cifras, el presidente de la Confederación de Empresarios Privados de Bolivia (CEPB) Ronald Nostas está impresionado por la presencia masiva de productos importados, legal e ilegalmente.
Argumenta que lo sucedido tiene dos interpretaciones desde la perspectiva del sector privado: uno, la expansión del ingreso (con mayor equidad) y la repercusión de la mayor liquidez en el mercado interno.
Sostuvo que conceptualmente esta estrategia debió impactar en una subida sostenible en las ventas y con ello una señal para incrementar capacidad productiva local.
Sin embargo, se tradujo en mayores importaciones.
“Las brechas de tipo de cambio frente a los socios comerciales ayudaron a que los productos importados sean más competitivos. En suma, desde el sector productivo percibimos que la estrategia no logró el impacto deseado en la oferta y ligado a ello están otros factores que limitan la inversión nacional”, acotó Nostas.
Citó por ejemplo las políticas laborales endurecidas, la regulación fiscal y en general la mayor complejidad para llevar adelante empresas formales.
La preocupación del sector privado es notoria, pues el déficit comercial asciende a $us 782 millones. Para dar solución al asunto, la CEPB sugiere aplicar una estrategia de ‘aterrizaje suave’ que contemple medidas como un desincentivo a ciertas importaciones y un giro a la producción nacional.
Cese de fiscalizaciones
La Cámara Nacional de Industrias (CNI) y la Confederación Nacional de la Micro y Pequeña Empresa de Bolivia, enfatizan que la alta importación causó un déficit comercial y afectó a la producción nacional.
Los industriales sugieren al Gobierno consensuar con el sector productivo una política industrial con lineamientos, proyectos, planes y acciones concretas para fomentar e incentivar a la industria y generar mayor empleo sostenible.
También plantean que el Gobierno y todas sus instancias cesen de acosar a la industria con fiscalizaciones como el tributario, laboral, ambiental, de autoridad de empresas y normas técnicas que surgen cada vez más seguido, generando sobrecostos en la producción y restándole competitividad.
Aduana duplicará controles
La Aduana Nacional de Bolivia (ANB) indicó que el volumen de carga de importación declarada entre septiembre y octubre registró un incremento y aseguró que esa tendencia seguirá hasta fin de año.
El promedio normal en los primeros ocho meses del año es de 4.000 declaraciones d eimportación. Sin embargo, esta cifra puede aumentar en más del 30%, registrando hasta 6.500 hasta diciembre. La institución anuncia que duplicará el control en las fronteras
Para ver la página de origen haga clic aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Number One Number Two Number Three

Pie de pagina Achumani, Calle 11, Nº 100
entre Av. García Lanza y Av. Alexander
T: 591 2 2799848 | 591 2 2794740
La Paz • Bolivia
Suscríbete Y sé parte de nuestra
comunidad de investigadores
markunread_mailbox SUSCRIBIRSE
Suscripcion REGRESAR Suscríbete a nuestros boletines electrónicos