Back to Blog

El Deber: Expertos ven que el ritmo de inflación deja atrás a salarios

LA PLATA NO ALCANZA EN LOS MERCADOS

Bolivia se mantiene como uno de los países con los salarios mínimos y medios más bajos de la región desde hace dos décadas. Los incrementos no alcanzan para mejorar el poder adquisitivo

 

HILTON HEREDIA GARCÍA – hheredia@eldeber.com.bo

La inflación golpea los bolsillos de los consumidores. Andrés Rojas, albañil, vive en el Plan 3.000, tiene tres hijos en una escuela pública y una esposa que se dedica solo a las labores de casa. Cada jornada reza a Dios para que los precios de los principales productos de la canasta familiar no se incrementen. “Es que en este momento no hay plata que aguante y el Gobierno no puede hacer nada”, relata al ver a su señora y sus hijos desayunando una taza con café y un pan.

“Hace cuatro años la situación era mejor y me alcanzaba para comprar dos panes para cada uno, pero la vida es dura y ojalá vengan días mejores”, dice entre sollozos.

Los incrementos de precios asustan y preocupan a Rojas. El mayor gasto mensual es en el alquiler de vivienda (Bs 600), luego están las compras en el mercado (1.500), pasajes en microbús (600) servicios básicos (200) y otros gastos (Bs 100). 

Con su salario mensual de Bs 3.000 logra subsistir. Empero, se las bate día a día haciendo una administración al detalle del dinero.

Pese a ello, sueña con cambiar su estilo de vida aunque sabe que debe esforzarse el doble. Él ya hizo cuentas: considerando la cuota de vivienda, mejor alimentación y combustible para un vehículo, requiere al menos Bs 6.000.

Espera que una vez su hijo menor cumpla 10 años, su esposa pueda trabajar y ayudarlo con lo cual mejorarán sus ingresos y su calidad de vida.

Un equipo periodístico recorrió los populosos barrios del Plan 3.000, la Villa 1o. de Mayo y Pampa de lsla y se observó que la mayoría de la gente sufre por la inflación.

Todo depende del lugar donde vivan. Hay quienes no cenan, toman cafecito con pan o comen arroz. La idea es llenar el estómago con lo que haya. No importa si la calidad de los alimentos disminuye.

Por ejemplo Saturnina Bascopé, de la Villa 1o. de Mayo dice que en vez de comprar pollo o carne de primera ya optó por panza, corazón, lengua, hígado o carne de segunda o «picada». “La carne de primera la dejo para los domingos”, dice.

Así como ella, los vecinos y los trabajadores del país comienzan a preocuparse y anticipan una guerra al Gobierno por un mayor aumento salarial.

La inflación es el tema central. Las cifras estimadas por el Gobierno se caen. Hasta mediados de año se estimaba que se cerraría con 4,6%, pero ahora el ministro de Economía, Luis Arce, proyectó un 8%.

Según un grupo de economistas consultados, solo para alimentación, con un desayuno, almuerzo y cena, ricos en proteínas, minerales y vitaminas, para cinco personas, se estima un mínimo de Bs 3.500 mensuales, sin contar «lujos» como tomar soda, comer exquisiteces o postres y peor aún divertirse y comprar ropa.

El Cedla ve más líos

Silvia Escóbar, investigadora del Centro de Estudios para el Desarrollo Laboral y Agrario (Cedla) afirma que en 2013, Bolivia se mantiene como uno de los países con los salarios mínimos y medios más bajos de la región, situación que se viene arrastrando desde hace dos décadas. En la mayor parte de los sectores económicos los salarios se alejan cada vez más del costo de vida, mostrando que los incrementos anuales que fija el Gobierno son insuficientes para mejorar su poder adquisitivo.

Al mes de septiembre de 2013, el salario mínimo nacional (Bs 1.200) solo alcanzaba para cubrir el 56% del costo de los alimentos básicos que debe consumir una familia tipo de cinco personas.

El bolsillo se achica

El economista Luis Barbery señala que la pérdida del poder adquisitivo tiene como principal efecto el deterioro de la calidad de vida del ciudadano, ya que cuando el bolsillo se achica el estómago queda grande.

Asegura que el nivel de inflación que se alcance afectará también al empresariado, ya que será la base de la negociación salarial del 2014.

Por su lado, la Confederación de Empresarios Privados de Bolivia (CEPB) adelantó que espera que el incremento para el 2014 resulte de una negociación tripartita entre Gobierno, empresarios y trabajadores. 

Wilboor Brun, economista del Centro de Estudios Públicos (Populi), sintetiza: “La inflación es un impuesto que lo pagan todos y en mayor medida los más pobres, pues ellos destinan la mayor parte de su ingreso al consumo”.

Con datos del INE, Brun muestra que la inflación acumulada durante estos últimos cinco años es de 28% (septiembre de 2008 a septiembre de 2013), es decir que Bs 100 de septiembre de 2008 equivalen a Bs 72 hoy, y Bs 28 equivalen al «impuesto inflación» de ese periodo de tiempo.

Por su lado, el expresidente del BCB Armando Méndez y el economista Gary Rodríguez, ven más problemas económicos, pues noviembre y diciembre son meses inflacionarios dado el aumento del circulante por el pago de aguinaldos, bonos, sueldos, y el alza de las remesas, el crédito y el consumo con lo que fácilmente la inflación puede superar el 8%.

Sergio Daga, ejecutivo del Centro Boliviano de Economía (Cebec), sostiene que una inflación elevada no es deseable, pues afecta en mayor medida a los más pobres, a los trabajadores informales, y entre los formales que reciben un salario, su impacto depende de las especificidades de cada sector.

Según la Fundación Jubileo, la inflación alimentaria puede llegar al 11%.

Las compras se disparan

A septiembre, el valor de las importaciones creció al doble de 2012, según datos del Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE).

El valor total fue de $us 6.594 millones, de los cuales 460 millones (14%) corresponden al rubro de alimentos

PUNTO DE VISTA

“La inflación pasará el 8%” 
Carlos Schlink – ECONOMISTA 

Solo en el tema de alimentos una familia requiere mínimamente Bs 2.355. Ningún ciudadano podría cubrir sus necesidades básicas en la actual situación del salario mínimo nacional de Bs 1.200.

Lo regular es Bs 7.555. El poder adquisitivo se ha deteriorado. Si tomamos en cuenta el nivel de inflación, contra el incremento salarial, este se ha deteriorado en un 40% con respecto el año 2006, es decir no compramos el 40% de lo que comprábamos el 2006. Hasta diciembre vamos a sobrepasar el 8% porque en el último trimestre se aceleran las inversiones privadas, públicas y extranjeras, se viene la fiesta de año año, mayores importaciones, pagos de aguinaldos, salarios, etc. Esto incrementa mínimamente la masa monetaria en Bs 8.000 millones, lo cual por cada Bs 2.500 millones se incrementa la inflación 1% en la economía

PUNTO DE VISTA

“Apostar por lo productivo” 
José Alberti – ECONOMISTA

El año anterior la inflación estaba controlada. Sin embargo, al mes de septiembre de 2013 la inflación interanual en alimentos llegó a 13,3% y la general a 7,1%. Esto indica un deterioro en el poder adquisitivo de la población dado que pierde su poder de compra, reduciendo de esta manera su nivel de vida. Dado el rito que presenta la variación del IPC,  se prevé que la tasa de inflación pueda llegar al 10%.

Hay que apostar por una agenda productiva de largo plazo. El rebrote inflacionario  se combate aumentado la producción de alimentos. En el país se observa un excesivo control sobre los mercados con prohibiciones, controles de precios entre otras rigideces. Esto solo deforma el sistema de precios, crea mercados negros, incentiva la informalidad y el contrabando. Argentina y Venezuela también padecen de este mal

EL ESTUDIO DEL CEDLA

LA EVOLUCIÓN DE LOS SALARIOS
Tanto en el sector público como el privado no fue mejor, puesto que la mayor parte de los empleados y obreros no vieron aumentar su capacidad de compra. Con poca diferencia desde el 2006, el 60% de los asalariados en las ciudades todavía gana un monto inferior al costo de la canasta normativa de alimentos, lo mismo pasa con el 70% de los trabajadores por cuenta propia.

SALARIO PROMEDIO DE bS 3.582
El salario promedio en el sector privado llega actualmente a Bs 3.582, equivalente al 1,7 de la canasta normativa alimentaria; si se recuerda que la participación de los alimentos en el costo de la canasta básica familiar es del 39,9%, se puede observar que gran parte de los trabajadores del sector privado tienen salarios por debajo del actual costo de vida.

LA POBREZA
Según el Cedla, la pobreza que se origina en los bajos salarios afecta al 36% de la población urbana, sobre todo a los hogares con un solo perceptor de ingresos. El ministro de Economía Luis Arce sostiene que Bolivia es el país con menos desempleo de Latinoamérica, con un índice de 3,2% de la Población Económicamente Activa (5 millones de habitantes).

 

 

 

cuadro1

 

 

 

 

http://eldeber.com.bo/expertos-ven-que-el-ritmo-de-inflacion-deja-atras-a-salarios-/131102203403

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Blog

Achumani, Calle 11, Nº 100
entre Av. García Lanza y Av. Alexander
T: 591 2 2799848 | 591 2 2794740
La Paz • Bolivia

Suscríbete

Y sé parte de nuestra
comunidad de investigadores

    Correo electrónico