Back to Blog

El Deber • Pobreza. INE y Udape hablan de una reducción

Los números del Instituto Nacional de Estadística (INE), de la Unidad de Análisis de Políticas Sociales y Económicas (Udape) y del Poder Ejecutivo reflejan una disminución de los niveles de la extrema pobreza en la población boliviana. El INE señala que hasta el 2007 (no tienen datos más actuales) la pobreza extrema (indigentes) afectaba a más de 3,7 millones de bolivianos, lo que representaba un 37,7% del total de la población, mientras que en el año 2000 el porcentaje era del 45,20%. Un informe de la Udape, de junio de 2009, indica que durante los últimos diez años, el porcentaje de personas en extrema pobreza disminuyó en 9,4% del 41,2% en 1996 al 31,8% en el 2008. La mayor reducción se registra entre 2007 y 2008 con un 6%. El documento señala que la reducción de la pobreza extrema ha sido más significativa en el área rural del país, pues baja de 75% (2000) a 49,2% el 2008 (26 puntos porcentuales), mientras que en las ciudades se reduce del 27,9% al 22,7%. Sin embargo, se remarca que a pesar de estas mejoras la proporción de personas que vive en pobreza extrema en el área rural es 1,17 veces mayor que en el área urbana. Cabe señalar que datos más recientes indican que Bolivia tiene una población de alrededor de 10 millones de habitantes. Al respecto, el Gobierno a través de su Programa de Erradicación de la Extrema Pobreza (PEEP), que depende del Ministerio de Planificación, informó de que ya está en marcha el programa piloto para reducir este problema social. Roxana Liendo, directora del PEEP, explicó que ya se coordinó con el Ministerio de Obras Públicas para la construcción de 1.200 viviendas en cinco municipios del norte de Potosí para las familias en extrema pobreza, en los cuales también se tiene prevista realizar la implementación de programas productivos, de alimentación complementaria y fortalecimiento de las organizaciones comunitarias. En esta primera etapa del PEEP está previsto cubrir 37 municipios, 12 de Potosí, 15 de Pando, uno de La Paz y uno de Santa Cruz donde 716.880 personas están en condición de pobreza extrema. Para llevar adelante este proyecto, el Banco Mundial (BM) aprobó, en 2008, un crédito concesional de $us 380 millones para la lucha contra la pobreza en Bolivia (recursos que podrá disponer en el 2010), con una tasa de interés del 0,75% y un periodo de gracia de 10 años y 41 años de plazo. Sobre la labor del Ejecutivo, el Colegio de Economistas de Bolivia, señaló que el desarrollo de estas actividades es lento, pues su implementación choca con la falta de recursos y con un diseño técnico de respuesta rápida. En este punto, la Fundación Jubileo y la Fundación contra el Hambre en Bolivia (FB/H), junto a la Pastoral Social Cáritas (Pasoc), realizan un trabajo social que apunta a reducir la pobreza extrema en las zonas rurales y urbanas del país. Sandra Méndez, directora de la Pasoc, remarcó que la pobreza debe ser encarada desde dos perspectivas. Desde el punto de vista coyuntural, con la aplicación de políticas públicas a favor de los sectores más vulnerables, y la asignación de mayores presupuestos para el área social, y desde una perspectiva estructural, con un modelo económico de equidad que asegure el empleo y en salario justo. A su vez, Marcelo Álvarez, de la FH/B, precisó que el trabajo de esta entidad se centra en buscar los espacios que el Estado deja sin trabajar y hacerse cargo para responder a las necesidades básicas de los sectores afectados y destacó que la FH/B apuesta a la solidaridad de las personas o empresas para que inviertan socialmente en una persona, comunidad o barrio que está en pobreza extrema. Algunas historias de superación En la lucha contra la pobreza extrema y el hambre hay algunas historias de superación que inspiran a las fundaciones y ONG a seguir trabajando en el país, a pesar de que los avances son lentos. En Cochabamba en la comunidad Vitipiña, Cirila Coria, hermana mayor de cinco hermanos, desde sus cinco años caminaba cinco kilómetros para ir a la escuela y otros cinco para volver a su hogar. Marcada por la creencia de su padre de que el estudio es sólo para los hombres, Cirila, a fuerza de caprichos, cambió su destino y con la ayuda de la Fundación contra el Hambre Bolivia (FH/B) logró terminar la secundaria, ingresar a la universidad y estudiar Trabajo Social. “Jamás pensé tener esta oportunidad, de crecer como persona y poder ayudar a mi comunidad”, indicó Cirila luego de terminar una reunión comercial en la última versión de la Rueda de Negocios realizada en Santa Cruz. Por su parte, Pasoc destaca su aporte en las Carpinterías de Migrantes (Santa Cruz), que con una sólida capacitación y escasa tecnología han logrado sobrepasar la capacidad de respuesta del mercado local y ya están exportando muebles a España; otro logro fuera de la capital cruceña son las Asociaciones Productoras de Anís y Frutilla de Comarapa y Saipina, que trabajan en la transformación de sus productos para que tengan valor agregado. Estos ejemplos, a decir de la Fundación Jubileo, son resultado de un trabajo que busca superar la burocracia y la corrupción. Cifras En millones de $us 11 Es el monto que el Gobierno alemán se comprometió, en octubre de 2008 a donar para la lucha contra la pobreza. En millones 3,4 Según el INE, ésta es la cantidad de personas que viven en el campo; de éstas, el 63,94% es considerada indigente. En porcentaje 65,3 De acuerdo con el Cedla, son los que ganan Bs 1.288 y sólo el 11% supera los Bs 2.576. El primero 15 Ésta es la cantidad de municipios pandinos que sufren por la extrema pobreza. Reacciones Fundación Jubileo Un trabajo lento “El ritmo de disminución de la pobreza es muy lento, después del estancamiento entre los años 2001 (63,1%), 2002 (63,3%) y 2003-2004 (63,1%); luego se nota una reducción de al menos tres puntos porcentuales en los siguientes tres años. Por su parte, la pobreza extrema o la indigencia no tuvo una reducción y se mantuvo en los dos últimos años, y se registró que más del 37% de la población subsiste con menos de un dólar por día”. PASOC Es un tema pendiente “La pobreza es un problema estructural irresuelto. En nuestra observación directa percibimos que la misma persiste en la mayoría que no encuentra fuentes de trabajo estables y con salarios acordes al costo de vida actual, actividades productivas o de servicios que no generan las utilidades o ingresos suficientes, la pérdida del valor de los salarios o los ingresos, lo que no les permite acceder a los servicios de salud y educación”. Cedla Continúa la desigualdad “Bolivia es uno de los países más desiguales de la región, donde el quintil (20%) más rico se apropia del 58,5% de la masa total de ingresos frente al 3,7% al que acceden los del otro extremo, situación relacionada con la mayor o menor calificación de los trabajadores y el sector donde se ocupan. A pesar de algunos avances, las mujeres en nuestro país siguen siendo relegadas y discriminadas en un mercado laboral que prefiere a los varones”. FH/B Con presencia en el área rural “En la actualidad FH/B llega a más de 250 comunidades en zonas rurales de extrema pobreza y de inseguridad alimentaria de Bolivia. Nuestro trabajo se desarrolla en la ciudades de Sucre, Cochabamba y El Alto. Cada persona que trabaja en esta fundación tiene formación en agricultura, salud pública, ingeniería y asistencia social, y hablan en los idiomas, quechua y aymara del lugar donde realizan su trabajo social y comunitario”. En detalle – Datos. ¿Pero qué se entiende por pobreza extrema? Para la Fundación Jubileo, las personas que viven en esta situación son aquéllas que tienen ingresos por debajo del alcance de una canasta básica de alimentos o que para su gastos diarios cuentan con menos de un dólar (Bs 7,07), mientras que la Universidad Católica de Bolivia destaca que el otro componente de la pobreza extrema es la imposibilidad de tener acceso a los distintos servicios como salud, educación y agua potable. – Jubileo. Tiene una cobertura en todo el país, trabaja con la Central Obrera Boliviana (COB), la Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia (Csutcb), la Confederación de Pueblos Indígenas de Bolivia (Cidob), y la Confederación Sindical de Mujeres Indígenas Bartolina Sisa. – Cobertura. Según la Pasoc, las personas que se ven beneficiadas, en Santa Cruz, por la ayuda social, técnica y educativa de este brazo operativo de la Iglesia católica, llegan anualmente a 50.000. – Plan. El PEEP tendrá una duración de 10 años, tiene previsto cubrir 329 municipios para beneficiar a cerca de 3,7 millones de personas que en la actualidad viven en la extrema pobreza y no tienen acceso a los servicios básicos (agua potable, salud y alcantarillado) y carecen de una alimentación adecuada. – Objetivos. El Plan Vida del que forma el PEEP tiene como metas específicas garantizar la producción de alimentos y promover el desarrollo económico-productivo para la generación de ingresos y trabajo de manera sostenible. – Problemas. El Gobierno detectó que las principales trabas estructurales que sufren los municipios más pobres del país se deben a los modelos de desarrollo que generan exclusión, desigualdad y pobreza. Que la relaciones de intercambio desigual campo-ciudad, periurbano-ciudad aumentan la brecha de marginalidad y que la inequidad en la distribución de la riqueza o ingresos provoca esta situación. La opinión “No tenemos información del tema” Gonzalo Chávez, de la UCB La pobreza en Bolivia está en el orden del 60%, mientras que la pobreza extrema está cerca del 38%. Definir qué se entiende por pobreza extrema implica tener en cuenta la parte económica y social de las personas. Los más tradicionales entienden que las personas son indigentes si viven con menos de un dólar al día. Sin embargo, ésa es una parte del problema, porque luego se debe tener en cuenta el tema de la cobertura en la educación, la salud y el acceso al agua potable. Lo que se vio en estos últimos años es que hay muchos discursos sobre el tema de la pobreza, pero pocos resultados. Cuando uno ve el tema de la pobreza por el lado de las necesidades básicas, cobertura en salud y en educación, se observa una leve mejoría, pero no de manera sustancial y esto se nota aún más cuando uno analiza la pobreza extrema desde el punto de vista de los ingresos, su distribución y la generación de empleos; ésta ha empeorado en los últimos 20 años. Con el nuevo Gobierno esta situación no ha cambiado de forma importante, pues en su agenda política, la nacionalización de algunas empresas, la elaboración de una nueva Constitución y las estrategias para las próximas elecciones presidenciales tienen mayor importancia y las destinadas a combatir este problema social están en segundo plano. Otro problema es la falta de información sobre la labor del Ejecutivo; se sabe que tiene distintos proyectos que buscan reducir la pobreza extrema, pero no se conoce de resultados concretos. Para esto haría falta la fiscalización de organismos internacionales que certifiquen los logros del Gobierno, a fin de que éste no se autoevalúe. Para mayor información haga clic aquí

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Blog

Achumani, Calle 11, Nº 100
entre Av. García Lanza y Av. Alexander
T: 591 2 2799848 | 591 2 2794740
La Paz • Bolivia

Suscríbete

Y sé parte de nuestra
comunidad de investigadores

    Correo electrónico