Los Tiempos/tapa • El sector laboral confía en la reactivación económica

Back to Blog

Los Tiempos/tapa • El sector laboral confía en la reactivación económica

La inestabilidad laboral, la subcontratación y los bajos salarios continúan vigentes aun después de haberse promulgado decretos a favor de miles de los asalariados. A pesar de los incrementos salariales, los bolsillos de los trabajadores.
A pesar que la actual administración gubernamental lanzara el Decreto Supremo 28699 la situación laboral de miles de trabajadores bolivianos sigue todavía siendo precaria, sostiene un informe del Centro de Estudios para el Desarrollo Laboral y Agrario (Cedla).

Sin embargo, representantes laborales del departamento consideran que existe una marcada diferencia entre el actual gobierno con relación a otros, lo cual los mantienen esperanzados en que mejore su situación.

El secretario de Conflictos de la Central Obrera Departamental (COD), José Núñez, recordó que en los últimos años en el país imperó un modelo de acumulación neoliberal que permitió la transferencia a las transnacionales el control de las empresas estratégicas y el usufructo de los recursos naturales.

Núñez señala que con la llegada de la administración que dirige el presidente Evo Morales, si bien no se ha roto de manera abrupta el sistema neoliberal hay una diferencia, porque el Estado recuperó las empresas estratégicas lo que incidirá positivamente en la creación de más fuentes de trabajos.

“Si bien hoy se habla en términos de macroeconomía, es decir se ha bajado la deuda externa, hay un ingreso per cápita superior a los mil dólares, pero que aún no inciden de manera directa en los bolsillos de los trabajadores. La microempresa todavía está muy lejos de tener una incidencia real, pero si hay algunos comportamientos o indicadores económicos que dice que hay cierta mejora no solamente en el tratamiento salarial sino que existen perspectivas con leyes sociales que de acá algún tiempo van a tener su incidencia directa”, señala el representante de la COD.

Núñez recomendó al Gobierno que trabaje en políticas que conlleven a un crecimiento económico que incida en los bolsillos de los trabajadores.

Ante esta realidad, el Gobierno proveerá recursos para mejorar la producción de empresas que se desarrollan en áreas de cueros, textiles, madera, metal mecánica y la cría de camélidos, mediante la implementación de centros tecnológicos para cada sector.

Según el diario Cambio, esa asignación, que se efectuará mediante el viceministerio de Ciencia y Tecnología, representará una inversión cercana a los 7 millones de dólares.

El estudio del Cedla da cuenta que las condiciones generales de trabajo en el sector son malas y se manifiestan a través de diferentes indicadores que se encuentran presentes con mayor o menor intensidad en la gran industria, pero que predominan como rasgo característico en la manufactura atrasada, independientemente del tamaño de las empresas nacionales.

“Entre estos indicadores se destacan: la creciente inestabilidad laboral, salarios bajos y pagados con retraso, jornadas laborales superiores a las ocho horas sin una remuneración equivalente, escasa cobertura de la seguridad social, subcontratación sin derechos laborales, interferencias patronales a la sindicalización o a la acción sindical, entre otros”, indica el estudio del Cedla.

Estos aspectos remiten a un proceso de precarización del empleo fabril, a los que se suman otros como la falta de seguridad industrial y el desconocimiento de la ley de higiene y salud ocupacional que afectan a la integridad física de los obreros.

BUSCAN AUMETAR LA TASA DE CRECIMIENTO

Mejorar el aparato productivo

El economista Eduardo Michel indica que el Gobierno está invirtiendo recursos financieros en la expansión de las empresas públicas y en menor medida en las privadas.

Michel explica que las inversiones no sólo generan crecimiento económico en el país que tiene una tasa del 4 por ciento al año, sino que también al aumentar la capacidad productiva de la economía se está generando más empleos, como el rubro de la construcción de carreteras (en el sector público) y la construcción de edificios (en el sector privado).

Por otra parte, el programa “Mi Primer Empleo Digno” también está jugando un rol importante en la creación de mano de obra calificada.

El Centro de Formación Técnica de Alimentos de Aldeas Infantiles SOS, recientemente inició las clases teóricos prácticas de 50 bachilleres que en una etapa beneficiará a 625 jóvenes de escasos recursos económicos con empleo seguro en seis meses.

Por otra parte, el viceministro de Ciencias y Tecnología Róger Carvajal señaló al diario Cambio que el sector productivo necesita incrementar su competitividad con otros mercados, lo cual será posible con la implementación de tecnología.

En el caso de los textiles, una de las áreas más importantes de la industria nacional, se incluye nuevos diseños, cortes, calidad, modelaje, entre otros, que requiere de modernas máquinas y capacitación.

REACTIVACIÓN DE CARRETERAS

CONVENIO
En agosto pasado, los presidentes de Bolivia y Brasil, Evo Morales y Luiz Inácio Lula da Silva firmaron el protocolo de financiamiento de la carretera Villa Tunari-San Ignacio de Moxos, que une los departamentos de Cochabamba y Beni.

$us 332 MILLONES

El convenio suscrito entre los dos países señala que Brasil financiará con 332 millones de dólares una carretera de más de 300 kilómetros.
La construcción de la nueva carretera boliviana permitirá crear 4.500 empleos directos e indirectos.

VÍAS EN ORIENTE Y OCCIDENTE

– La construcción y pavimentación del tramo carretero Doble Vía Warnes-Montero y la circunvalación Oeste de Warnes concluyó, obra que fue financiada con crédito de 9,8 millones de dólares otorgado por la Corporación Andina de Fomento (CAF) y una contraparte de la Prefectura de Santa Cruz de 4 millones de dólares.

– Actualmente se está trabajando en la carretera que unirá el departamento de Oruro y el puesto fronterizo de Pisiga.
– Esta vía forma parte del proyecto interbioceánico.

OPINIÓN

Las inversiones deben darse en ambos sectores

Hay que comprender que Bolivia tiene una economía mixta: sector público y privado. El desenvolvimiento de la economía nacional no depende de un solo sector, sino de los dos (público y privado).

En este momento Bolivia ha creado condiciones para la inversión tanto para el sector público y privado en virtud a que tenemos a que tenemos una adecuada estabilidad económica.

El clima es propicio para que los dos sectores inviertan en proyectos que por supuesto sean de rentabilidad. Los primero frutos ya se están cosechando. En años anteriores se ha estado invirtiendo y esas inversiones han permitido generar algunas fuentes de empleos.

Pero, obviamente, la naturaleza de la economía boliviana está basada en inversiones de carácter intensivos que es el área petrolera. Este sector ha hecho inversiones que generan empleos sí, pero no en la proporción que deberíamos desear en virtud a que es un sector intensivo en capital y no mano de obra.

Pero el sector privado está invirtiendo en las construcciones. En las principales ciudades del país se están construyendo millones de metros cuadrados y eso está generando empleo en el sector de la construcción que es el sector más sensible a la fluctuación de la economía.

El sector de la industria está supeditado a las proyecciones de inversión que hicieron los inversores privados y si están vinculados o tienen destino, esa producción, al sector externo de la economía de otros países, puede haber algunas debilidades porque el sector externo está en proceso recesivo.

El mercado que ofreció Estados Unidos a través de la Ley de Preferencias Arancelarias Andinas y Erradicación de Drogas (Atpdea, por sus siglas en inglés), nunca fue un rubro importante porque Bolivia no ha exportado la cantidad ni el valor que todos hubiésemos deseado.
La industria de manufacturas es todavía débil e insuficiente para responder demandas externas como la que pudo haber tenido Estados Unidos. Pero eso no generaba tantos miles de empleos, eran unos 30 mil aproximadamente.

En los años 90 Bolivia tenía un convenio con Estados Unidos para exportar 6 mil productos con arancel cero. Nunca se pudo exportar más de 300 productos, eso demuestra las debilidades del desarrollo de transformaciones o industrial que tiene Bolivia frente a los mercados externos.

Para mayor información haga clci aquí

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Blog