La Prensa • Perspectivas del empleo

Back to Blog

La Prensa • Perspectivas del empleo

En el mundo, la preocupación principal es la creación de nuevos empleos, para ello se han realizado diversos documentos en los que se analiza las razones por las que están creciendo las cifras del desempleo. En el país existe la preocupación por el tema, pero muy poco se está haciendo para ponerle una solución.

En uno de los documentos de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), “Panorama Laboral”, se afirma que la crisis financiera internacional puso fin al ciclo de cinco años de descenso de las tasas de desempleo que se registraron en América Latina. El año 2009, más de dos millones de personas ingresaron en las filas del desempleo urbano en América Latina y el Caribe, y se cree difícilmente se los podrá recuperar este año.

También en este informe se señala que se ha producido un aumento de la ocupación en el sector informal de 3,1%. Es más, se señala que el 57% de las mujeres y el 51% de los hombres sólo encuentran una ocupación en el sector informal. Pero esto no significa que se esté en una fase de precarización generalizada del trabajo asalariado en el sector formal, como en otros periodos de crisis económica.

Según el Centro de Estudios para el Desarrollo Laboral y Agrario (CEDLA), se dice que los efectos de la crisis económica internacional se trasladaron al país con diferentes mecanismos, entre los que se destacan la caída en la demanda de los productos que exportamos, la reducción de los precios de las materias primas, caídas en las remesas y la disminución de las inversiones nacionales y extranjeras. También esta institución afirma que se destruyeron más empleos de los que se pudo crear. El número de empleos perdidos en las ciudades de eje del país llega a 73.000, provocando que la tasa de desempleo se sitúe en 11%, casi un punto más que el año 2008. Esta caída del empleo, según el CEDLA, se debe a la contracción de la actividad económica que se observó en el país, fundamentalmente en el sector privado.

Para enfrentar esta situación, en la OIT más de 170 países suscribieron el pacto por el empleo en los marcos de la promoción del trabajo decente. Este pacto propone una serie de medidas para hacer frente a la crisis económica. Se considera importante apoyar a las empresas para que éstas mantengan a los trabajadores en sus planillas. También se propone la construcción de un marco regulador y de control del sector financiero que sea más fuerte y coherente, que promueva empresas sostenibles y trabajo decente y que asegure la protección de los ahorros y las pensiones. También con este Pacto se considera importante promocionar un comercio y mercados eficientes y bien regulados, que beneficien a todos, a tiempo de rechazar el proteccionismo.

Sin embargo, todas estas propuestas que se toman en los marcos de la OIT tienen que ser traducidas en políticas concretas en cada uno de los países, de lo contrario este Pacto por el empleo quedará como una buena intención que firmaron más de 170 países. En Bolivia no se ha hecho pública la formulación de medidas que pongan en marcha el Pacto Mundial de la OIT. De hecho, se debe estimular la demanda agregada iniciando un proceso de reactivación de la demanda de los productos industriales de exportación. Esta actividad sólo puede ser encarada por el Estado, a partir de poner en funcionamiento las empresas que por diversas razones quebraron en el pasado.

Para mayor información haga clic aquí

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Blog