Jornada • CEDLA: el año 2010 coronó una década de desempleo alto

Back to Blog

Jornada • CEDLA: el año 2010 coronó una década de desempleo alto

La Paz, (JORNADA)

viernes 29, abril 2011
Durante la primera década del siglo (2001-2010), la escasa dinámica en la demanda de trabajo se ha expresado en elevadas tasas de desempleo abierto y progresivamente en desempleo oculto o inactividad involuntaria, de acuerdo con un informe del Centro de Estudios para el Desarrollo Laboral y Agrario (CEDLA).

Siempre cerca del 10%

En las ciudades del eje (La Paz, El Alto, Cochabamba y Santa Cruz), el desempleo a comienzos de la década (2001) había llegado al 9,5%, el nivel más alto conocido hasta entonces, 10,6% entre las mujeres y 8,3% entre los hombres. Desde ese año -con algunas variaciones anuales que llegaron a superar estas cifras-, la falta de empleo pasó a constituir una de las manifestaciones más visibles del deterioro de la situación laboral en el país y en el detonante para la emigración transnacional masiva, destaca el informe.

De acuerdo con la investigación, en el 2010, la tasa de desempleo llegó a 8,8% (9,9% entre las mujeres y 7,9% entre los hombres), cifra menor en comparación con los dos años anteriores; sin embargo, “no hubo motivo para el festejo” de acuerdo al CEDLA.

“La explicación a este comportamiento no provino de un aumento en la tasa de ocupación, sino más bien del desplazamiento de una fracción de la fuerza laboral –jóvenes y mujeres– hacia la inactividad forzosa o desempleo oculto; es decir, se debió a un factor de desaliento causado por la imposibilidad de encontrar trabajo”, concluye el reporte.

Según la institución, lo anterior muestra que el desempleo es de carácter estructural y afecta, en forma permanente, a una elevada fracción de la fuerza de trabajo, con mayor intensidad en los jóvenes más escolarizados y en las mujeres de todas las edades, mientras la duración de los períodos de desocupación se prolongan por más de tres meses para el 50% de la población.

Se crece pero sin empleo

La investigación, que sintetiza el comportamiento del mercado de trabajo durante esta primera década de los 2000, muestra que, durante los últimos 5 años, se ha ingresado a una nueva fase de crecimiento sin empleo, asociado con la pérdida de dinamismo de las actividades productivas intensivas en el uso de mano de obra y con mayor capacidad de eslabonamiento con el resto de los sectores de la economía. “Es el caso, entre otros, de la industria manufacturera, que durante el 2010 redujo su tasa de crecimiento a 2,6%, incluso por debajo de la registrada en el 2001, con la consiguiente pérdida de empleos”, señala textualmente.

Asimismo, el CEDLA apunta que, en este periodo, la política pública apuntó nuevamente a la consolidación de un patrón de desarrollo primario exportador, acompañado de condiciones favorables para el incremento de las tasas de ganancia empresarial sobre la base de mayor explotación de los y las trabajadores.

Este excedente de fuerza de trabajo de gran magnitud continuó creando un escenario de correlación de fuerzas totalmente adversa a los intereses de los trabajadores.

 

http://www.jornadanet.com/n.php?a=62545-1

 

 

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Blog