Boliviaentuamanos.com • CEDLA: Solo el 20% de la población activa podrá jubilarse y menos del 10% percibir rentas dignas • 15/05/2013

Back to Blog

Boliviaentuamanos.com • CEDLA: Solo el 20% de la población activa podrá jubilarse y menos del 10% percibir rentas dignas • 15/05/2013

CEDLA: Solo el 20% de la población activa podrá jubilarse y menos del 10% percibir rentas dignas

Bolivia en tus manos, 15 de mayo de 2013.-  El Centro de Estudios de Desarrollo Laboral y Agrario (CEDLA) advierte que solo el 20 por ciento (%) de la población activa podrá jubilarse con el actual sistema de pensiones, y solo el 10%, percibir rentas dignas en el futuro.

El economista e investigador Bruno Rojas señala que actualmente, 1.500.000 personas se encuentran afiliadas al sistema de pensiones, y de ese monto poco más de medio millón, aproximadamente 550.000, aportan regularmente al sistema, mientras que el restante presenta aportes diferenciados debido a que cambió de empleo y/o percibió diferentes montos de salario.

“En general, por lo menos en el ámbito urbano, y particularmente en el eje central de La Paz, Cochabamba, Santa Cruz y El Alto, entre el 78% y 79% de los trabajadores o personas ocupadas no están afiliados, no aportan al sistema de pensiones, vale decir que solo el 21% estaría inscrito o afiliado al sistema de pensiones, pero de esa cantidad, más o menos la mitad estaría aportando regularmente; es decir que solo el 10% podría beneficiarse con el pago de una renta digna, y eso nos plantea un problema más grande”, afirma al Periódico Digital PIEB.

Según el coautor del estudio “Más asalariados menos salarios. La realidad detrás del mito del país de independientes. Situación de los derechos laborales en Bolivia”, la seguridad social en Bolivia -que debiera tener un carácter universal- es vulnerada. “Lamentablemente estamos hablando de que el 80% de las personas ocupadas actualmente, están desprotegidas de seguridad social en el ámbito urbano, y en el ámbito rural sin duda es más crítica la situación”, dice.

El análisis del investigador surge a más de una semana de cumplirse el paro indefinido de la Central Obrera Boliviana (COB) en demanda de una pensión vitalicia equivalente al 100 por ciento del salario referencial de cada trabajador. La medida acatada por los trabajadores incluyó bloqueos de calles y avenidas en ciudades, además de carreteras troncales, así como marchas de protestas.

Bruno Rojas indica que los recursos del sistema actual de pensiones no son suficientes para garantizar una pensión digna a los contribuyentes, ya que el único que aporta para el ahorro de la jubilación es el trabajador o la trabajadora, “lo que significa que desde el año 1996 con el sistema privado de pensiones, impuesto por el Gobierno de Sánchez de Lozada y Víctor Hugo Cárdenas, el aporte de la jubilación y otras prestaciones sociales recaen principalmente en el trabajador”.

Los bajos y los empleos inestables –dice el investigador- hacen muy complicado para los trabajadores poder llegar a un monto determinado que les permita pagar lo que la Ley de Pensiones indica que debería cancelarse después de 30 ó 35 años de trabajo continuo, para acceder a un equivalente del 60 por ciento de su salario referencial, resultante del cálculo del promedio de los últimos tres años o los últimos 24 meses.

“Entonces, al hacer los cálculos, los recursos de ese trabajador no le garantiza acceder ni siquiera a ese 60 por ciento de su salario. Los ejemplos son varios, en el caso del Magisterio un maestro cuyo promedio referente salarial de los últimos dos años bordea los 4.500 bolivianos, en el cálculo de su renta en función de lo que ha ahorrado, más los intereses de la rentabilidad ganada por esos aportes le permite recibir solo alrededor del 30 al 40 por ciento de su salario”, explica.

El otro elemento que también representa una desventaja para el trabajador según Bruno Rojas, es el hecho que con la nueva Ley de Pensiones 065 de 2010, el porcentaje para el cálculo de jubilación ha disminuido del 70% del total ganado en la Ley de Pensiones 1732 de 1996.

Ante este panorama desolador para los trabajadores que aun no se jubilan, propuso recuperar el principio de corresponsabilidad de aporte tripartito, para que tanto el trabajador, el Estado y la empresa privada, aporten a favor del empleado, para que en el futuro se garantice su renta digna. “Solo con ese aporte tripartito se establecería una base para un fondo cualquiera sea el nombre, pueda solventar el pago de esas pensiones”, dijo.

Al momento de evaluar el impacto de la Renta Dignidad dice que a pesar del último aumento que tuvo de 50 bolivianos al mes, que llega a 3.000 bolivianos al año para los no jubilados, en ningún caso puede reemplazar a la pensión de jubilación.

Fondo Solidario

En cuanto al Fondo Solidario creado en el nuevo Sistema Integral de Pensiones para la renta de los trabajadores independientes que percibieron bajos ingresos, Rojas señala que es insostenible, debido a que la carga del aporte recae en buena parte de los trabajadores.

Detalló que el 20% de los recursos del fondo de riesgo común y riesgo profesional provienen del descuento del 0.5% del total ganado del salario de cada trabajador afiliado al sistema de pensiones, también se cuantifica el 3% del aporte patronal sobre el total ganado de cada empleado que figure en planilla, y un porcentaje invariable del 1 hasta un 10% sobre los ingresos de aquellas personas que perciben ingresos por encima de 20 salarios mínimos nacionales. “Se corre el riesgo de que las personas no declaren el verdadero salario que reciben para eludir este aporte”, dice.

“¿Cuál es el aporte más seguro, cuáles son las fuentes más seguras de este fondo solidario, este 20% que corresponde a los trabajadores y ese 3% del aporte patronal porque el resto de las fuentes son inciertas”, asegura.

De acuerdo a los últimos datos a los que accedió el CEDLA, más de 9.000 personas se habrían jubilado en el sistema solidario, bajo el principio de redistribución solidaria, y existirían más de 35.000 en trámite para concretar su jubilación en los próximos cuatro años, lo que pondría en serios problemas al Estado, debido a la falta de garantía de los orígenes de fuentes de financiamiento.

Para ver la página de origen haga click aquí.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Blog