Back to Blog

Bolivia Action Solidarity Network • El gobierno sugiere a los trabajadores: Acostúmbrense a “vivir con pan y café

El aumento salarial del 5% para los trabajadores de salud y educación y del 3% para los efectivos de la Policía es “inamovible” e “innegociable”, reiteraron los ministros de Gobierno Sacha Llorenti y de Trabajo Carmen Trujillo. El viceministro de Gobierno Gustavo Torrico sugirió a las esposas de policías de bajo rango que se acostumbren “a vivir con pan y café” porque el incremento salarial ofrecido por el gobierno es “definitivo”. “No hay vuelta que dar”, sentenció el ministro de Economía y Finanzas Luis Arce.

El Presidente Evo Morales reconoció días atrás en una visita oficial a Caracas que se encontraba “deprimido” por el asedio de la mayor movilización obrera desde que asumió la presidencia en enero de 2006.

“Pierdes el tiempo y a veces te deprimes escuchando las protestas, acusaciones, ofensas, humillaciones; en vez de ver informativos en los medios de comunicación de Bolivia prefiero ver fútbol, beisbol, algunos deportes, para no estar ahí deprimiéndonos”, declaró el Mandatario a la prensa venezolana.

Y es que el gobierno de Morales enfrenta al menos cuatro conflictos simultáneos protagonizados por trabajadores asalariados, familiares de policías de bajo rango, colonizadores de Caranavi y dirigentes políticos que exigen la redistribución de escaños en las Asambleas Departamentales.

Los trabajadores afiliados a la COB cumplieron un paro de 24 horas esta semana y preparan más movilizaciones para los próximos días. Nueve de los 17 trabajadores fabriles detenidos por dañar el edificio del Ministerio de Trabajo en una marcha de protesta serán imputados por los cargos de “instigación publica a delinquir; destrucción de bienes del Estado o riqueza nacional; fabricación, posesión o tenencia de sustancias explosivas”.

Casi un centenar de obreros fabriles ayunan desde el 27 de abril en varias regiones del país exigiendo un aumento salarial de al menos 12,5%. La dirigente del magisterio paceño Vilma Plata adelantó que las movilizaciones continuarán hasta que el gobierno mejore su oferta salarial. “Se convocó a movilización el viernes y el próximo martes; si no hay respuesta, nos encaminaremos en un cronograma de movilizaciones hasta la huelga general indefinida”, dijo la sindicalista.

Al mismo tiempo, medio centenar de esposas de sargentos de la Policía se mantienen en huelga de hambre reclamando mejoras salariales. “Cuando el gobierno tuvo la posibilidad de incrementar los suelos lo hemos hecho, hemos dado 12, 14 por ciento. Antes de que seamos gobierno, la Policía tenía cero de incremento”, respondió el viceministro de Gobierno Gustavo Torrico.

“Que el Ministro de Finanzas y las autoridades se pongan la mano al pecho y nos digan cómo criar a tres hijos con menos de mil bolivianos de sueldo”, desafiaron las mujeres huelguistas. “No se puede exigir algo que no se va dar”, acostúmbrense a “vivir con pan y café” porque el aumento de 3% es “inamovible”, retrucó Torrico y recordó que él y su familia vivieron “muchos días a pan y café y en algunos casos con tostado y café porque no teníamos para el pan tampoco”.

El mayor de policía retirado David Vargas aseguró que se incuba un conflicto muy grave al interior de la Policía debido a la insensibilidad del ministro Sacha Llorenti, “a quien siempre confundo a Sánchez Berzaín. ¿Cuánto gana él y el Ministro de Hacienda? ¿Cuánto gana Gustavo Torrico que se compró recién una casa?”, cuestionó Vargas.

Por otro lado, se agrava el bloqueo de caminos en Caranavi por una planta industrializadora de cítricos. La dirigencia del Sindicato de Volantes a Yungas dio plazo de 24 horas al gobierno para que solucione el conflicto; caso contrario tomarán el centro de la ciudad de La Paz este jueves.

Por si fuera poco, pueblos indígenas de tierras bajas decidieron iniciar una marchar de protesta el 20 de mayo desde Riberalta hasta la ciudad de La Paz porque el gobierno de Morales los margina y vulnera sus derechos.

El gobierno arrinconado

Preocupado por la radicalización de las movilizaciones y las huelgas, Evo Morales convocó este miércoles a conferencia de prensa en Palacio de Gobierno para comunicar a la opinión pública que su gobierno “jamás” adoptará una política económica que vulnere los derechos de los trabajadores.

“El presidente jamás va a tomar medidas en contra de los trabajadores, pero también tiene que haber racionalidad de los trabajadores con la Patria y con los distintos sectores; los ministros informaron cómo en cuatro años se mejoraron bastante los salarios y vamos a seguir mejorando, (pero) para seguir mejorando necesitamos inversión”, dijo Morales.

Según el gobierno, entre 2006 y 2009 los salarios aumentaron casi 41%, tres veces más que en el período 2002 – 2005. Con ese argumento, el Presidente reiteró que este año su gobierno sólo puede ofrecer 5 por ciento de incremento salarial.

“Por más que nos explique mil veces el ministro Arce de que es el mejor aumento salarial de la historia, nosotros encontramos en los mercados que los precios del pan, carne, fruta y el pollo han subido y se convierten en productos de lujo no accesibles para sueldos que perdieron poder adquisitivo; hemos demostrado públicamente que en el sector fabril existen salarios de 647 bolivianos”, enfatizó el secretario ejecutivo de la Confederación de Fabriles de Bolivia Ángel Asturizaga.

Según datos del INE, el salario medio nominal de un obrero en 2004 fue 853 bolivianos; 985 Bs. en 2005, 1055 en 2006, 1095 en 2007 y 1167 bolivianos en 2008. Sin embargo, el INE estima que el salario medio real en 2005 fue 656 bolivianos y 637 bolivianos en 2008.

El Centro de Estudios para el Desarrollo Laboral y Agrario (CEDLA) demostró que en el gobierno del MAS el costo de la canasta alimentaria para un hogar de cinco miembros subió de 1037 bolivianos en 2006 a 1407 bolivianos en 2009 (36%).

Los manifestantes no entienden por qué el gobierno quiere comprar satélites de 300 millones de dólares y un avión presidencial valuado en 40 millones de dólares, pero se niega a mejorar los salarios de los trabajadores del país.

Varios analistas opinan que el gobierno sí puede ofrece más del 5 por ciento, pero no lo hace porque quiere disciplinar a ciertos sectores sociales. “Como no hay elecciones a la vista, considera que puede quemar parte de su capital político, pero eso generará más conflicto”, comentó Gonzalo Chávez en una entrevista con la red de televisión PAT.

En criterio de Asturizaga, “el proceso de cambio no está funcionando bien, tenemos observaciones hace rato; todas las organizaciones sindicales que pelearon por el proceso de cambio ya no están (en el gobierno) y ahí se encaramó gente que tiene pasado con la derecha. Sabemos que el ministro Arce Catacora era del MNR y ahora es un acérrimo masista y plantea el mismo esquema de los neoliberales, tratar de medirnos con números, pero nosotros le hemos dicho que los números no se comen”.

La intransigencia del ministro de Economía y Finanzas y la arrogancia de otras autoridades que se niegan a revisar el porcentaje de aumento salarial traen a la memoria las prácticas neoliberales ortodoxas del pasado. No sólo los sindicatos están molestos, sino también a algunos sectores del propio oficialismo.

“Reprocho una actitud como la del ministro (Arce) que se ha cerrado en un porcentaje; seguramente en su profesionalismo tiene sus argumentos que son respetables, pero no acepto que se cierre en el manejo macroeconómico”, criticó el senador del MAS David Sánchez.

“Yo le pediría al ministro Arce Catacora, respetando su profesionalismo que no lo cuestiono, que se descolonice y que cambie de posición (…) Se equivoca con esa mentalidad tecnócrata del pasado seguramente cuidando la variables macroeconómicas; la gente no está contenta y el ministro tiene que reflexionar profundamente”, recomendó Sánchez.

Para mayor información haga clic aquí

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Blog

Achumani, Calle 11, Nº 100
entre Av. García Lanza y Av. Alexander
T: 591 2 2799848 | 591 2 2794740
La Paz • Bolivia

Suscríbete

Y sé parte de nuestra
comunidad de investigadores

    Correo electrónico