Bolivia Action Solidarity Network • Morales compara el avance de Bolivia, antes y después de su primer gobierno

Back to Blog

Bolivia Action Solidarity Network • Morales compara el avance de Bolivia, antes y después de su primer gobierno

El presidente Evo Morales comparó el viernes, en el discurso inaugural de su segundo mandato, la cosecha en el primero, entre 2006 y 2009 que, demostró con cifras, supera ampliamente, hasta por cinco veces, los desempeños de los cuatro gobiernos del precedente “período neoliberal” que rigió en Bolivia entre 1985 y 2005.

Luego de ser investido con renovados símbolos patrios, que consignan heroínas y héroes indígenas, además de la Wiphala, enseña de los pueblos andinos, Morales confrontó los indicadores económicos logrados en los últimos cuatro años en que las Reservas Internacionales Netas (RIN) y el Producto Interior Bruto, entre otros grandes agregados, dieron salto con pértiga.

En el comienzo de su segundo mandato, Morales que se propone industrializar Bolivia y extraer a su población de los sótanos de la pobreza, destacó que la economía boliviana creció, entre 2006 y 2009 un promedio de 4,8%, 1,4% más que en el período precedente 2002-2005, en que gobernaron los presidentes Jorge Quiroga (conservador), Gonzalo Sánchez de Lozada (liberal) y los transitorios Carlos Mesa y Eduardo Rodríguez, también apegados, el primero más que el segundo, a la economía de libre mercado.

En un juego de contrastes entre “antes” y “ahora”, el mandatario, que exaltó la eficiencia de su administración, dijo que el Producto Interior per cápita se situó, en promedio, en 1.474 dólares, poco menos del doble que en el espacio de tiempo 2002-2005.

Subrayó el incremento decretado por su gobierno a los salarios, del 37% a los operadores de salud y educación, frente al 15% en anteriores administraciones. “Nosotros sí incrementamos de manera real el salario”, apuntó.

Destacó que, pese “al sabotaje” de la oligarquía agropecuaria, que intentó gatillar los precios, la inflación, en 2009, fue inferior a un tercio de punto porcentual.

En una expresión de eficiencia, Morales destacó que las recaudaciones tributarias se alzaron los cuatro años de su gobierno sobre los 30.000 millones de bolivianos, tres veces más que en “el período neoliberal”.

Exaltó, asimismo, que la deuda multilateral boliviana, cifrada en 2005 en casi 5.000 millones de dólares, se redujo a 2.643 millones de dólares, cuatro años más tarde.

Puso también en relieve, en base de los datos del CEDLA, que la tasa de desempleo urbana abierta redujo en un punto, de 12% de la Población Económicamente Activa (PEA), de 4.5 millones de habitantes, en 2005, a 11% en 2009.

“Según nuestros datos, ahora, en 6%” de la PEA, subrayó, al tiempo de asegurar, con datos en mano, que su gobierno creó 413.000 nuevos empleos, el doble que en el período 2000-2005.

Relievó que las exportaciones en su administración se multiplicaron por tres hasta alcanzar los 5.270 millones de dólares.

Afirmó, asimismo, en tono de exaltación, que la balanza comercial boliviana tornó positiva, en su gobierno, hasta situarse en 1.538 millones de dólares, cuando, en 2005 arrojaba cifras rojas de 95 millones de dólares.

Volvió a poner en mayúsculas el desempeño de las Reservas Internacionales Netas (RIN), ahorro y garantía del erario boliviano, “ahora”, en 8.580 millones de dólares, seis veces más que en 2005.

El crecimiento de las RIN se debe, afirmó, a los ingresos del erario público por la exportación de gas y petróleo en virtud a la nacionalización de los hidrocarburos en mayo de 2006.

“En los cuatro años de de gobiernos neoliberales (las cuentas se situaron en) 2.456 millones de dólares. En nuestra gestión y gracias a la lucha del pueblo boliviano, la modificación de la Ley de Hidrocarburos, después la nacionalización, en cuatro años de gobierno de la revolución democrática y cultural, (la cifra se situó en) 8.533 millones de dólares”, sostuvo.

A consecuencia de la nacionalización de hidrocarburos, las regalías a las regiones productoras se elevaron de 56 millones de dólares a 439 millones, notó.

Destacó que el Producto Interno Bruto (PIB) minero creció en 20%.

Dijo que el volumen de las remesas de dinero que envían los trabajadores bolivianos en el extranjero creció, en la misma orientación, en 600%, de 176 millones de dólares en 2005, a 898 millones en 2009, “otro récord histórico”.

En lo concerniente a la política sobre tierras fiscales dijo haber abolido un régimen concesional irrestricto e instrumentado, en cambio, una “reserva fiscal en todo el territorio nacional”.

En consecuencia, haber saneado, titulado y repartido 31 millones de tierras cultivables, tres veces más que en el período precedente y un tercio del horizonte de tierras cultivables nacional de 106 millones de hectáreas.

En este orden y al compás con los derechos de los sectores desposeídos del campo, “ahora, en cuatro años de gobierno, hemos repartido 2.066 tractores”, 10 veces más que el pasado reciente, para la mecanización del agro, lo mismo que 39 camiones y 865 implementos modernos de labranza.

Por vía de la empresa boliviana de producción de alimentos, el gobierno, según Morales, asignó cerca de 90 millones de dólares a sectores campesinos para poner sobre rieles su política de seguridad alimentaria.

Esto, después de terminar, en alto grado, de erradicar el peonazgo y la esclavitud, principalmente en haciendas y latifundios del oriente boliviano.

A contrapelo de los reportes de “antes”, en que se identificaron 106.000 hectáreas susceptibles de revocatoria al Estado, por no cumplir la Función Económica y Social, “identificamos 13 millones de hectáreas de tierras fiscales disponibles para la gente con tierra o con tierra insuficiente”, mantuvo.

En lo estrictamente interno, puso en la mesa que la inversión pública se alzó, “ahora”, por encima de los 1.400 millones de dólares, 120% más que “antes”.

Incidió también en que la inversión pública por fuentes de financiamiento tuvo un repunte en la contraparte boliviana, en el orden del 67%, el doble que en 2005 y años precedentes, lo que eleva una connotación de dignidad y autodeterminación bolivianas.

Quiero decirles, hermanas y hermanos, esa Bolivia indigna y mendiga felizmente ha terminado”, afirmó.

Enfatizó, en la misma corriente de razonamiento, los créditos a pequeños y medianos productores, discriminados en el sistema de financiamiento privado de “antes”, que por vía del Banco de Desarrollo Productivo ascendieron, “ahora”, a 165 millones de dólares que también beneficiaron “al gran empresario”.

Certificó haber creado, por este conducto, 120.000 empleos.

Hizo notar, en un aparte de su evaluación, que su política de cambio de la matriz energética, patente en la conversión del sistema de combustión, de gasolina a gas, ahorró, anualmente y per cápita, a los chóferes del transporte público, 41.000 bolivianos, en el caso de los minibuses, y más de 33.000 bolivianos en el de los taxis.

Dijo que su política de protección a los bolivianos desocupados, mayores de 65 años, benefició a 771.000 personas.

También haber atendido a 5,8 millones de escolinos hasta octavo de primaria con el bono Juancito Pinto, por lo que, de acuerdo con Morales, el índice de deserción escolar cayó de 5,3%, en 2005, a 2% cuatro años más tarde.

Aseveró haber promovido la instalación de 7.900 nuevas conexiones de gas domiciliario, año promedio, entre 2006 y 2009.

Puso acento en la lucha anticorrupción de su gobierno que avanzó a Bolivia, que en 2002 fue tristemente coronada como “subcampeón mundial” de la corrupción, al puesto 103 en la tabla de comparaciones de 180 países.

Representó los progresos en la educación, con más de un millón de personas extraídas de las sombras del analfabetismo, con la instalación de telecentros en escuelas fiscales, 3.400 de las que, en el área rural, fueron dotadas con sistemas de educación e internet.

La administración Morales, según el mandatario, construyó, en cuatro años, 1.611 edificios para la educación, frente a los 117 erguidos entre 2002 y 2005, además de ponderar la entrega gratuita de 159.000 diplomas de bachiller en los últimos meses.

Relievó también el tendido de 946 km de líneas de alta tensión eléctrica, lo que permitió alcanzar una cobertura en el área rural de 47%, trece puntos porcentuales más que en 2005 y 89% en el área urbana, dos más que en la gestión de referencia.

En el epílogo de su informe al país, sostuvo que su gobierno entregó 13.000 viviendas sociales de las 43.000 comprometidas.

Afirmó que otras 20.000 están en construcción y 10.000 más con financiamiento asegurado.

También relievó la construcción de1.305 metros lineales de puentes, el triple que en el lapso 2002-2005.

En materia de telecomunicaciones, confirmó que la empresa nacionalizada extendió una cobertura de 60% en el territorio nacional y anunció que, a fines de enero, los departamentos de Tarija, Pando y Oruro serán declarados territorios con total cobertura, “por primera vez en 184 años de vida republicana”.

Dijo que los ingresos por turismo se elevaron de 238 millones de dólares, en 2005, a 343 millones, el año precedente.

Para mayor información haga clic aquí

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Blog