Back to Blog

ElDiario•Indígenas denunciaron a Morales ante la ONU

Por 5 millones de hectáreas devastadas

https://www.eldiario.net/movil/?n=64&a=2019&m=10&d=09

> Según expuso la vocera Ruth Alípaz, “el modelo del agronegocio en Bolivia ha deforestado los bosques de la Amazonia” > Presidente del Estado boliviano respondió, agradeciendo a voluntarios civiles y extranjeros, bomberos, policías y militares que ayudaron a apagar los incendios forestales. No mencionó la norma promulgada que permite el chaqueo



La sociedad civil boliviana que integra a pueblos indígenas e instituciones defensoras de Derechos Humanos del país denunció ayer ante la Organización de Naciones Unidas (ONU) al gobierno de Evo Morales, por llevar adelante un modelo del agronegocio y ganadería que provocó este año la deforestación e incendios forestales sobre más de 5 millones de hectáreas de bosques en la Amazonia, por promover actividades extractivistas en Áreas Protegidas (AP) e incumplir con la consulta previa, libre e informada a indígenas en ocho casos emblemáticos, informó la agencia de noticias ANF.

La líder indígena de la comunidad amazónica de San José de Uchupiamonas, Ruth Alipaz Cuqui, fue la encargada de dar lectura al informe elaborado por la Alianza por los Derechos Humanos y el Medio Ambiente, coalición de 50 organizaciones defensoras y la Coordinadora Nacional de Defensa de Territorios Indígenas, Originarios Campesinos y Áreas Protegidas de Bolivia (Contiocap) en audiencia instalada en el Palacio de las Naciones Unidas en Ginebra, Suiza.

“Como mujer indígena, tengo la responsabilidad de hacerles conocer que las políticas económicas para promover el agronegocio y ganadería, están ocasionando la deforestación e incendios de más de 5 millones de hectáreas de bosques de la Amazonia boliviana”, empezó su alocución Alípaz, en la audiencia especial para la sociedad civil de los Estados miembros, que se constituye en la pre-evaluación de Bolivia a un mes de su Examen Periódico Universidad (EPU) ante la ONU.

En tanto, también en la víspera, el presidente Evo Morales agradeció el esfuerzo de los más de 4.500 voluntarios civiles y extranjeros, bomberos, policías, militares y representantes de al menos 196 instituciones, además del apoyo de 15 países amigos que trabajaron por más de 45 días, para apagar en su totalidad los incendios forestales ocurridos en la Chiquitania boliviana.

“Agradezco a nuestras FFAA, Policía, voluntarios, brigadistas, bomberos extranjeros y representantes de las 196 instituciones, 15 países y organizaciones que se movilizaron en la Chiquitania hasta lograr apagar todos los focos de calor el día de ayer lunes 7”, escribió en su cuenta en Twitter.

No mencionó el Decreto Supremo 3973 sobre quemas controladas ni hizo énfasis en que la lluvia fue uno de los principales factores para que se apagara el fuego después de arrasar con gran parte de la Chiquitania boliviana; con efectos en países vecinos, como en el Paraguay.

La sociedad civil boliviana que integra a pueblos indígenas e instituciones defensores de Derechos Humanos del país denunció este martes ante la Organización de Naciones Unidas (ONU) al gobierno de Evo Morales, por llevar adelante un modelo del agronegocio y ganadería que provocó este año la deforestación e incendios forestales sobre más de 5 millones de hectáreas de bosques en la Amazonia, promover actividades extractivistas en Áreas Protegidas (AP) e incumplir con la consulta previa, libre a informada a indígenas en ocho casos emblemáticos.

Según la agencia ANF, la líder indígena de la comunidad amazónica de San José de Uchupiamonas, Ruth Alipaz Cuqui, fue la encargada de dar lectura al informe elaborado por la Alianza por los Derechos Humanos y el Medio Ambiente, coalición de 50 organizaciones defensoras y la Coordinadora Nacional de Defensa de Territorios Indígenas, Originarios Campesinas y Áreas Protegidas de Bolivia (Contiocap) en audiencia instalada en el Palacio de las Naciones Unidas en Ginebra, Suiza.

“Como mujer indígena, tengo la responsabilidad de hacerles conocer que las políticas económicas para promover el agronegocio y ganadería, están ocasionando la deforestación e incendio de más de 5 millones de hectáreas de bosques de la Amazonia boliviana”, empezó su alocución Alípaz, en la audiencia especial para la sociedad civil de los Estados miembros, que se constituye en la pre-evaluación de Bolivia a un mes de su Examen Periódico Universidad (EPU) ante la ONU.

Con el respaldo del informe del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, que contempla de manera categórica denuncias de violación de los derechos de los pueblos indígenas y del medioambiente, la indígena dijo que el Estado boliviano logró importantes avances en el reconocimiento constitucional de los derechos al medioambiente saludable y el respeto de los derechos de los pueblos indígenas, pero que la realidad contradice la norma.

“Recientemente, se ha ratificado mediante ley 1182 del 3 junio de 2019 el Acuerdo de Escazú, sin embargo en la actualidad, 28 millones de hectáreas, que representa el 25 % del territorio de mi país, han sido reservadas para exploración y explotación hidrocarburífera. Esto compromete al 38% de los territorios indígenas titulados, poniendo en riesgo de exterminio a nuestros pueblos”, aseguró.

La gravedad de la situación -alertó Alípaz- no guarda relación con las recomendaciones que Bolivia ha recibido en los dos anteriores ciclos de evaluación. “De 315 recomendaciones, solamente cuatro se refieren a medioambiente, tres al agua y tres a consulta previa a pueblos indígenas”, dijo en alusión al EPU al que se sometió el Estado boliviano el 2014.

“Necesitamos de su apoyo para mejorar esta situación y no sea invisibilizada por nuestro Estado; especialmente en la comunidad internacional. Para ello aportamos la siguiente evidencia de incumplimiento de las obligaciones internacionales, en base a 23 casos emblemáticos entre los que destacamos Tipnis, El Chepete-Bala, Rositas, Tariquía y ahora Chiquitania”, sostuvo.

Con voz firme dijo que las disposiciones constitucionales de protección y conservación del medioambiente son incumplidas por normas que promueven actividades extractivas como la Ley minera 535 de 2014 y el decreto supremo 2366 de 2015, que permite realizar actividades hidrocarburíferas dentro de las áreas protegidas y los territorios indígenas.

En ocho casos emblemáticos dijo que se viola el derecho a la consulta previa para actividades hidrocarburíferas, minería y construcción de infraestructuras.

“A pesar de que existe la normativa para la protección de los pueblos en aislamiento voluntario, las actividades extractivas están invadiendo los territorios en los que habitan poniendo en alto riesgo su existencia”, aseguró en el foro internacional.

En cuanto a los defensores de derechos humanos reiteró la denuncia de 2014, que la Ley 351 ha deteriorado las condiciones para desarrollen su labor, en especial de las mujeres defensoras. (ANF)

 

Compartir:
Back to Blog