Back to Blog

ElDiario•Muerte anunciada de Cossmil

 

Luis Aguilar Peñarrieta



La Corporación del Seguro Social Militar (Cossmil) es una entidad tipo que tenía beneficios no imaginados en el Código de Seguridad Social. Sensiblemente, apenas se promulgó el Decreto Ley Nº 11.901, se impuso la jerarquía militar e inmediatamente se modificaron los aportes de los generales, bajando los mismos al nivel de los rangos inferiores. Pero durante 44 años fue tropezando, lo que se atribuyó a la mala administración, dicho sea de paso, era dirigida por personal militar, que de alguna manera pretendió hacerlo muy bien, hasta donde alcanzó su ejercicio y capacidad, indudablemente con excelentes profesionales militares.

En varias publicaciones hice conocer datos para solucionar uno de sus problemas, que trata de cumplir con la cobertura del capital asegurado; siempre se ha tratado de darles ideas para salir del entuerto. Los estudios hechos están ligados a un incremento en la prima mensual de los jubilados, especialmente y si no se eleva los aportes, se deberá tomar medidas radicales, que seguramente no serán aceptadas.

Las opciones que plantean las autoridades son sencillas, pero las consecuencias serían muy serias, con juicios por doquier y, por otro lado, con la exigencias de cumplir con la ley. Otra opción es bajar la concesión más o menos al 50% de lo que señala la ley, otra que va a juicios, y Cossmil vivirá entre problemas muy serios. Esas opciones que tienen en mente creo que deben ser olvidadas. Y es como tomar constantes sin proyectar realidades tangibles, considerando que los jubilados no aceptarán mayores descuentos que van en detrimento de sus rentas y los beneficiarios, en su oportunidad, presionarán para obtener el beneficio que les corresponde.

Otra forma de salir del problema dizque puede ser aceptar lo que algunos asegurados habían pedido, devolverles el aporte del 2%, de manera que al final se perdería definitivamente el capital asegurado.

Ahora bien, la única solución es obtener recursos sin gravar a nadie, además el beneficio puede ampliarse, con una duración de más de 25 años, hecho que es de fácil explicación, y además con un incremento medular en cuanto a los gastos funerarios. Creo que se debe tener cierta capacidad para absorber ideas y plasmarlas en realidades, intentando mantener incólume el último de los beneficios que defienden los jubilados. Aquí es importante pedir a los mandos que tomen conciencia de lo que puede ser Cossmil, entidad creada para consolidar el capital asegurado, que sería el que queda ante el fallecimiento de un titular.

Una vez dadas las ideas, es responsabilidad de quienes manejan la entidad y los mandos, velar por el futuro de sus familias, no olviden los activos que este problema también les corresponde, porque mañana serán jubilados y tal vez estarán en peores condiciones.

Pero es necesario recordar a los miembros de las FFAA que Cossmil nació como entidad integral, con todos los regímenes y servicios que prevé el Código de Seguridad Social y con otros beneficios que funcionaron hasta la gran devaluación. Ésta ocasionó la pérdida de recursos (reservas) y eliminación de otros que en el estudio original figuraron en pesos bolivianos. Y para consolidar una parte de la destrucción de la entidad, en 1997, uno de sus principales regímenes pasó a las Administradoras de Fondos de Pensiones (Régimen de Largo Plazo), y ahora con el Decreto Supremo Nº 3.615 de mayo del año en curso, el sistema de salud pasó a depender del Estado, lo que supone continuar con la destrucción de Cossmil (Régimen de Corto Plazo). Esto quiere decir que a la entidad le mutilaron los regímenes más importantes, quedando solo con los regímenes especiales y éstos todavía con ciertas dudas de duración por falta de financiamiento.

La cosa no que ahí, el gobierno ha estado y está con la idea permanente de universalizar la salud. Este es un primer paso, porque para este objeto tienen que pensar en un sector que es muy posible que no reaccione ante el proceso y qué mejor que las Fuerzas Armadas, que nunca se han rebelado ante cualquier imposición de los gobiernos de turno, porque primó el servilismo y aplicaron la eliminación de aportes originales. Luego, aplicar un sistema de primas en forma dictatorial, eliminando ciertos beneficios, para coadyuvar en la aplicación de la capitalización individual. Ese fue uno de los actos serviles que nunca fue penado por el Código Penal Militar. Es lógico, el grado y la jerarquía se hace sentir, sin importar quienes vienen por detrás, el interés es recibir prebendas, que son conocidas.

Finalmente, indicar que salud pase al Estado, es idea de algún funcionario descabellado que no comulga con el sentido de la Seguridad Social.

Compartir:
Back to Blog