Back to Blog

Jornada • ¿Favoritismo a una transnacional? • 23/03/2016

Guido Pizarroso Durán / martes 22, marzo 2016
Indudablemente, existe preocupación por la actual situación económica del país y por lo que depara el futuro, al manifestarse una serie de hechos que permanecieron escondidos por el escudo que se tejió en torno a la información fiscal, que durante varias gestiones mostró solidez en los ingresos nacionales, estimulados por los altos precios de las materias primas, pero que poco sirvieron para hacer competitivo al Estado que se enfrascó en un irracional gasto en lugar de inversiones productivas. Esta preocupación es mayor cuando algunas evidencias ahora afloran con el retorno al déficit y al endeudamiento irresponsable. Estas preocupaciones se expresan en estudios de organismos especializados y en interrogantes que ciernen incertidumbre.
Una investigación efectuada por CEDLA sobre las perspectivas de los hidrocarburos concluye que tras haberse mantenido estable en cotas históricamente elevadas durante cuatro años, el precio del barril de petróleo ha caído al nivel de 2009 (y también de 2005) en tan sólo unos meses. La volatilidad del comportamiento del mercado es atribuido a dos factores, el primero a una débil demanda global de productos derivados del petróleo y la segunda, la retirada de inversiones financieras que alimentaron, en su día, una burbuja en los precios del petróleo.
En este escenario, el investigador del CEDLA, Pablo Poveda desarrolló el estudio titulado: “Tendencia del precio del petróleo”, en el que explica que en Bolivia, para el sector hidrocarburífero la búsqueda de inversión viene atrasada pues existe un agotamiento de las reservas y debido a los bajos precios las empresas extranjeras no están interesadas en mayores inversiones. Esta sería la principal causa del porque se lanzaron grandes incentivos para las empresas que inviertan en exploración, mermando así la renta petrolera.
La renta del gas entre 2006 a 2015 fue de 31.504 millones de dólares, sin embargo, por los bajos precios del petróleo los ingresos de gas empiezan a reducirse dramáticamente entre 2014 y 2015 en 2.241 millones de dólares, asimismo, la balanza comercial tuvo un déficit de 774 millones de dólares en 2015.
La preocupación no es solamente de CEDLA. Esta en curso una petición de información dirigida al ministro de Hidrocarburos, sólidamente fundamentada por Federico G. Hecker H. quien hace uso de Derecho de Petición, amparado en el Art. 24 de nuestra Constitución Política del Estado, y pide información sobre el porque se reconoce un costo mayor de producción a una empresa petrolera, que el que oficialmente calcula YPFB. La petición argumenta que “Según YPFB, institución de la cual Ud. llegó a ser su Presidente, el costo de producir en boca de pozo es de apenas $us 3,15 por barril de petróleo. Según datos de prensa, el costo promedio de producción de un barril de petróleo en el país es de 5,7 dólares y el del millar de pies cúbicos de gas, de sólo 1 dólar. El costo promedio de producción de un barril de petróleo y condensado en Petrobras Bolivia es de 2,48 dólares, en Vintage de 6,62 dólares, en Petrobras Energía de 9,08 dólares, en Chaco de 9,71, en British Gas de 10,04, en Andina de 10,57, en Repsol YPF de 11,45, en Pluspetrol de 11,68 y en Matpetrol de 17,99 dólares”.
Agrega que “Si el precio es tan bajo y su Ministerio e YPFB lo saben, ¿cómo llegan a pagar us$ 38,71 – 10 veces el costo – a una transnacional como REPSOL? ¿Cuál el justificativo? ¿Por qué dicen que el 82% (18% + 32% + 32%) es para el pueblo boliviano si están pagando us$ 38,71 por barril, más de us$ 10,00 de lo que cuesta en el mercado internacional el WTI FOB en puerto de embarque, por lo tanto muy por encima del precio en BOCA DE POZO que es de apenas us$ 15,00? ¡Están pagando en boca de pozo en Bolivia 35% por encima del valor internacional FOB, o sea que están pagándoles a las transnacionales 300% más de lo que deberían conforme a Ley!”
Creemos que es necesario que el gobierno y el Ministerio de Hidrocarburos aclaren estas interrogantes, ya que tiene que existir alguna explicación que permita comprender esta situación que se presenta como un contrasentido.

Para ver la página de origen haga click aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Blog

Achumani, Calle 11, Nº 100
entre Av. García Lanza y Av. Alexander
T: 591 2 2799848 | 591 2 2794740
La Paz • Bolivia

Suscríbete

Y sé parte de nuestra
comunidad de investigadores

    Correo electrónico