ElDeber•La supervivencia de la Amazonia; en riesgo por deforestación y fuego

Back to Blog

ElDeber•La supervivencia de la Amazonia; en riesgo por deforestación y fuego

https://www.eldeber.com.bo/santacruz/La-supervivencia-de-la-Amazonia-en-riesgo-por-deforestacion-y-fuego-20190828-9321.html

 

El mayor pulmón verde del mundo sufre su mayor davastación en más de 20 años. Científicos identifican las causas de fondo del fenómeno: las políticas desarrollistas que amplían las fronteras agrícolas para exportar a China y países industrializados

 

Enormes troncas son arrasadas por el fuego en el estado de Rondonia, en el noroeste de Brasil. La expansión de la frontera agrícola y ganadera presiona sobre los bosques amazónicos. Foto: AFP
 

 

Hace 4 horas

Los incendios desatados en la Amazonia entre enero y agosto de este año, los más altos de los últimos 20 años, han puesto en riesgo la supervivencia del mayor pulmón vegetal del mundo, alertan científicos y ambientalistas, tras denunciar que detrás de la devastación provocada por más de 80.000 focos de calor (incendios) en Brasil está la deforestación de miles de hectáreas producto de las políticas desarrollistas impulsadas por los gobiernos para apuntalar a tres industrias altamente depredadoras: la carne bovina con destino a China, la soya transgénica y la producción maderera.

Además, el clima seco y los vientos encendieron la mecha en miles de hectáreas en Brasil, Bolivia y Paraguay.

El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, recibió ayer a su homólogo chileno, Sebastián Piñera, con quien dijo que coordina una reunión de líderes de los países de la Amazonia, sin Venezuela, el 6 de septiembre en la ciudad colombiana de Leticia para analizar la situación generada por los incendios.



La reunión, según dijo Bolsonaro en una breve rueda de prensa junto a Piñera, se haría en Leticia, una ciudad colombiana situada en los límites de ese país con Brasil y Perú, y contaría con la participación de los presidentes de todos los países amazónicos, “excepto el de Venezuela”, Nicolás Maduro.

En la rueda de prensa, Bolsonaro reiteró que solo aceptará la ayuda de 20 millones de dólares ofrecida por el G-7 si el presidente de Francia, Emmanuel Macron, se retracta de los “insultos” que, en su opinión, le ha dirigido en medio del embate verbal que mantienen desde que se desataron los incendios forestales en la Amazonia.

Incendios, la fase final

Los incendios hacen la deforestación “visible”, insiste Paulo Brando, de la universidad de California en Irvine y del Woods Hole Research Center, y quien actualmente está en San Pablo.



“Los incendios son la fase final de la deforestación”, dice a la AFP.

La deforestación de la selva amazónica comenzó realmente en la década de 1970, y alcanzó su cenit anual a finales de los años 90 y principios de la década de los 2000. En 2004, cerca de 28.000 kilómetros cuadrados de selva fueron borrados solo en Brasil (La Amazonia se extiende por nueve países, pero el 60% está en Brasil).

Luego la deforestación se retrajo fuertemente, antes de volver a acelerarse en 2014, aunque nunca alcanzando los picos de la década anterior.

En 2018, unos 7.500 km² desaparecieron, según el Instituto brasileño de Investigaciones Espaciales (INPE). Pero la inversión de la tendencia preocupa a los especialistas. Solo en julio, más de 2.000 km² desaparecieron. Además, la temporada de sequía no ha terminado.

“Ahora estamos viendo mayormente un aumento de los incendios relacionados con la deforestación, que podrían o no penetrar en los bosques primarios. Dependerá de la sequía en los próximos meses”, explica Brando.



En la Amazonia, cuando una parte de la selva es despejada, los troncos son sacados pero el resto de la vegetación se quema en el lugar durante la temporada de sequía, que dura de julio a noviembre. Para los terrenos agrícolas o las praderas, la vegetación y las malas hierbas se amontonan a la espera de la sequía. Eso es lo que ahora está ardiendo.

“Hay una correlación muy fuerte entre la deforestación y los puntos de calor este año”, dice Ane Alencar, directora del instituto de investigación de la Amazonia (IPAM).

Carne para China

“La ganadería extensiva es el principal factor de deforestación en la Amazonia. Un poco más del 65% de la tierra deforestada en la Amazonía ahora es ocupada por tierra de pastoreo”, dice el investigador de Greenpeace, Rómulo Batista.

Brasil es el mayor exportador mundial de carne de res. Sus exportaciones de carne alcanzaron un récord de 1,64 millones de toneladas en 2018, según la brasileña Asociación de Industrias de Exportación de Carne. Los principales mercados son China, seguido de Egipto, luego de la Unión Europea.

Detrás de este primer lugar, hay veinte años de crecimiento espectacular. Entre 1997 y 2016, por ejemplo, el país aumentó sus exportaciones de carne de res en 10 veces. El mercado está dominado por tres gigantes: JBS, Minerva y Marfrig.

Soya transgénica

Las actividades agrícolas representan alrededor de 6,5% de la superficie deforestada. Brasil, que ya era el mayor exportador de soya del mundo, alcanzó un nivel récord de exportaciones en 2018, con 83,3 millones de toneladas, un 22,2% más que en 2017.

Este desempeño se debe principalmente al apetito de China, el primer cliente de soya brasileña. Por otra parte, la guerra comercial entre Pekín y Washington desde hace casi un año llevó a China a comprar más a Brasil.

Las exportaciones de soya brasileña a China aumentaron casi un 30% el año pasado. La soya fue uno de los principales cultivos en penetrar en terreno de la selva amazónica. Pero desde que entró en vigor una moratoria en 2006, “menos del 2% de la soya plantada en la Amazonia proviene de áreas deforestadas después de 2008”, dice Batista.

Europa también es cliente de la soya brasileña, que se utiliza principalmente para la alimentación animal, según Greenpeace. La ONG denunció en junio una “adicción” europea a estas exportaciones de soya de América del Sur, utilizadas en particular para granjas industriales avícolas y porcinas.

El director ejecutivo de la Organización Internacional de las Maderas Tropicales (OIMT), el alemán Gerhard Dieterle, alertó que hay una “gran urgencia” para evitar una mayor devastación de la Amazonia.

“Muchos expertos temen que se trate de un momento decisivo” para la selva tropical más grande del mundo, dijo al referirse a los miles de incendios registrados.

Compartir:
Back to Blog