Observatorio global • Bolivia: La cumbre de los excluídos

Back to Blog

Observatorio global • Bolivia: La cumbre de los excluídos

Tras el fracaso de la cumbre climática de Copenhague en diciembre, Bolivia fue, por iniciativa de Evo Morales, la sede de la primera Conferencia Mundial de los Pueblos sobre el Cambio Climático y los Derechos de la Madre Tierra. Gobernantes, ambientalistas, organismos sociales e indígenas debatieron apasionadamente sobre los temas más urgentes que requieren tratamiento para salvar a nuestro planeta. Los “excluidos de Copenhague” plantearon debates interesantes y propuestas ambiciosas de aplicación mundial. Pero el presidente boliviano llevó la cumbre a la tapa de los diarios de todo el mundo no por las interesantes conclusiones que se debaten en ella sino por sus desafortunadas declaraciones sobre la homosexualidad.

La voluntad de realizar un Referendum climático internacional que debe ser concertado en su contenido por los presidentes de los gobiernos que estén dispuestos a llevarlo adelante, un Tribunal Internacional de Justicia climática que sancione a los países que incumplan sus compromisos de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero y la toma de conciencia de la importancia de los derechos de la Madre Tierra, son las principales conclusiones de la primera Conferencia Mundial de los Pueblos sobre el Cambio Climático y los Derechos de la Madre Tierra. Un experto ve optimista y poco realista la propuesta boliviana de disminuir las emisiones de gases de efecto invernadero en un 50 por ciento para el año 2020.

La realización de un Referendum climático internacional que consulte a los países sobre temas de interés ambiental, es una de las principales conclusiones de esta Conferencia.

La ambiciosa consulta pretende ser hecha antes de la cumbre de Cancún convocada para diciembre por la Organización de las Naciones Unidas (ONU). Se proponen 5 preguntas “que deberán ser debatidas y mejoradas entre presidentes de gobiernos que estén de acuerdo en llevarla adelante.” Ha expresado Carlos Salinas, jefe de la mesa de trabajo que trató el tema.

Las preguntas van desde aspectos tan genéricos como consultar si es que se está de acuerdo con restablecer la armonía con la naturaleza o cambiar el modelo de sobreconsumo y derroche de los países capitalistas hasta aspectos específicos como la reducción de emisiones de dióxido de carbono por parte de los países desarrollados para detener el aumento de la temperatura, transferir al cambio climático un presupuesto superior del que se gasta en guerras y la creación de un Tribunal de justicia climática.

EL ENEMIGO AMBIENTAL ES EL CAPITALISMO

Los participantes y representantes de los sectores sociales de la mesa referida a la existencia de una instancia judicial internacional que sancione a los países que incumplan sus compromisos ambientales, pretenden presionar a la Comunidad internacional para que se tome conciencia sobre su importancia. El presidente Morales se ha adelantado en decir que es posible que los países desarrollados no acepten el Tribunal, “seguro que el imperialismo o el capitalismo lo van a rechazar pero solo con la fuerza del pueblo vamos a hacer que lo acepten tarde o temprano”, dijo.

La atmósfera, invadida por los gases de dióxido de carbono y metano emitidos principalmente por los países industrializados, debe ser “descolonizada” de estas emisiones tóxicas, afirmó el presidente de Bolivia Evo Morales en el marco de la primera Conferencia.

El mandatario boliviano considera que a partir de este encuentro internacional realizado en Bolivia se inicia la creación de “un nuevo paradigma planetario en la defensa de la madre tierra y de la vida, más allá del capitalismo y del socialismo y gracias a los movimientos sociales y las personas comprometidas con la lucha ambiental.”

“Un nuevo movimiento social por los derechos de la madre tierra debe nacer de este encuentro” ha señalado el presidente boliviano quien ha cifrado en este organismo, que aún no tiene nombre, su esperanza de que se convierta en el interlocutor internacional válido de los pueblos ante las Naciones Unidas y los gobiernos en materias ambientales.

Con esta Conferencia que ha identificado “al capitalismo como la principal causa de la crisis ambiental”, según palabras de Evo Morales, se habría abierto el camino para la realización de otras que también incluyan la participación de las voces de la sociedad civil que no tienen la opción de participar en los foros oficiales como el que se realizó en Diciembre pasado en Copenhague o el que se realizará este año, con la participación de 192 países en Cancún.

“La segunda Conferencia de los pueblos sobre Cambio climático y derechos de la Madre Tierra, debería realizarse en Europa, es importante llegar al centro de los países desarrollados para debatir con ellos” ha afirmado el presidente Morales.

Los resultados de la reunión son una respuesta a la Cumbre de Copenhague que ha sido, incluso en opinión de la representante del Secretario General de las Naciones Unidas (ONU) Alicia Barcena, un foro que no incluyó a todos: “hubo  muchos grupos que se sintieron excluidos y eso creo que es justo reconocerlo. De alguna manera la Secretaría General de Naciones Unidas está tratando de pasar el mensaje de que está totalmente abierta al dialogo en el sentido de que este encuentro de los pueblos es una oportunidad magnífica para la ONU”.

La propuesta boliviana de reducir en un 50 por ciento las emisiones de gases de efecto invernadero es poco realista según el investigador y experto en glaciares Edson Ramírez, quien le dijo a Observador Global que “incluso es difícil decir a ciencia cierta cuáles son las reales proporciones de las contribuciones de cada país en la crisis climática a nivel mundial, aún más complejo es aspirar a reducirlas en ese porcentaje.”

PREDICAR CON EL EJEMPLO

La Conferencia fue también el escenario de la difusión de investigaciones como la presentada por el Centro de Estudios para el Desarrollo Laboral y Agrario (Cedla) que revela que en Bolivia existe un consumo altamente contaminante y, en promedio, el mayor de la región.

“Las emisiones específicas del sistema energético boliviano son más contaminantes que las de Brasil, Argentina, Colombia, Perú, Ecuador y Venezuela (0,5 Ton CO2/BEP de consumo). Esto quiere decir que el país expulsa media tonelada de dióxido de carbono por cada barril de petróleo de energía que consume, un registro altamente alarmante y el más alto de la región”, ha dicho  el especialista Juan Carlos Guzmán en su disertación.

Entre las repercusiones de la Conferencia está el reclamo de organizaciones de homosexuales que en España pidieron, a través de una carta a la embajada de Bolivia, una rectificación al presidente Evo Morales,  por afirmar en uno de sus discursos que, por la comida transgénica, “el pollo que comemos está cargado de hormonas femeninas. Por eso, cuando los hombres comen esos pollos, tienen desviaciones en su ser como hombres”. Y señaló que por culpa de la mala alimentación, “de aquí a 50 años todo el mundo será calvo”.

La Federación Estatal española de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales (FELGTB) consideró una “barbaridad” y “homofobia de Estado” los dichos de Evo Morales, quien se encargó así de llevar la cumbre a la tapa de los diarios de todo el mundo no por las interesantes conclusiones que se debaten en ella sino por sus desafortunadas declaraciones.

Para mayor información haga clic aquí

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Blog