Jornada • La crisis estructural tiende a reeditarse

Back to Blog

Jornada • La crisis estructural tiende a reeditarse

La crisis internacional se ha generado por la sobreacumulación del capital, puntualizó el investigador del Centro de Estudios para el Desarrollo Laboral y Agrario (CEDLA), Carlos Arze.

Esta interpretación contradice a las que la definen como una crisis limitada a la esfera financiera, “advertimos que las características del capitalismo contemporáneo llevan inexorablemente a la reedición de crisis cada vez más profundas; circunstancia que está lejos de ser comprendida por las políticas anticrisis adoptadas por los gobiernos capitalistas”, explicó Arze.

Esta crisis económica estructural, conlleva a la existencia de una crisis ambiental de proporciones catastróficas.

La crisis internacional tiene aún mucho más aire de lo esperado, debido a que países poderosos como Alemania, EE.UU., Inglaterra no han tomado medidas fundamentales como la regulación del sistema financiero, a criterio del especialista Javier Iguiñiz.

Iguiñiz considera que mientras ese poder financiero no se doblegue a objetivos más amplios de la economía, el costo de los ajustes estructurales caerá inevitablemente sobre la población, como actualmente ocurre en países europeos como: Grecia, España o como sucedió en países de la región latinoamericana durante las décadas de los ochenta y noventa.

Señaló, además, que esta determinación no es asumida por estas potencias mundiales, debido a que: “los déficits de estos países están financiados, en parte, por los capitales especuladores, a quienes los propios gobiernos les están prestando plata para que compren la deuda de los países. Es por esta razón que, lo más probable es que (los países poderosos) no se atrevan a domesticar a los financistas, ya que están siendo parte de las soluciones de corto plazo, que esos países aplican para sobrevivir a la coyuntura. Si es así, tenemos crisis para rato”.

Iguiñiz aseveró que la crisis en la actual coyuntura no tiene en perspectiva una salida. “El sobreendeudamiento de los países deja en la agenda asuntos por resolver que, normalmente, tiende enfriar las economías”, añadió.

El experto considera que el desenlace de la crisis no solo depende de fórmulas financieras; sino de la lucha política y social, lo cual plantea escenarios alternativos de solución a la crisis.

Para mayor información haga clic aquí

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Blog