Diario Nuevo Sur • Las prefecturas no usan renta hidrocarburífera para el desarrollo

Back to Blog

Diario Nuevo Sur • Las prefecturas no usan renta hidrocarburífera para el desarrollo

Los gobiernos departamentales no hacen un uso racional, eficiente, productivo y sustentable de los ingresos que reciben por la explotación de los recursos naturales no renovables y el dinero es destinado al gasto corriente, indica una investigación del Centro de Estudios para el Desarrollo Laboral y Agrario (Cedla) difundida por la Plataforma Energética.
La investigación señala que los recursos que han manejado las prefecturas en los últimos 10 años han sido destinados casi con exclusividad a los gastos sociales y a la infraestructura de caminos.
Los datos oficiales analizados por el Cedla revelan que, en los últimos cinco años, los nueve prefectos de Bolivia han manejado un presupuesto de poco más de 5 mil millones de dólares.
En 2010 se prevé que las prefecturas manejarán unos 1.770 millones de dólares, con lo que las autoridades habrán dispuesto en el sexenio de más de 6.700 millones de dólares, “una cifra extraordinariamente alta y con la que podían hacer mucho para transformar la situación de atraso y pobreza que se mantiene virtualmente inalterable en la mayor parte de las regiones del país”, apunta el centro de análisis.
Gasto público
De acuerdo con el informe del Cedla, la mayor parte de los ingresos de la renta de hidrocarburos fueron a sostener viejas estructuras del gasto público en las regiones, dejando de lado y sin financiamiento a otras importantes actividades para transformar las condiciones del aparato productivo del país, mediante la industrialización, la investigación y la innovación tecnológica.
“Hasta ahora, los elevados ingresos fiscales que fueron asignados a las prefecturas por concepto de IDH, IEHD y regalías petroleras han generado un contexto fiscal extraordinario para las regiones y un ambiente propicio para llevar adelante políticas orientadas a transformar y mejorar el aparato productivo de cada región.  Sin  embargo, nada de ello ha ocurrido y, hasta hoy, las regiones están desperdiciando esta gran oportunidad para mejorar sus condiciones productivas y la calidad de vida de la población”, añade.

Para mayor información haga clic aquí

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Blog