ElDeber•Por menor producción, regalías mineras caen en 12% hasta abril

Back to Blog

ElDeber•Por menor producción, regalías mineras caen en 12% hasta abril

 

Entre enero y abril de este año, las regalías mineras registraron una caída del 12% debido a una menor producción de minerales tradicionales y por falta de control durante la venta, según expertos.

De acuerdo con datos del Ministerio de Minería, durante el primer cuatrimestre de 2019 la recaudación llegó a 382,1 millones de bolivianos, cifra que es menor a un periodo similar de 2018, cuando se registró 434,5 millones de bolivianos, lo que significa un 12% menos (menos 52,4 millones de bolivianos, ver infografía).

Los cuadros oficiales también dan cuenta de que los tres principales departamentos productores de minerales redujeron sus regalías: Potosí -17,4%, La Paz -25,3% y Oruro -12,6%.

A diferencia de los anteriores, Beni incrementó sus recaudaciones en un 131,3% a lo largo de los cuatro primeros meses del año.

El expresidente de la Corporación Minera de Bolivia (Comibol) Héctor Córdova afirmó que el Viceministerio de Política Minera informó el jueves, en su rendición inicial de cuentas, que la producción de los minerales subieron en los primeros meses del año, pero en el mismo reporte se ve que las regalías cayeron.

“En el informe no se menciona el volumen producido, sólo el valor de los metales, entonces, la única interpretación posible a este extraño comportamiento es que la extracción de oro subió significativamente. Porque si hubiera subido la extracción de los otros metales, las regalías habrían subido en la misma proporción; mientras que si sube el volumen de oro y bajan los otros metales, las regalías también caen”, explicó la exautoridad.

Agregó que aunque el volumen producido del metal se incremente, no compensa la baja experimentada por los minerales.

En general, dijo que durante este año la extracción del principal metal que Bolivia exporta, el zinc, se verá fuertemente comprometida por la acción de los compradores externos que fijaron una maquila de 400 dólares por tonelada; más del doble de lo que costaba en 2018.

Lo más probable es que esta caída del precio ocasione que se detengan varias operaciones establecidas cerca de los yacimientos. Esto puede explicar la disminución en volumen y en regalía que cita el viceministerio.

“Lo que debería hacer el Gobierno, a la brevedad posible, es instalar plantas hidrometalúrgicas para procesar el mineral de zinc (no fundiciones) y recuperar todo el valor que transferimos al extranjero, para generar empleos. El efecto multiplicador será para Bolivia y no así para los países compradores”, sugirió.

El investigador del Centro de Estudios para el Desarrollo Laboral y Agrario (Cedla), Alfredo Zaconeta, indicó que la caída de las recaudaciones de los principales productores de minerales se debe a dos causas: factores técnicos, como la falta de tareas de prospección y exploración geológica que permitan el inicio de nuevos proyectos mineros, y el alargue de la vida útil de yacimientos en actual explotación.

La otra razón es la incapacidad demostrada por instituciones como el Servicio Nacional de Registro y Control de la Comercialización de Minerales y Metales (Senarecom), que deben hacer controles efectivos al rol que cumplen los operadores y las comercializadoras mineras.

Es el caso del oro, que desde hace unos meses reporta una evasión en el pago de las regalías, pese al volumen producido.

Asimismo, mencionó que en el comportamiento de las regalías mineras por municipio, durante el primer cuatrimestre, se evidencia que las operaciones estatales, como en Huanuni, Colquiri y Coro Coro, registran caídas.

“Este hecho, sumado a los registros de producción de años pasados y su comportamiento histórico, lleva a suponer el agotamiento paulatino de estos yacimientos”, evaluó Zaconeta.

Por ejemplo, citó que en La Paz llama la atención el descenso de las recaudaciones de los municipios de Guanay, Tipuani y Mapiri, tradicionalmente auríferos, y el incremento en el municipio de San Ramón, en Beni, región que en los anteriores años no registraba explotación de oro.

También señaló que es notorio que departamentos mineros por tradición hayan registrado bruscas caídas y zonas no tradicionales aumenten su recaudación.

En el caso de Beni, el primer cuatrimestre creció 131,3% respecto al mismo lapso de 2018.

Estas evidencias pueden resultar aun más complicadas ante una eventual caída en los precios internacionales de los minerales, si se considera la dependencia a la minería y la falta de fundiciones que permitan dar valor agregado a minerales como el zinc, y la renovación de reservas en el caso del estaño, consideró.

Pagina Siete.

Compartir:
Back to Blog