Back to Blog

Una investigación necesaria

•  Por: Luis Aramayo López

Uno de los grandes dilemas que siempre estuvo latente es que si Bolivia se queda como productor de materias primas o ser capaz de avanzar a la industrialización.

Durante los últimos años, el país ha logrado una estabilidad económica poco usual, que permitió desarrollar una serie de proyectos que va camino a la industrialización particularmente en el rubro de los hidrocarburos (planta de separación de líquidos para producir gasolina y GLP, planta de producción de amoniaco y otras posibilidades de semiindustrialización e industrialización).

En el campo de la minería y metalurgia no se ha avanzado mucho en tema de industrialización más aún si se considera el fracaso del proyecto Jindal – Mutún.

Uno de los proyectos que quedó pendiente fue la puesta en marcha de la planta de Karachipampa, hace poco tiempo atrás se anunció la producción de los primeros lingotes de plomo con calidad 99,97% de pureza lo que causó un beneplácito en la población, ni que decir de las autoridades del sector minero – metalúrgico. En esa misma ocasión se comunicó la producción de lingotes de plata metálica con una calidad de 99,99% Ag. Fue en esta etapa del proceso que nos llega la mala noticia del siniestro del horno eléctrico que posterga la producción de plata metálica. Las autoridades del sector anunciaron que la rehabilitación durará de 30 a 40 días y que el costo de la misma será del orden de 3.000.000 de bolivianos ($us 480.000).

Quiero referirme a este hecho (el siniestro) que por ningún motivo debe quedar en el anonimato debido a que, ya el hecho de costar mucho dinero, pone en dudas el futuro de la industrialización que con tanto entusiasmo el Gobierno sostiene en el plan de desarrollo del Estado para el próximo quinquenio.

La investigación deberá pasar por indagar las causas del siniestro, por ejemplo: la ingeniería conceptual del proceso, problemas técnicos, control del proceso de producción, sabotaje y/o falta de recursos humanos adecuados.

Independientemente de cuál fuera la razón identificada como causa del hecho, deberá existir una sanción contundente para el o los responsables.

Debo indicar que en materia minero – metalúrgica, se han cometido muchos errores como la improvisación. Ya es hora de poner a las personas más competentes si es que queremos llegar a una efectiva industrialización (Un lugar para cada cosa, cada cosa en su lugar).

Esta amarga experiencia que sirva para que la puesta en marcha del horno "Ausmelt" en la fundición de estaño de Vinto pase por todos los controles previos de parámetros que hacen a su funcionamiento.

Señor Ministro de Minería y Metalurgia usted tiene la obligación de informar públicamente qué fue lo que aconteció en Karachipampa.

(*) Ing. Metalurgista – Exparlamentario

http://lapatriaenlinea.com/?t=una-investigacion-necesaria&nota=199827

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Blog