Back to Blog

La guerra del gas

HidrocarburosBolivia, septiembre 1 de 2013

JUAN JOSÉ HOYOS – El mundo está de nuevo al borde de la guerra. Esta vez los objetivos no son los pozos petroleros de Irak. Tampoco el derrocamiento de un tirano árabe que tiene en su poder armas de destrucción masiva. El enemigo está en el Mediterráneo Oriental. Siria será atacada por Estados Unidos porque el gobierno de Bashar al Assad usó armas químicas contra los rebeldes que buscan derrocarlo. Eso es lo que dicen las agencias de inteligencia estadounidenses: el ataque dejó 1.429 muertos, entre ellos al menos 426 niños.

El ataque no ha sido confirmado por los expertos de la ONU que viajaron a Damasco a examinar los cadáveres. Tampoco por los servicios de inteligencia británicos que en su informe al primer ministro concluyeron que el uso de gases neurotóxicos en Siria era "altamente probable" aunque no lograron reunir pruebas concluyentes acerca de cuál de los bandos los usó. Por este motivo el Parlamento no autorizó el envío de tropas a Damasco. El uso de armas químicas por parte del gobierno sirio también ha sido desmentido por el presidente de Rusia, Vladimir Putin. El gobierno de Asad, por su parte, dice que los autores de la matanza fueron las fuerzas rebeldes que luchan contra él.

Lo que sí han confirmado las grandes compañías petroleras y de energía es el hallazgo de gigantescas reservas de gas natural en el Mediterráneo Oriental. La cuenca del Mediterráneo encierra algunas de las mayores reservas de gas del mundo y en Siria se hallan las más importantes. El gas será la principal fuente de energía del siglo XXI, como alternativa ante la reducción de las reservas mundiales de petróleo y como fuente de energía no contaminante.

Después de los hallazgos, Irán, Irak y Siria firmaron un acuerdo para la construcción del que será el mayor gasoducto en el Medio Oriente capaz de transportar gas natural desde el sur de Irán hasta Europa. El gasoducto, de 6.000 kilómetros, atravesará Irak, Irán, Siria y Líbano para luego ir hasta Europa atravesando el Mar Mediterráneo. Mientras tanto Rusia, a través de Gazprom, empieza a convertirse en el principal proveedor de gas de la Unión Europea después del fracaso del proyecto Nabucco, apoyado por Estados Unidos, para transportar hasta Europa gas proveniente de Arabia Saudita y Qatar.

Según Imad Fawzi Shueib, presidente del Centro de Estudios Estratégicos y Documentación de Damasco, la agresión militar contra Siria está directamente relacionada con la competencia mundial por los recursos energéticos y la guerra civil es una pantalla que esconde la intervención militar occidental para la conquista del gas.

El petróleo fue la causa de las guerras del siglo XX. En la guerra del petróleo, Estados Unidos atacó a Irak y a Afganistán para derrocar al gobierno de un dictador que supuestamente tenía en su poder armas de destrucción masiva y destruir las bases de Al Qaeda, el grupo terrorista responsable de los ataques del 11 de septiembre.

La lógica de la guerra no tiene lógica. En la guerra del gas, Estados Unidos atacará a Siria para derrocar el gobierno de un dictador que, según los informes de sus agencias de inteligencia, tiene en su poder armas químicas. Esta vez el grupo terrorista Al Qaeda es uno de sus aliados en esa guerra.

http://www.hidrocarburosbolivia.com/index.php?option=com_content&view=article&id=64122:la-guerra-del-gas&catid=88:analisis-opinion-mundo&Itemid=114 

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Blog