El dinero fácil del petróleo y los malos gobiernos

Back to Blog

El dinero fácil del petróleo y los malos gobiernos

Ahora viene lo bueno. Porque, como suele suceder con el mercado de los hidrocarburos, el boom terminó.

Leo Zuckermann 16/02/2015

El dinero fácil del petróleo y los malos gobiernos

¿La bonanza petrolera produce malos gobiernos? La pregunta merece un estudio académico serio. Yo, por lo pronto, tengo la impresión que la respuesta es afirmativa por lo menos en América Latina incluyendo a México. ¿Por qué?

Tomemos, primero, el caso de Venezuela. Es un desastre. No tengo la menor duda que ese país se dirige al caos social. Su gobierno dilapidó miles de millones de dólares del último boom petrolero. La prensa reporta una corrupción rampante. A pesar de estar literalmente nadando en crudo, de tener las reservas de hidrocarburos probadas más grandes del mundo, los venezolanos no tienen papel para limpiarse el trasero. Para comprar los bienes de consumo más básicos, la gente hace filas enormes. Al parecer, la pobreza es mayor que cuando Hugo Chávez tomó posesión y decretó su Revolución Bolivariana. Muchos de los venezolanos con mejores calificaciones profesionales han emigrado dejando un enorme hueco en el capital social de ese país. Ni qué decir de la democracia liberal que sólo existe en el papel. Lo que está sucediendo en Venezuela es una tragedia. Y me temo que lo que viene es peor.

En otro nivel, lo mismo sucedió en México. Quiero ser muy enfático: estamos muy lejos del desastre venezolano. Lejísimos. Pero sí es cierto que el último boom petrolero aquí también produjo malos gobiernos, sobre todo en los estados.

La riqueza petrolera le permitió a los gobiernos de Fox y Calderón llevar la fiesta en paz con los priistas quienes, después de perder el poder presidencial, se refugiaron en los gobiernos estatales. Los dos presidentes panistas transfirieron una bestialidad de recursos a los estados producto de los altos precios del petróleo. De repente, los gobernadores se encontraron con miles de millones de pesos a su disposición. A fin de gastárselos a su gusto, comenzaron por comprar a la oposición en los Congresos y a los medios de comunicación locales. A billetazos borraron la necesidad de rendir cuentas. Acto seguido dilapidaron y abusaron de los recursos que recibían de la Federación. Y en muchos casos, los gobernadores y sus equipos se enriquecieron.

Es lógico: la gran mayoría de los humanos enloquece cuando recibe, de pronto, toneladas inesperadas de dinero sin tener que rendirle cuentas a nadie. Es la maldición de la riqueza fácil, en este caso del petróleo. Hugo Chávez, para legitimar su Revolución y sublimar su narcisismo, gastó miles de millones de dólares. Fidel Castro fue uno de los grandes beneficiarios: el ícono revolucionario de América Latina apapachó a su cachorro venezolano a cambio de mucho dinero.

Lo mismo le sucedió, a otro nivel, a nuestros gobernantes en México. ¿Cuánto dinero fácil del petróleo gastaron nuestros presidentes para llevar la fiesta en paz y los gobernadores para convertirse en caciques adorados en sus estados?

El problema del dinero fácil del petróleo es que no genera incentivos para gobiernos buenos y responsables. Ni Chávez ni Maduro ni los gobernadores mexicanos hubieran podido hacer lo mismo si, en lugar de dilapidar los recursos petroleros, hubieran gastado dinero recaudado a través de impuestos. Una cosa es que la ciudadanía tolere los excesos de caciques tropicales porque los recursos no salen de su bolsa sino de lejanos pozos y otra es que se metan en sus bolsillos. Los oaxaqueños hoy estarían pegando de gritos si los presuntos departamentos de Murat hubieran salido de sus impuestos. Lo mismo los guerrerenses, veracruzanos, chihuahuenses, mexiquenses, michoacanos, en fin, cualquier mexicano de haberse enterado que los dispendios, abusos y corruptelas cometidas por sus gobernantes hubiera salido de sus impuestos y no del dinero fácil del petróleo.

Pero ahora viene lo bueno. Porque, como suele suceder con el mercado de los hidrocarburos, el boom terminó. Vienen los tiempos de ajuste, de apretarse el cinturón. Ahora habrá menos dinero para el boato, la compra de Congresos y medios de comunicación, más todo lo que se puede hacer con el dinero fácil del petróleo. La buena noticia es que los ajustes fiscales suelen producir mejores gobiernos en México. La mala es que aquellos que se acostumbraron a mamar del pecho petrolero reaccionan muy duro para que no les quiten su lechita.

Twitter: @leozuckermann

http://www.excelsior.com.mx/opinion/leo-zuckermann/2015/02/16/1008548

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Blog