EL CONFLICTO MÉDICO Y LA ÉTICA PROFESIONAL

 

Muro de facebook del Dr. Javier Torres Goitia, 18 de diciembre de 2017

EL CONFLICTO MÉDICO Y LA ÉTICA PROFESIONAL

Dr. Javier Torres Goitia
 

Estar retirado de la práctica médica no me exime del cumplimiento de deberes y obligaciones innatas a la vida profesional del médico que son irrenunciables e insustituibles. Más aún si, como en mi caso, soy, junto al Dr. Rolando Costa Arduz de los últimos sobrevivientes de los dirigentes de la COMSIB, Confederación Médica Sindical Boliviana que inició en el país la aglutinación de los profesionales de la salud en una institución sólida y solidaria que defendió la salud, la medicina y los derechos médicos junto a la clase trabajadora y frente al abuso de poder de las dictaduras. Aquella defensa estuvo inspirada en tres principios que se mantienen en la conciencia de los actuales profesionales del Colegio Médico. La defensa colectiva de la salud, como expresión de la calidad de vida de la población, el necesario perfeccionamiento continuo de las instituciones de salud pública y el mejoramiento también constante de la calidad profesional de médicos, enfermeras, dentistas, farmacéuticos y otros, con respeto a sus derechos para el mejor cumplimiento de sus obligaciones.

El Colegio Médico, sucesor de la COMSIB, está siendo víctima de un abuso de poder similar al que combatimos en aquel entonces. El simple hecho de ubicar la fiscalización de la práctica médica en el Código Penal, es un insulto a la dignidad profesional. El médico al elegir su profesión ya muestra una vocación al servicio del cuidado de la salud y trabaja enmarcado en un Código de Ética respetable y respetado. Cuanto más exigente es tal código y más drásticas la sanciones establecidas contra falencias que pudieran existir como en toda actividad humana, el médico está más dignificado. Pero mientras un Código de ética, alienta y supera la labor profesional, el Código Penal se aprueba para castigar a los criminales, condena a los que matan, a los que roban, a los que engañan. Hay pues una diferencia abismal entre ambos códigos. El actual régimen a pesar de haber recibido iniciativas valiosas para aprobar códigos de ética, no lo ha hecho porque su orientación totalitaria le hace preferir la sanción punitiva a la pedagogía institucional. No sólo en el caso que motiva el conflicto actual, también en otras actividades los actuales gobernantes prefieren establecer sanciones antes que impulsar conductas solidarias y constructivas. Hemos retrocedido a la palmeta escolar que se impone sobre la pedagogía. 

El conflicto médico actual, agravado por la “importación” de médicos cubanos, manejados también como fichas materiales que no vienen como médicos en brigadas de auxilio para colaborar en la atención médica, sino como instrumentos políticos para romper la huelga, es otro aspecto que tendrán que calificar a nivel internacional tribunales especiales que juzguen no a los jóvenes que llegan sino a los que los envían y los reciben como a cosas u operarios sujetos a estricta vigilancia bajo clausulas inhumanas.

Para sustentar lo que afirmamos sobre la incorporación de la práctica médica al Código penal, presentamos un apretado resumen de las relaciones, siempre tensas, del régimen actual con los profesionales de la salud. No son más que experiencias, que quizá tengamos que ampliar más tarde, según el curso de los acontecimientos. Mientras tanto las publicamos aparte bajo el título de CRIMINALIZACION PUNITIVA Y PRÁCTICA MÉDICA, en este mismo espacio.

https://www.facebook.com/javier.torresgoitiat/posts/1520248648070351

 

Dirección

Calle 11 de Achumani #100, entre Avenida Garcia Lanza y Avenida Alexander
Zona Sur
Casilla 8630
La Paz - Bolivia

www.cedla.org

 

Teléfonos

Llámenos al (591-2) 2799848, (591-2) 2794740
Escríbanos a info@cedla.org

 

Síguenos en

    

 

Suscripciones

Para recibir nuestros Boletines Electrónicos con noticias, documentos y más haga clic en el ícono.

 

Sitios de interés

Zircon - This is a contributing Drupal Theme
Design by WeebPal.