Nueva Ley sobre el trabajo infantil en Bolivia: Cuando la ilegalidad se legaliza…

Humaniunm, 30 de marzo de 2016

El estado de Bolivia promulgó el 17 de julio de 2014 un nuevo código de la infancia y la adolescencia (Ley Nº 548, Capítulo VI) que autoriza con carácter excepcional y oficial el trabajo infantil a partir de los 10 años. Una decisión que ha provocado una fuerte indignación y preocupación tanto por parte de las organizaciones internacionales como de las ONG que trabajan para erradicar el trabajo infantil. ¿Cuáles son las motivaciones del gobierno boliviano para proporcionar un marco legal sobre el trabajo infantil y para registrarse como el primer estado en el mundo que permite el trabajo infantil? ¿Qué impacto podría tener una ley de este tipo sobre los avances en la erradicación de la explotación laboral de menores en Bolivia?

El contexto de la nueva ley de trabajo infantil en Bolivia

No es sorprendente ver a una multitud de niños que trabajan en las calles o en el campo, ya sea en las grandes ciudades o en las áreas rurales de Bolivia. De hecho, con una población de unos 10 millones de habitantes, existen alrededor de 850,000 niños que child-labor-934893_960_720trabajan en Bolivia hoy en día y la mitad de ellos lo hace en las peores condiciones de trabajo infantil. Es en este contexto que el Gobierno de Bolivia decide adoptar un marco legal para los niños trabajadores. Hay que decir inmediatamente que el nuevo código de Bolivia sobre la infancia y la adolescencia no cambia el límite de edad oficial para el trabajo, se mantiene en 14 años. De hecho, se han añadido dos excepciones que ahora son objeto de preocupación e inquietud por parte de la comunidad internacional. Bajo el nuevo código, el niño puede trabajar excepcionalmente desde la edad de doce años a nombre de un empleador y desde los diez años por su propia cuenta. Estas dos excepciones están sujetas a las condiciones de obtener la aprobación de sus padres, la autorización de la Defensoría de la Niñez y la Adolescencia y que este trabajo no sea perjudicial para su educación, su salud y su desarrollo.

Hacer que los niños lleven la carga de la pobreza

9422770881_913b9f6bdd_bDe acuerdo con el gobierno de Bolivia, el nuevo código fue adoptado para establecer un equilibrio entre los compromisos adquiridos por Bolivia en las convenciones internacionales y las realidades locales. El trabajo infantil en Bolivia, por lo tanto, aparece como un “mal necesario” que sería una manera de superar la pobreza extrema en el país. Por medio del trabajo, los niños llegan a satisfacer sus necesidades y las de sus familias e incluso ayudar para comprar sus útiles escolares. Haría falta entonces, de acuerdo con el Gobierno, crear un marco legal para regular y proteger a estos niños que han permanecido invisibles y víctimas de la explotación y del abuso. Además, el trabajo infantil, según el gobierno, permitiría al niño construir una conciencia social. ¿Cómo proporcionar posibles soluciones a los problemas de la pobreza y promover el desarrollo mediante el trabajo infantil en lugar de ir a la raíz de la pobreza de los padres y al establecimiento de medidas de protección social para alejar a los padres de estos niños de la miseria?

Una ley que se aleja de los acuerdos internacionales de Bolivia

Cabe recordar que Bolivia ratificó el Convenio nº 138 de la Organización Internacional del Trabajo sobre la edad mínima para trabajar y el Convenio nº 182 sobre las peores formas de trabajo infantil. Al reducir excepcionalmente la edad mínima para trabajar que es de 14 años, Bolivia contradice las disposiciones del Convenio nº 138, que prohíbe el empleo o la 2000px-Flag_OIT.svgutilización de un niño que todavía no ha llegado a la edad de 14 años.

Además, mientras que el Convenio nº 138 sólo permite el trabajo a partir de 12 años como parte de pequeñas tareas que no perjudiquen la salud o la seguridad del niño, el nuevo código de Bolivia, incluso permite que el niño trabaje a los 10 años por su propia cuenta y en nombre de otra persona de 12 años como un adulto.

Una ley que no ofrece ninguna protección legal a los niños en actividades peligrosas, como la pesca en los ríos, la construcción, la agricultura en el entorno familiar o comunitario. Mientras que el nuevo código enumera estas actividades peligrosas y las prohíbe, proporciona una excepción cuando dichas actividades se llevan a cabo dentro de la familia. Una excepción que contradice las disposiciones del Convenio nº 138 de la OIT en el que estas actividades deben estar prohibidas, tanto dentro como fuera del entorno familiar.

El peligro de la legalización del trabajo infantil

El trabajo infantil es, sin duda, un obstáculo para la educación de los niños y de ninguna manera debería ser considerado como un mal necesario para reducir la pobreza extrema. Las excepciones previstas en esta ley que permiten que los niños de 10 años ya trabajen por cuenta propia, podrían convertirse rápidamente en la regla y animar a los niños a elegir las ganancias rápidas y a desertar de la escuela. También podrían legalizar todo tipo de explotación y abuso en los niños que ya se encuentran en las peores formas de trabajo infantil. De hecho, la legalización del trabajo infantil abriría la puerta al abuso en la medida en que parecería poco realista que los 69 inspectores de trabajo que existen n Bolivia pudieran ellos solos controlar las condiciones en las que trabajan 850,000 niños. Si bien los esfuerzos se multiplican para aumentar gradualmente la edad mínima de admisión al empleo, Bolivia parece ir en contra de la corriente a través de este nuevo código.

La adopción de la nueva ley sobre el trabajo infantil en Bolivia, que permite a los niños a trabajar legalmente a la edad de 10 años, debe hacer un llamado a la comunidad internacional para instar al Gobierno de Bolivia a unirse a la tendencia mundial de frenar el trabajo infantil.

https://www.humanium.org/es/nueva-ley-sobre-el-trabajo-infantil-en-bolivia-cuando-la-ilegalidad-se-legaliza/