La discriminación laboral y los bajos salarios: perpetúan la pobreza de las trabajadoras

Las mujeres siguen aumentando su presencia en el trabajo remunerado aunque a un ritmo inferior en comparación con la década de los noventa y por debajo del que presentan los hombres. Además, persisten desventajas en su inserción laboral que las relega a los puestos de trabajo de menor jerarquía y calidad que no pueden ser únicamente explicadas por la estructura o por la dinámica del empleo, sino también por otras dimensiones sociales entre las que se encuentran las relaciones de poder y los estereotipos de género que definen lo que la sociedad espera de un hombre o de una mujer.

Por: Silvia Escóbar de Pabón. Investigadora del CEDLA

Áreas Temáticas - Categorías