Brecha de género, un problema económico

 

La Razón. 11 de febrero de 2017

El PIB global aumentaría con una mayor presencia femenina en la economía

El enorme desequilibrio entre mujeres y hombres en su participación en la política y la economía (la llamada brecha de género) es un problema de equidad pero también económico, indican expertas y analistas.

“No estamos utilizando gran parte de nuestra fuerza laboral”, afirma la costarricense Cynthia Castro, de la consultora RBA y especialista en la cuestión. La consecuencia es que millones de mujeres están fuera del mercado laboral y dejan a las economías del mundo sin uno de sus mejores recursos para crecer y crear riqueza.

Un estudio del McKinsey Global Institute reveló en 2015 que si se siguiera el ejemplo de los países del mundo que mejor luchan contra la brecha de género se podría aumentar hasta en 11% el PIB global en el horizonte de 2025.

“La desigualdad de género no es solo una cuestión moral y social urgente, sino también un desafío económico crítico”, dice el informe, que en el caso de América Latina augura que si los países de la zona siguieran el ejemplo de Chile, el más avanzado en la materia, el aumento del PIB regional podría alcanzar un 14%.

Ladillo. En colaboración con el Instituto de la Mujer, dependiente del gobierno de Costa Rica, la consultora de Castro ha puesto en marcha un sistema de certificación de brecha de género.

Se trata de un “sello” de buenas prácticas que garantiza que una compañía respeta criterios como la igualdad de salarios y de puestos entre hombres y mujeres, lucha contra el acoso sexual y el lenguaje sexista (también en su publicidad) o que da licencias tanto de maternidad como de paternidad.

El paso siguiente es crear conciencia entre los consumidores de que existe una certificación, “de manera que, igual que preferimos un producto porque es ambientalmente sostenible, prefiramos un producto porque es responsable con la brecha de género”, manifiesta.

Frente a una situación que ya es compleja, analistas advierten de las consecuencias para la brecha de género de la cuarta revolución industrial, es decir del impacto de las nuevas tecnologías en la economía, con fenómenos como la robotización y la consiguiente destrucción de empleos.

Según datos del Foro Económico Mundial, en los trabajos predominantemente masculinos, por cada empleo creado por el cambio tecnológico se destruirán tres. Y en el caso de los empleos que generalmente ocupan mujeres, la proporción sube a cinco empleos destruidos por cada uno creado.

El Global Gender Gap Report, por su parte, alertó que en 2016 que, al ritmo actual, se necesitarán al menos 170 años para cerrar la brecha entre hombres y mujeres.

Frente a este panorama sombrío, parte de la solución pasa por más educación y políticas para preparar a las mujeres a “nuevos trabajos que nunca antes habríamos imaginado” y que necesitarán muchos más conocimientos científicos, según Mary C.Boyce, docente de la Universidad de Columbia (Nueva York).

Link a la noticia original aquí

 

Síguenos en

    

 

Suscripciones

Para recibir nuestros Boletines Electrónicos con noticias, documentos y más haga clic en el ícono.

Zircon - This is a contributing Drupal Theme
Design by WeebPal.